EXTINCIÓN DE ESPECIES Y CAMBIO CLIMÁTICO

Ciencia
Revista Bien de Salud
Artículos recopilados de la revista Bien de Salud

Bien de Salud les presenta un repaso de las especies en situación de mayor peligro por el calentamiento global. Reconocerlas e informarnos sobre ellas son pasos fundamentales para el compromiso y la responsabilidad que debemos asumir.

 

 

 

LAS ESPECIES DESAPARECIDAS

 

Sapo dorado

También conocido como el sapo de Monteverde, esta especie de anfibio residía en un pequeño hábitat en el bosque de Monteverde en Costa Rica.

 

Actualmente se encuentra clasificado como extinto, pues desde el año 1989 no se ha confirmado ningún otro encuentro con esta especie.

 

La extinción del sapo dorado ha sido considerada como la primera extinción animal del país producto del cambio climático.

 

Rana arlequín

La rana arlequín se encuentra actualmente en estado crítico de extinción, tras años de haber sido confirmada su total desaparición.

 

Su hábitat se encuentra en las cordilleras de Costa Rica y hace apenas unos años se han reportado avistamientos de cierto tipo de anfibios que podrían corresponder a las características de su especie.

Aunque se cree que actualmente se encuentra extinta, aún se mantiene la esperanza de que la especie haya conseguido adaptarse a los cambios drásticos del hábitat para sobrevivir.

 

 

Los peligros que enfrentan las especies animales

Por lo general, las especies animales encuentran dos categorías de amenazas provocadas por el cambio climático:

 

- Comportamiento

- Distribución

 

Comportamientos

La emisión de gases de efecto invernadero provocada por la especie humana genera cambios de temperatura radicales. Estas alteraciones distorsionan las condiciones ambientales de enormes hábitats, bosques y mares.

 

Si las temperaturas son excesivamente elevadas, entonces la flora se ve perjudicada y las posibilidades de alimentación de las especies animales que pueblan la zona se reducen drásticamente.

 

Esto sucede de manera similar en los hábitats oceánicos. Asimismo, las zonas donde la temperatura presenta declives considerables proponen desafíos de supervivencia para las especies acostumbradas a medios fríos y bajas temperaturas.

 

Estos cambios ocasionan la necesidad apremiante de adaptación que, consecuentemente, provoca cambios en el comportamiento de las distintas especies animales.

 

No se comportan así por razones erráticas, sino debido al instinto de supervivencia. Adaptarse a nuevas condiciones de vida requiere la alteración notable de la conducta y las costumbres diarias.

 

Por estas necesidades de cambio es que muchas especies no consiguen sobrevivir, pues no descubren nuevas formas de convivir con las condiciones hostiles del entorno.

 

 

Distribución

Una vez que las conductas se han alterado, una posibilidad de supervivencia para muchas especies es encontrar un nuevo hábitat donde establecerse.

 

Sin embargo, el despliegue de condiciones de vida hostiles se propaga, en la mayoría de los casos, a través de zonas extensas. Esto evita que las especies animales encuentren la posibilidad de distribuirse exitosamente en grupos o manadas para asegurar su reproducción.

 

La distribución de alimentos es otro problema que debe considerarse. En temperaturas que exceden su rango de normalidad, tanto altas como bajas, la flora se perjudica y muchos frutos, plantas y hasta especies vitales para los carnívoros empiezan a desaparecer.

 

De este modo, el entorno y las posibilidades de reemplazarlo generan una elevada mortalidad de la fauna del planeta.

 

 

 

ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

 

Ballena beluga

La pérdida de hielo afecta actualmente a la especie oceánica conocida como ballena beluga. La actividad humana de sobrepesca, sumada a las temperaturas elevadas, han generado un hábitat hostil para su supervivencia.

 

Zorro ártico

La aparición de nuevas especies vegetales en el hábitat del zorro ártico se debe a los niveles elevados de temperatura. Asimismo, esta nueva flora atrae la llegada del zorro rojo, el cual huye hacia el norte de los bosques en descomposición, donde la nueva flora vegetal le favorece.

 

La llegada del zorro rojo ha reducido notablemente la supervivencia y dominio del zorro ártico en el Hemisferio Norte.

 

 

Pingüino emperador

La desaparición de las placas de hielo, necesarias para la reproducción de los pingüinos, ha afectado a esta especie de manera drástica durante los dos últimos años.

 

Las capas delgadas que se quiebran cada vez con mayor rapidez, también han reducido la posibilidad de localizar alimento y la disponibilidad de otras fuentes de sustento.

 

Koala australiano

Las hojas de eucalipto presentan una calidad pobre en los hábitats del koala australiano, por lo cual se enfrenta a un problema de malnutrición. Esto se debe a que las temperaturas elevadas degeneran el proceso de crecimiento de las hojas y no permiten el efectivo desarrollo de la fotosíntesis.

 

Tortuga laúd

La tortuga laúd enfrenta una amenaza constante por el aumento del nivel del mar. Los nidos que construye esta especie durante años se inundan por la marea. El aumento del nivel de las aguas se debe a las constantes tormentas que asedian el mar Caribe y las islas de Hawái.

 

 

 

LO QUE TÚ PUEDES HACER

Bien de Salud les recomienda mantenerse informados, mostrar interés y estimular el entusiasmo propio para contribuir de alguna manera a la preservación de estas especies y reducir los perjuicios causados por el cambio climático.

 

Es importante tener conocimiento de aquello que podemos salvar al participar de manera activa en la lucha contra el calentamiento global.

 

Este fenómeno es en el presente una realidad, y somos parte de este planeta al igual que las demás especies que lo habitan. No esperemos a que nuestra especie se encuentre en una situación de peligro similar para participar y tomar acciones. Empecemos en este momento y aportemos un pequeño cambio con preocupación, responsabilidad y cariño.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo