Las palomas pueden aprender a distinguir palabras

Ciencia

 

 

Los autores de este estudio descubrieron que el rendimiento de las palomas estaba a la par de otras habilidades para este tipo de tarea compleja comprobadas previamente en babuinos (monos), informó la Universidad de Otago en un comunicado. Este es el primer estudio que descubre habilidades ortográficas en una especie no primate.

 

En el experimento, a las palomas se les entrenó para picotear palabras en inglés de cuatro letras cuando estas aparecían en una pantalla o, en su lugar, para picotear un símbolo cuando lo que se veía en pantalla era un conjunto de letras que no formaban una palabra, por ejemplo: “URSP”.

 

Los investigadores fueron añadiendo palabras, de una en una, para las cuatro palomas que se usaron en el estudio, hasta que alcanzaron un “vocabulario” de entre 26 y 58 palabras y más de 8.000 no-palabras.

 

Para comprobar que las palomas realmente estaban aprendiendo a distinguir las palabras de las sílabas sin sentido en lugar de memorizarlas, los investigadores introdujeron palabras que las aves jamás habían visto antes.

 

Resultados obtenidos

Así fue como se comprobó que las palomas identificaban correctamente las nuevas palabras como palabras (y no como un conjunto de letras sin sentido) a un ritmo significativamente superior al que se podría esperar del azar.

 

Según el primer autor del estudio, el Dr. Damian Scarf, del Departamento de Psicología de la Universidad de Otago, las palomas presentaron más habilidades para asociar ciertos bigramas (grupos de dos letras, dos sílabas, o dos palabras), como “EN” o “AL” con palabras reales.

El profesor Onur Gunturkun, otro de los autores del estudio, en este caso del Departamento de Biopsicología de la Universidad del Ruhr, afirmó que la capacidad de procesamiento ortográfico de las palomas es asombrosa, sobre todo si se tiene en cuenta que estas aves están alejadas del ser humano por 300 millones de años de evolución y que además tienen una arquitectura cerebral muy distinta a la nuestra.

 

Otro de los autores del estudio, el profesor Michael Colombo del Departamento de Psicología de Otago, señaló que, luego de estos estudios es posible que se tenga que reflexionar seriamente el uso del término “inferior” cuando se habla del cerebro de las aves con respecto al nuestro.

 

Fuente:

Damian Scarfa, et al. Orthographic processing in pigeons (Collumba livia). PNAS (2016)

Califícalo

/ 1
Compártelo

Compártelo