ENTENDIENDO A MI MASCOTA

Ciencia

 

 

 

 

Pamela Pallete Herrera

Médico veterinario

C.M.V.P. 9603

PERÚ

 

Los expertos en etología (ciencia que estudia el comportamiento de los animales) señalan que los animales necesitan ciertos desafíos para tener un desarrollo completo, tanto en la parte física como emocional, de esta manera, aunque lleven una vida doméstica, seguirán manteniendo pequeños pero importantes vínculos con sus instintos y lo que sería su vida en la naturaleza.

 

Es muy probable que una mascota adopte diferentes conductas para tratar de comunicarnos algo. Por ejemplo, si está estresada, tratará de liberar su ansiedad mordiendo objetos o muebles, rascando puertas, ladrando mucho más de lo acostumbrado o adoptando ciertas conductas “rebeldes”; en estas situaciones debemos ayudarlos a descargar energía, a hacer ejercicio, y facilitarle juegos acorde con su edad y tamaño.

 

Así como necesitan desgaste y diversión, nuestras mascotas también necesitan disciplina. Aunque parezca extraño está comprobado que, los perros más que los gatos, necesitan orden en su vida, es decir, horarios para alimentarse, para pasear, reglas, límites y recompensas ante un comportamiento positivo; de esta manera evitaremos que entren en estados de estrés o ansiedad.

 

Es común observar que cuando una mascota llega a la casa por primera vez, conforme pasan los días, nos da la impresión que es la propia mascota y no nosotros, quien va escogiendo quien será su compañero de juegos, quien lo engreirá y quien será el que pone las reglas o hace sonar el periódico; y esto es cierto porque en la realidad de la vida salvaje, los canes por ejemplo, son animales que mantienen jerarquías en su manada, siempre hay un líder, alguien que manda, que come primero, que solo quiere jugar y hasta la mamá engeridora y defensora. Por eso es importante mantener la calidad de vida de nuestra mascota, pero sin humanizarlos demasiado.

 

Hay otras señales más relacionadas a la interacción entre las mascotas y los seres humanos. Por ejemplo, si cambiamos de veterinaria, hospedaje o de lugar donde los llevamos a bañar y vemos un cambio notorio en su comportamiento que puede traducirse en temor cuando alguien levanta la voz o agarra una escoba o palo dentro de la casa, o corre a esconderse, es decir, conductas que antes no tenía, puede estar dando señales de que alguien o algo nuevo le está causando ese miedo o rechazo.

 

Los animales son muy inteligentes, e igual que los seres humanos, reaccionan a los estímulos del ambiente y a las personas que los rodean; solo tenemos que estar atentos y observarlos para comprenderlos mejor.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo