VIOLENCIA EN UN BOTÓN: El estrés y los daños que la actualidad ha ocasionado en los medios de comunicación

Ciencia
Kevin Niezen

 

 

 

Los programas que existen en la actualidad no exponen únicamente la tendencia del entretenimiento, también ponen en despliegue nuestros intereses. En nuestro tiempo, resulta común que seamos observadores de muertes y tormentos en los programas de televisión y en videos de internet, así como del consumo de drogas y, en suma, de incontables bajezas de las que puede ser el ser humano capaz. Es imposible mantenernos al margen de estos asuntos.

 

Pretender que la violencia no participa del mundo es considerarnos ilusos. Los programas y videos, historias gráficas de historietas, y libros, se encuentran en el exterior, y nada podemos hacer en contra de esto. Pero podemos ser selectivos. Hay esperanza todavía para las personas, y ser optimistas es una elección enormemente aceptable.

 

En el presente todo ha sido demostrado. La televisión ha presentado, en gran parte, imágenes exacerbadas de lo que somos capaces de hacernos a nosotros. Para los padres, es necesario involucrarse con los programas y medios de entretenimiento que han elegido sus hijos, a fin de otorgarles una guía hacia las imágenes e historias que contemplan a diario. Muchas familias, sin embargo, están quebrantadas y aisladas; el abandono de los hijos ha llevado a estos últimos a buscar refugio en historias que muchas veces no pueden comprender, y que posiblemente asimilen del peor modo. Sin embargo, la participación de los padres no implica la solución a todo este problema.

 

Paradójicamente, que no le hacemos daño directamente a una persona, sino que contribuimos con un proceso que, a corto o largo plazo, puede perjudicar a más de una persona. Por esta razón, la conciencia es un factor determinante. Debemos tomar conciencia que no estamos siendo felices al ver un programa violento, lo que buscamos es placer. Aquí viene el problema, el poder diferenciar la felicidad del placer, es causa de gran confusión en los seres humanos. Reevaluar su importancia es el único medio para reconocer el significado de cada uno y asimilarlos correctamente.

 

Es labor de los padres y de los hijos además, distinguir los contextos de las historias a las nos introducimos a diario, porque los hábitos pueden someterse a cambios, pero los pensamientos e ideas visuales requieren mayor compromiso y, muchas veces, nos agotan de manera poco saludable.

 

¿Es realmente necesario observar por horas incontables la violencia del mundo? ¿No resulta suficiente con la realidad misma? El mundo, es suficientemente complicado por sí mismo; es innecesario entonces añadirle mayores preocupaciones. ¿Por qué no elegir someternos por una vez al gozo de eventos positivos?

 

La sociedad actual nos ha educado de una manera en la que, de acuerdo con la mayoría, somos más realistas si nos involucramos con los problemas, pero en realidad debería ser lo contrario. En el mundo, la mayoría trata de sobrevivir, es cierto, pero por cada escena trágica en televisión, hay una canción de Phil Collins o de Peter Cetera. Los programas de televisión pueden aumentar nuestro nivel de estrés, indudablemente, pero como se mencionó al principio, podemos ser selectivos. Hay muchos programas que nos inspiran y nos llenan de entusiasmo por el mundo. No debemos creer que los seres humanos son solo capaces de daño.

 

La influencia de los medios de comunicación cambiará a partir de que nuestros hábitos de consumo lo hagan. Hace un tiempo conversaba con una buena amiga que vivía en el extranjero. Durante la conversación le pregunté por su estado de ánimo, siempre tan exuberante y calmado. Deseaba conocer el método que la mantenía siempre hacia el espectro favorable de las cosas. Su respuesta fue que puede tener días muy malos y puede observar noticias o programas deprimentes que no hacen más que entristecerla, pero luego añadió que no había nada capaz de alegrarla tanto como la canción “Something Happened on the Way to Heaven” de Phil Collins. Ese era, pues, su amuleto. Los animo a escucharla.

 

Si aún no tienen uno de estos amuletos que los haga sentirse mejor cada día, les sugiero reevaluar sus opciones de entretenimiento, alguna canción que los alegre, algún programa que les inyecte deseos de salir a la calle y tomarse un refresco con un amigo, o visitar a un familiar. Los amuletos son incondicionales y deben funcionar en cada ocasión.

 

Les dejo una selección de películas y libros que pueden conseguir, y que quizá puedan ser una nueva ventana de emociones favorables. Ojalá les sirva esta lista, y espero encuentren sus propios amuletos pronto.

 

 

LIBROS Y PELÍCULAS:

Silver Linings Playbook (Un Final Feliz) de Matthew Quick (libro) y David O Russell (película).

The Good Luck of Right Now (La Buena Suerte Del ahora), Libro de Matthew Quick.

American Hustle, (La Estafa Americana) película de David O Russell.

The Fighter, (El Peleador) película de David O Russell.

La vida es Bella, película de Roberto Bellinni

Más allá de los sueños, película de Vincent Ward.

Juan Salvador Gaviota, Richard Bach (libro) Hall Bartlett (Película), Neil Diamond (Banda Sonora).

La lista de Schindler, película de Steven Spielberg

El pájaro Azul, Maurice Maeterlinck (libro) George Cukor (Película).

 

CANCIONES EN ESPAÑOL:

“Yo lo soñé”, Grupo ABBA.

“Al andar”, Grupo ABBA.

“Felicidad”, Grupo ABBA.

“Gracias por la Música”, Grupo ABBA.

“Se me está escapando al crecer”, Grupo ABBA.

“El privilegio de amar”, Mijares.

“Sueños”, Diego Torres.

 

CANCIONES EN INGLÉS:

“Can’t Stop Loving You” o “Something Happened on the Way to Heaven” de Phil Collins.

(“What Kind of Man Would I Be?” “Hard Habit to Break” “Glory of Love” “You’re the Inspiration” “One Good Woman” de Chicago y Peter Cetera.

“Don’t Leave me this Way” de Harold Melvin and the Bluenotes.

 

 

 

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo