NOTICIENCIA

Ciencia

 

 

El científico del Centro de Investigación Ames de la NASA, Al Globus, sostiene que hacia el año 2100 los seres humanos podrían vivir en “ciudades espaciales en la órbita de la Tierra”. A su juicio, la colonización de la órbita terrestre es "el siguiente paso lógico" en la evolución de la especie.

 

Indicó además que este paso será posible siempre que logren evitarse los "grandes desastres nacionales". Si la condición se cumple, "se podrán construir enormes hábitats flotantes que para finales de siglo girarán alrededor del planeta y se podrá llegar a ellos con la misma facilidad que hoy viajamos de Nueva York a Londres".

 

En una entrevista al “Daily Mail” recogida por Europa Press, Globus señaló que “si el ser humano decide hacerlo, lo puede lograr, porque tiene la capacidad técnica y financiera para ello”. El científico es un reconocido defensor de las colonias orbitales, a diferencia de muchos de sus colegas que apuestan por una futura colonización de Marte. A su juicio, es más factible su idea y explica que el proyecto orbital tendría una "funcionalidad real".

 

"Sería un asentamiento espacial, como un pueblo o ciudad en la Tierra. Un lugar para vivir, criar a los hijos y donde los amigos y familiares pueden celebrar la Navidad y regresar a la Tierra en las vacaciones", explicó Globus.

 

En este sentido, el experto indicó que los niños crecen "con músculos fuertes", por lo que "incluso si pasan un tiempo prolongado en el espacio, aún podrían viajar a la Tierra y adaptarse a la gravedad".

 

Avances

Entre los avances que habría que desarrollar desde ahora hasta final del siglo, el investigador destaca la necesidad de que disminuya el costo que supone llegar al espacio. También habría que mejorar el soporte vital, por ejemplo mediante energía solar, ya que una colonia espacial tendrá que ser casi autosuficiente.

 

La colonia también necesitará un blindaje contra la radiación que la proteja de los rayos cósmicos y solares nocivos. Globus recuerda al respecto que las investigaciones recientes aseguran que "esto no significa un gran problema".

 

Si bien el proyecto es a largo plazo, el científico tiene claro que lo que se debe cambiar ya es la actitud del ser humano: "Si en la Tierra decidieran dejar de matarse unos a otros y gastar todo ese tiempo y dinero en los asentamientos espaciales, serán una realidad", afirmó.

 

“Cuando el objetivo se haya cumplido, no pasará mucho tiempo antes de una futura expansión humana al resto de la galaxia” concluyó Globus.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo