¿Cuántas dimensiones existen?

Ciencia
Kevin Niezen

 

 

 

Las dimensiones son simplemente facetas de lo que nosotros percibimos como realidad. Es sencillo identificar las tres dimensiones que nos rodean: aquellas que definen la longitud, el ancho y la profundidad de todos los objetos en nuestro universo.

 

Más allá de estas dimensiones conocidas y fácilmente perceptibles, la ciencia ha considerado desde hace mucho tiempo, que pueden existir muchas otras más. En este artículo, Bien de Salud les presenta aquellas dimensiones que los científicos aún están tratando de descubrir, pero que ya proponen posibilidades fascinantes para la ciencia y para el modo en que percibimos nuestra realidad.

 

Primera dimensión

Como se ha mencionado, la primera dimensión es la longitud. Un modo de describirla sería pensar en una línea vertical que existe únicamente en términos de longitud, sin ninguna otra cualidad perceptible.

 

Segunda dimensión

Sigamos con el ejemplo de la línea; si le añadimos una segunda dimensión (altura), entonces el objeto se vuelve bidimensional, con propiedades similares a las de un cuadrado.

 

Tercera dimensión

La tercera dimensión involucra profundidad y densidad. El ejemplo ideal sería un cubo que existe en tres dimensiones y que presenta longitud, ancho, profundidad y, por ello, volumen. 

La cuarta dimensión

Se considera que el tiempo es la cuarta dimensión, dado que manipula las propiedades de la materia en cualquier momento. Conocer la posición de un objeto en el tiempo es fundamental para determinar su posición en el universo. Por ello, la interacción de los objetos materiales con el tiempo representa la manera básica para conocer un poco más acerca del comportamiento del universo.

 

Generalmente, cuando las personas escuchan el término “diferentes dimensiones”, piensan en el concepto de universos paralelos. Los universos paralelos son básicamente realidades alternativas que existen de manera paralela a la nuestra, pero en las que hechos y eventos suceden, acontecen o han acontecido de forma distinta.

 

 

Quinta dimensión

Si tuviéramos la posibilidad de ver a través de una quinta dimensión, podríamos contemplar un mundo relativamente distinto al nuestro. Esta capacidad nos ofrecería los medios necesarios para medir la similitud y diferencia entre nuestro mundo y aquellos otros que por ahora solo podemos definir como “posibilidades”.

 

Sexta dimensión

La sexta dimensión es similar a la quinta; aunque si pudiéramos percibir objetos a través de la sexta dimensión, quizás tendríamos la capacidad para comparar y definir la posición de todos aquellos universos posibles que se iniciaron de forma similar al nuestro (podríamos observar cada universo posible que empezó con un Big Bang).

 

Básicamente, aquel que es capaz de dominar la quinta y sexta dimensión posee la capacidad de viajar a través del tiempo y de percibir distintas posibilidades para el futuro.

 

Séptima dimensión

Hipotéticamente, en la séptima dimensión tendríamos acceso a aquellos mundos posibles que se iniciaron en condiciones distintas al nuestro. Mientras que en la quinta y sexta dimensión solo podemos percibir aquellas condiciones que son similares y acciones consecuentes distintas, la séptima dimensión nos ofrecería un plano de posibilidades distintas. Acceder a esta dimensión no solo permitiría al observador a viajar a través del tiempo, sino también contemplar toda posibilidad de vida y las múltiples posibilidades para cada evento en el universo.

 

Octava dimensión

La octava dimensión se concentra en las infinidades. Si fuésemos capaces de percibir a través de la octava dimensión podríamos contemplar múltiples inicios de universos que se extienden hasta el infinito. Esta dimensión escapa de los parámetros del tiempo, pues en el inicio del todo no existía ninguna de las dimensiones anteriores.

 

La octava dimensión nos posicionaría en un plano incierto, donde aquello que representa un inicio y un final está determinado por el modo en que percibimos las cosas. En pocas palabras, el observador decide las condiciones del resto de dimensiones a partir de lo que observa.

Novena dimensión

Va un paso más allá, mostrándonos todas las historias posibles y todos los universos, desmantelando las leyes de la física y alterando las condiciones iniciales.

 

Se considera que en esta dimensión el observador se perdería entre los múltiples inicios y posibilidades hasta el punto de ser incapaz de determinar a qué realidad pertenece.

 

Esta dimensión es como un laberinto de espejos donde cada paso muestra un reflejo e imagen distinta, alterando la percepción del observador más allá de la confusión.

 

Décima dimensión

La décima y última dimensión nos lleva hasta un punto en que todo aquello que es posible e imaginable sucedió, sucede y sucederá. Esta dimensión estaría caracterizada por la imaginación, y es aquí donde el ser humano se liberaría de la mortalidad y del resto de dimensiones. Algunos científicos consideran que los artistas tienen la posibilidad de acceder a esta dimensión, pero que al limitar sus obras al mundo real terminan por alejarse de las posibilidades de libertad absoluta y de acceder a este terreno donde todo, absolutamente todo, es posible.

 

Es necesario señalar, que las explicaciones de cada dimensión solo son suposiciones e hipótesis científicas, ya que es casi imposible que un ser humano, mientras permanezca en la tercera dimensión, pueda acceder a la información de las dimensiones superiores. Pero esto no significa que como seres pensantes y espirituales no aspiremos a cultivarnos para encontrar la manera de experimentar las demás dimensiones a través de estados más evolucionados de conciencia.

Califícalo

/ 3
Compártelo

Compártelo