NOTICIENCIA

Ciencia

 

 

La voladura de parte de la cima del cerro Armazones, a 3000 metros de altura, marcó el inicio de la construcción del telescopio óptico/infrarrojo más grande del mundo. Ubicado en la región de Antofagasta, en el norte de Chile, el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT por su nombre en inglés) del Observatorio Europeo del Sur (ESO) comenzará a operar en el año 2024.

 

La ceremonia de inauguración tuvo lugar el 19 de junio de 2014 en el Observatorio Paranal, a 20 kilómetros de distancia de la voladura, y contó con la presencia de distinguidos invitados tanto de Chile como de los Estados miembros de ESO. La orden de detonación la dio Jorge Maldonado, viceministro de Bienes Nacionales de Chile.

 

La explosión removió unos 5000 metros cúbicos de rocas y es solo la primera del proceso de nivelación del terreno que cambiará el paisaje de la montaña para acomodar el telescopio de 39 metros y su enorme cúpula. Se proyecta un espacio de 150 por 300 metros para la plataforma del E-ELT, lo que supondrá remover 220.000 metros cúbicos de tierra.

 

Las obras civiles en el cerro Armazones comenzaron en marzo de 2014 y demandarán 16 meses. Incluyen la construcción de una carretera pavimentada, la plataforma en la cumbre y una zanja de servicio.

 

Primera luz

La primera luz del E-ELT está prevista para el 2024, cuando comenzará a descifrar los mayores misterios astronómicos de nuestro tiempo. El telescopio gigante es considerado “el ojo en el cielo más grande del mundo” y permitirá la exploración de reinos del Universo completamente desconocidos.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo