33 REGLAS DE ORO PARA FORTALECER TU SISTEMA INMUNITARIO

Cuerpo

 

 

En los artículos anteriores nos hemos ocupado de los virus, que como sabemos son microorganismos que pueden causarnos diversas enfermedades. Es necesario entender que nuestro cuerpo se encuentra preparado para defendernos de cualquier agresión externa si nuestro sistema inmunitario se halla en óptimas condiciones. Si fortalecemos nuestras defensas, difícilmente algún virus, bacteria o algún otro agente patógeno podrá causarnos daño, ya que nuestro propio cuerpo se encargará de eliminarlos. Con acciones sencillas, comiendo de manera adecuada, generando pensamientos positivos y haciendo algunos cambios en nuestro entorno podemos lograrlo. Por tal motivo, a continuación te ofrecemos las 33 reglas de oro para lograr este objetivo:

 

1. Bañarse con agua fría al despertarse para activar la circulación, logrando así la regeneración de las células y desinflamando los tejidos. Bañarse con agua tibia antes de acostarse para favorecer la relajación y el buen sueño (Ofuro o Furo: baño japonés de agua caliente)

 

2. Aprender a respirar bien con el diafragma, manteniendo un ritmo armonioso para lograr un funcionamiento correcto de nuestro sistema respiratorio.

 

3. Usar la Tabla de Inversión Morlan (Plano Inclinado) para cambiar la polaridad energética del organismo, logrando de esta manera equilibrar los canales energéticos de tu cuerpo y ayudar a la descompresión vertebral

 

4. Comer alimentos preferentemente crudos, ya que estos conservan sus propiedades nutritivas y curativas. Siempre tomando las precauciones de que estén muy frescos y con las medidas de higiene necesarias.

 

5. Caminar descalzo para conectarse con la energía de la Tierra y así lograr revitalizarnos. Por ejemplo sobre piedras frías, sobre nieve, en la playa, sobre hierba húmeda.

 

6. Hacer ejercicios regularmente para ayudar al organismo a producir endorfinas y hormonas necesarias para tu bienestar físico y emocional.

 

7. Realizar baños de hidroterapia por lo menos una vez a la semana.

 

8. Tomar alimentos con gran contenido de vitamina C como el limón, naranja, kiwi, aguaymanto, camu camu, etc., ya que esta vitamina tiene propiedades antioxidantes y anti infecciosas, que tienen la capacidad de potenciar nuestro sistema inmunitario.

 

9. Ingerir ajo, kion, cebolla. Son antibióticos naturales y se les conoce por sus propiedades antibacterianas y antivirales. Su consumo sirve de escudo frente a las infecciones. Incrementan las defensas del organismo.

 

10. Consumir vitaminas. Especialmente la A, B, C y E, mantienen en buen estado los tejidos que recubren el interior de las células respiratorias, protegiéndolas de los virus y de los agentes tóxicos del medio ambiente.

 

11. Tomar miel de abejas. Desde la antigüedad la miel se ha utilizado como remedio para aliviar la tos y la irritación de garganta, por su contenido sustancias que le otorgan gran capacidad bactericida y antiséptica.

 

12.Consumir tres raciones de fruta y dos de verduras al día. Con esta simple acción tendremos una mejor calidad de vida debido a un mayor ingreso de vitaminas y minerales con capacidad antioxidante, que nos harán más resistentes a las infecciones y protegen a las células del sistema inmunitario de los daños provocados por los radicales libres.

 

13. Ingerir alimentos rojos como el pimiento, betarragas, fresas, cerezas, etc. Por su gran contenido en carotenos y vitamina A. Además, pertenecen a un grupo de más de 600 pigmentos naturales que incrementan la eficacia del sistema inmunitario.

 

14. Evitar comidas muy elaboradas y jamás comer hasta el hartazgo porque evitará una buena digestión, lo que repercutirá en una menor absorción de nutrientes de los alimentos.

 

15. Evitar el azúcar refinado porque acidifica nuestro cuerpo. Consume panela o estevia. Es importante saber que un medio ácido es el terreno más propicio para muchas enfermedades.

 

16. Tomar una cantidad adecuada de líquidos. Por lo menos litro y medio diario, pero sin llegar a su consumo excesivo (potomania). El agua ayuda a disolver la mucosidad e hidrata la mucosa respiratoria protegiéndola frente a las infecciones.

 

17. Tratar en lo posible de mantener el colon limpio por medio del ayuno, el cual se debería realizar por lo menos una vez al mes, y de ser posible, una vez a la semana. Recuerda que el ayuno le da descanso y tiempo para repararse tu sistema digestivo, que es el lugar donde generalmente empiezan muchas enfermedades.

 

18. Evitar el estrés, pues en la actualidad la comunidad médica y científica en general, atribuye un porcentaje elevado de enfermedades debido a este problema.

 

19. Tratar de mantener un buen estado de ánimo, evitando a su vez estados emocionales negativos como la ira, el resentimiento, la culpa, etc.

 

20. Tomar sol por sus propiedades revitalizantes. Además la vitamina D que nos proporciona, ayuda a la fijar el calcio en los huesos.

 

21. Evitar el uso indiscriminado de antibióticos. Como la misma palabra lo expresa, los antibióticos son anti-vida, por lo que abusar de ellos trae como consecuencia el deterioro de tu sistema inmunológico, alteración de flora intestinal normal, e intoxicaciones. Los puedes usar solo en casos estrictamente necesarios y recetados por un médico competente.

 

22. Realizar masajes en los pies y manos (reflexología) mejora la circulación sanguínea, la función inmunitaria y activa los sistemas de eliminación.

 

23. Separa unos 20 minutos diarios para meditar; se sabe que la meditación activa los centros energéticos del cuerpo, ayuda a una secreción hormonal equilibrada y fortalece nuestro sistema inmunitario.

 

24. Evitar cualquier tipo de drogas y energizantes (incluidos tabaco y café). Cualquier sustancia química altera nuestro sistema endocrino e inmunitario, lo cual se traduce en una baja de defensas.

 

25. Tomar baños de mar, porque al hacerlo absorbemos a través de la piel muchos minerales importantes, entre ellos el magnesio, los que contribuyen al buen funcionamiento de nuestro organismo.

 

26. Evitar el uso de productos de limpieza tóxicos, ya que pueden contaminar nuestro cuerpo y además generan cambios en nuestro sistema endocrino. Existen buenos sustitutos caseros para la limpieza como el bicarbonato, el vinagre y el limón.

 

27. Usar ropa holgada para lograr una buena circulación, y de fibra natural, para que eliminar fácilmente el sudor.

 

28. Lavarse las manos frecuentemente, en especial luego de llegar de la calle, con lo cual evitaremos la propagación de virus y bacterias.

 

29. Evitar permanecer por largos periodos de tiempo junto a aparatos eléctricos porque pueden contaminar nuestro organismo con radiaciones electromagnéticas y predisponer a neoplasias.

 

30. Mantener tu casa saludable, lo cual se logra conservando tu hogar en un estado óptimo de higiene, libre de plagas y/o insectos. Esto incluye además, tener los closets limpios, ordenados, y cambiar la ropa de cama por lo menos dos veces por semana. Los baños y la cocina son lugares fundamentales para la salud, por lo cual deben estar impecablemente limpios y libres de contaminación.

 

31. Tratar en lo posible de hacer una siesta corta (26 minutos según la NASA) luego del almuerzo para darle un descanso a tu organismo, ya que luego de comer el cuerpo dedica toda su energía a la digestión.

 

32. Acostarse antes de las 10 de la noche, es un secreto de calidad de vida y longevidad. También es muy importante dormir en ambientes agradables, limpios y bien ventilados.

 

33. Tomar un sobre de Magnesol a la hora de levantarse y otro antes de acostarse. El magnesio es un mineral fundamental que actúa a nivel celular, lo que permite el adecuado funcionamiento de los canales de absorción celulares, tanto en los procesos metabólicos de absorción de nutrientes e información celular, como en los procesos catabólicos de excreción de residuos. Diversos estudios han demostrado que este mineral es un poderoso agente anti infeccioso y estimula las defensas de nuestro organismo.

Califícalo

/ 3
Compártelo

Compártelo