6 RAZONES PARA BEBER AGUA CALIENTE EN AYUNAS

Cuerpo

 

 

Beber agua caliente en ayunas, un hábito con beneficios para la salud…

 

¿Por qué los chinos beben agua caliente incluso en verano? Siglos atrás, los curanderos del Lejano Oriente recomendaban la ingesta de agua caliente para corregir el desequilibrio entre el yin y el yang.

 

A continuación les ofrecemos los beneficios de beber agua caliente en ayunas:

 

1. Ayuda a perder peso. Beber agua caliente no adelgaza, pero es una solución sana para favorecer, junto con una alimentación correcta, la depuración de grasas, lo que beneficia la regulación del peso. El agua caliente acelera el metabolismo, ayuda a depurar toxinas, mejora la digestión y combate el estreñimiento. Al mejorar todos estos procesos básicos del organismo, se conserva un correcto equilibrio corporal, lo cual, junto con una buena dieta y ejercicio, favorece la salud y brinda una mejor figura.

 

2. Equilibra el sistema nervioso. Beberla apenas nos despertamos es la clave porque nuestro estómago está más receptivo. Si lo que hacemos, es tomar una taza de café, lo que obtenemos es energía, pero también acidifica el organismo y un organismo ácido es un caldo de cultivo para las toxinas, la retención de líquidos y sobreexcita el sistema nervioso.

 

3. No es recomendable beber agua mientras comemos. Si lo hacemos, los alimentos llegarán mezclados con agua al estómago y se sobrecargarán sus funciones. Lo más adecuado es beber un vaso de agua antes de comer, y si es tibia o caliente mucho mejor.

 

4. Combate el envejecimiento prematuro. Beber agua libera toxinas del organismo, y un organismo libre de bacterias o elementos nocivos que nos enferman puede enfrentar mejor a los radicales libres que favorecen el envejecimiento prematuro. Recordemos que nuestra piel necesita una correcta hidratación interior para mantenerse elástica y tonificada. El agua caliente, a diferencia de la normal o fría, potencia aún más esta hidratación al mejorar la transpiración y la efectiva eliminación de toxinas.

 

5. Alivia el resfrió y el dolor de garganta. Combate la congestión, la inflamación, y ayuda a tratar las infecciones. El agua caliente, además de eliminar virus, toxinas y bacterias, beneficia a los tejidos inflamados o enfermos: los limpia y reduce el dolor. Se recomienda beberla a pequeños sorbos y en momentos espaciados.

 

6. Mejora la salud del tracto urinario. Una forma de combatir las infecciones de la vejiga y de mejorar la salud renal es bebiendo agua caliente. Lo más saludable es empezar el día con un vaso de agua caliente en ayunas después de haber ido al baño. Es habitual que durante toda la noche retengamos una cantidad considerable de orina, y con ella, tóxicos y bacterias que pueden quedarse adheridas a la vejiga. Es aconsejable beber una taza de agua caliente después de ir al baño, de ese modo se protege la salud de tu vejiga, ya que estando vacía será más fácil desprender los elementos nocivos. Este hábito favorece la limpieza de todo el tracto urinario de modo efectivo; además, facilita el efecto diurético.

 

Empecemos el día con una taza de agua caliente y, al cabo de 20 minutos, tomemos un desayuno saludable.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo