NOTICIENCIA

Ciencia
NOTICIENCIA
Noticias sobre ciencia

 

Científicos de Estados Unidos han observado que parte del calentamiento global se acumula en las aguas debajo de la superficie de los océanos, lo que ha provocado que la temperatura de la superficie no aumente tan rápido durante la última década. Sin embargo, ese calor empezará a moverse y acelerará el calentamiento.

 

Esto explica que la temperatura en la superficie no haya aumentado tanto como se había previsto.

 

Un nuevo estudio de la temperatura del océano muestra que durante los últimos años el calor extra generado por los gases de efecto invernadero ha sido atrapado en las aguas sub superficiales de los océanos Pacífico e Índico. Esto explica la desaceleración del aumento de la temperatura global durante la última década, afirman los investigadores de la Universidad de California y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

 

Una capa concreta de dichos océanos, entre los 90 y 300 metros bajo la superficie, ha acumulado más calor de lo que hasta ahora se pensaba, sostiene el estudio. También han descubierto que el movimiento del agua caliente afecta las temperaturas de la superficie. Los resultados se publicaron en la revista Science.

 

Durante el siglo XX, a medida que las concentraciones de gases de efecto invernadero aumentaron y atraparon más calor en la Tierra, las temperaturas superficiales globales también aumentaron. Sin embargo, a partir de la década de 2000, a pesar de que los gases de efecto invernadero continuaron atrapando calor, la temperatura media de la superficie mundial moderó su ascenso durante una década e incluso se enfrió un poco.

 

En el mencionado estudio, los investigadores analizaron las mediciones directas de la temperatura del océano, incluyendo registros de una red global de unas 3500 sondas conocida como matriz Argo. Estas mediciones muestran que las temperaturas por debajo de la superficie han ido en aumento.

 

El océano Pacífico es la fuente principal de agua caliente del subsuelo encontrada en el estudio, aunque parte de ella ahora se encuentra en el océano Índico. Desde 2003, vientos alisios inusualmente fuertes y otras condiciones climáticas han ido acumulando agua caliente en los 300 metros superiores del Pacífico occidental, empujándola contra Asia y Australia.

 

"El Pacífico occidental se puso tan caliente que parte del agua derivó al océano Índico a través del archipiélago indonesio", dice Verónica Nieves, autora principal del estudio e investigadora de UCLA.

 

El movimiento del agua tibia del Pacífico hacia el oeste alejó el calor de las aguas superficiales del Pacífico central y oriental, que resultaron en temperaturas superficiales inusualmente frías durante la última década. “Debido a que la temperatura del aire sobre el océano está estrechamente relacionada con la del océano, proporciona una explicación plausible de la tendencia al enfriamiento global de la superficie”, dijo Nieves.

 

Patrón Que las temperaturas superficiales sean más frías también está relacionado con un patrón climático llamado Oscilación Decadal del Pacífico, que se mueve en un ciclo de 20 a 30 años. Estuvo en una fase fría durante todo el tiempo en que las temperaturas superficiales mostraron enfriamiento, llevando agua más fría de lo normal al este del Pacífico y más caliente al lado occidental.

 

En este momento hay señales de que el patrón puede estar cambiando, ya que las observaciones muestran agua más cálida de lo normal en el Pacífico oriental.

 

"La Oscilación Decadal del Pacífico parece estar cambiando a una fase de calentamiento, que sin duda impulsará un aumento importante en el calentamiento de la superficie global", agregó Nieves.

 

Los intentos anteriores de explicar la tendencia al enfriamiento de la superficie mundial se basaron más en los resultados del modelo climático que en una combinación de los modelos y las observaciones, que pueden ser mejores para la simulación de impactos a largo plazo durante muchas décadas y siglos. Este estudio se basó en observaciones, que son mejores para mostrar los cambios a corto plazo durante 10 a 20 años.

 

Pausas de una década o más en el calentamiento promedio de la temperatura de la superficie de la Tierra ya ocurrieron antes en los tiempos modernos, entre mediados de 1940 y finales de 1970. "En el largo plazo, hay pruebas sólidas de que el calentamiento global no cesa", concluyó.

 

 

 

Referencia bibliográfica V. Nieves, J. K. Willis, W. C. Patzert: Recent hiatus caused by decadal shift in Indo-Pacific heating. Science (2015).

Califícalo

/ 2
Compártelo

Compártelo