EL TEMIDO HERPES Y SU TRATAMIENTO NATURAL

Cuerpo

 

 

Es un problema viral producido por el mismo virus que causa la varicela, el cual permanece en estado latente en las células nerviosas después de un episodio de varicela y aparece posteriormente en forma de herpes zoster.

 

Es una enfermedad importante porque además de afectar la piel, lo hace de modo generalizado en las personas que tienen un sistema inmunitario deprimido.

 

Existen dos maneras en que se manifiesta esta enfermedad, dependiendo si el causante es el herpes tipo I o herpes tipo II. El primero afecta de la cintura para arriba y el segundo por debajo de ella.

 

Ahora explicaremos cada tipo de herpes…

 

 

HERPES SIMPLE TIPO I

Generalmente aparece en niños y como pro-infección presentará estomatitis (un cuadro muy doloroso con malestar general, e incluso desnutrición y deshidratación), conjuntivitis folicular (que puede causar ceguera en el caso de que se reproduzca). Las ampollas producidas se juntan en forma de racimos de uva, sobre todo alrededor de la boca. Cuando una o varias de esas ampollas se rompen, se producen ulceraciones.

 

El virus también puede infectar los ganglios nerviosos en las zonas de piel afectadas (sobre todo en el ganglio del nervio trigémino y el glosofaríngeo). El sol puede ayudar a que el virus se reproduzca.

 

Se transmite por contagio directo; por la piel, por la saliva, etc., siempre durante la fase aguda de la enfermedad.

 

 

HERPES SIMPLE TIPO II

 

En el hombre se presenta, generalmente, en el prepucio en forma de pequeñas ampollas (siempre con la adenopatía correspondiente). En las mujeres se localiza en el cuello de la matriz, no provoca ampollas, pero aparecen úlceras importantes.

 

Se transmite después de una relación sexual.

 

Diagnóstico. Se realiza por sintomatología y por los signos externos (ampollas, ulceraciones, etc.)

 

Tratamiento natural. Está dirigido hacia una alimentación totalmente vegetariana, precedida de 1 a 3 días de ayuno. Al levantarse cada día, es útil efectuar una fricción fría general, abrigándose inmediatamente para entrar en calor.

 

Es importante tomar bastante líquido fuera de las comidas, así como tomar el zumo de 1 o 2 limones media hora antes de las comidas. Por la noche, antes de acostarse, se debe tomar un baño de asiento caliente de unos 10 a 20 minutos. La zona afectada puede friccionarse suavemente con aceite esencial de romero, cubriéndola posteriormente con un vendaje. Antes de la esencia de romero, puede aplicarse agua ligeramente salada o una solución de magnesio. En cada comida se tomará lecitina y magnesio en dosis de una cucharadita de cada uno, disuelto con un poco de agua.

 

Es necesario explicar otro tipo especialmente importante de herpes:

 

 

 

HERPES ZÓSTER

Esta enfermedad afecta el sistema nervioso y es de tipo agudo.

 

La causa es el mismo tipo de virus que produce la varicela, pero en algunos casos es de origen secundario y aparece después de neumonías, uremias o intoxicaciones de algunos venenos.

 

Síntomas. Dolores neurálgicos, escalofríos, fiebre, malestar, dolor de cabeza y trastornos digestivos. Luego de 5 o 6 días se formará una erupción que poco a poco se llenará de ampollas perladas llenas de líquido. El dolor se va incrementando notablemente. La erupción de la piel es unilateral, en forma de cinta, y va desde la columna vertebral hasta el esternón, a veces casi rodela la cintura. En algunos tipos de herpes zóster la zona atacada puede ser el ojo o el oído.

 

Diagnóstico. No es fácil de diagnosticar hasta que aparecen las lesiones cutáneas. Sin embargo, una vez que lo hacen, el patrón y la localización de las ampollas y el tipo de lesión celular son muy característicos de esta enfermedad. Esto permite un diagnóstico exacto, que se basa sobre todo en la exploración física, aunque en algunas ocasiones son necesarias otras exploraciones como:

 

- Cultivo viral de la lesión cutánea.

 

- Biopsia del tejido afectado.

 

- Hemograma completo para confirmar si muestra un aumento de glóbulos blancos como signo de infección.

 

Tratamiento. La persona que lo padece debe dirigirse inmediatamente a un médico. Aunque la enfermedad suele curarse luego de tres o cinco semanas, el tratamiento puede mejorar los síntomas dolorosos. Ningún remedio de medicina alternativa cura el herpes zóster, pero ofrecen alivio del dolor, reducen la inflamación y aceleran la recuperación. Aquí les ofrecemos algunas sugerencias:

 

- Tratar que el paciente tenga tranquilidad. La práctica del yoga y la hipnoterapia pueden ayudarlo.

 

- Eliminar de su dieta el alcohol, café, dulces, sal, carnes, pescados y todos aquellos productos que contienen químicos como colorantes o conservantes.

 

- Llevar una dieta de vegetales, frutas y pan o bien de ensaladas y pan.

 

- Aplicar sobre la zona del herpes fomentos calientes de hojas de nogal y tomillo, a partes iguales, durante unos 20 minutos, y a continuación untar las ampollas con zumo de limón. Esto se deberá repetir tanto en la mañana como en la noche.

 

- Tomar infusiones de raíz de valeriana dos o tres veces al día.

 

- La medicina ayurvédica recomienda aplicar pasta de cúrcuma sobre la piel.

 

Y ahora, la información más importante…

 

 

PREVENCIÓN

Se estima que reforzar el sistema inmunitario a través de cambios en el estilo de vida ayuda a prevenir el desarrollo del herpes zóster. Esto incluye una dieta equilibrada rica en vitaminas esenciales y minerales, dormir lo suficiente, practicar ejercicio de forma regular, y lo más importante: reducir el estrés.

Califícalo

/ 4
Compártelo

Compártelo