EXOESQUELETO RUSO: AYUDA PARA LOS DISCAPACITADOS

Ciencia

 

 

 

La cofundadora de la compañía, Ekaterina Berezi, afirmó en el foro internacional Skolkovo Robotics 2018 que la marca CE –certificación según los estándares europeos – permitirá a ExoAtlet “llegar a numerosos mercados del mundo, en particular al de América Latina”.

 

¿Qué es un exoesqueleto y para qué sirve?

Un exoesqueleto mecánico, robótico, o una servo armadura es una máquina que consiste en una armazón externa que puede usar una persona. Proporciona, a través de un sistema de potencia de motores o hidráulicos, al menos parte de la energía para el movimiento de los miembros. Gracias a ello, permite que su portador pueda realizar cierto tipo de actividades que de otra manera no podría hacer, por ejemplo, en el caso de las personas discapacitadas, caminar. También puede ayudar a que una persona cargue grandes cantidades de peso.

 

Este concepto debe su nombre al esqueleto externo de los insectos que recubre, protege y soporta el cuerpo del animal.

 

¿Cómo funciona un exoesqueleto?

Cuando decidimos caminar, los sensores biométricos del cuerpo humano detectan las señales nerviosas que el cerebro envía a los músculos de nuestras extremidades para realizar esta tarea. En este caso, la unidad de procesamiento del exoesqueleto responde a las señales, las procesa y hace actuar al exoesqueleto en una fracción de segundo.

 

Este tipo de unidades están desarrollándose para ayudar a niños, adultos y ancianos con parálisis o problemas de movilidad, sustituyendo la pérdida de las funciones de los músculos para restaurar la capacidad de caminar o de realizar otro tipo de tareas. En la actualidad existen varias compañías que están desarrollando y perfeccionando este tipo de aparatos.

 

El exoesqueleto robótico también puede transformar el futuro de miles de niños que sufren de parálisis cerebral.

 

El ExoAtlet de la nueva generación

Según explicó Berezi, la cofundadora de ExoAtlet, este exoesqueleto de última generación es una versión modernizada mucho más avanzado que el primer prototipo desarrollado en 2011, y tiene varias características que lo hacen único en su género:

 

* Está equipado con más de una decena de electrodos de estimulación neuromuscular que lo convierte en una herramienta eficaz en la rehabilitación para las personas con necesidades especiales.

 

* Los propios médicos podrán configurar la estimulación y decidir qué músculos van a entrenar.

 

* Cuenta con un sistema de gestión avanzado que permite a las personas discapacitadas realizar movimientos por su cuenta, lo que ayudará a los médicos a supervisar el progreso de rehabilitación del paciente.

 

Berezi cree que no solo se trata de una rehabilitación física, sino también psicológica.

 

La estructura del exoesqueleto ruso tiene un ajuste confortable en las caderas y las rodillas. También cuenta con un par de zapatos ortopédicos fabricados por la propia empresa. Ajustar el exoesqueleto durante un entrenamiento solo tardará entre 5 y 10 minutos.

 

La ingeniera relató que tras 10 días de pruebas, tres de los cuatro pacientes de la tercera edad ya podían caminar sin bastón.

 

Finalmente, Berezi afirmó también que se trata de una solución única, ya que hasta el momento, ninguno de los exoesqueletos presentes en el mercado cuenta con estas funciones.

 

 

Bien de Salud espera que estos útiles aparatos robóticos estén pronto disponibles en el mercado a un precio accesible para aliviar a todas las personas que tienen algún tipo de problema para moverse.

 

 

 

 

Fuentes:

ComputerHoy.com

mundo.sputniknews.com

 

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo