HUESOS SANOS: FUERTES Y FLEXIBLES

Cuerpo
Dr. José Luis Pérez-Albela
Médico cirujano
Médico naturista

 

 

¿Quieren tener huesos sanos?, la única manera es mantenerlos fuertes y a la vez flexibles…

 

 

Lo fundamental es comprender y entender que existe una relación músculo-hueso, por lo cual les doy los siguientes consejos:

 

Moverse. Los problemas de los huesos pueden llegar a cualquier edad. Aunque la persona sea joven, si no se mueve durante dos semanas, empezará a desarrollar problemas de osteopenia y osteoporosis. Suban las escaleras, hagan pesas, caminen, paseen en bicicleta, eviten estar sentados por mucho tiempo.

 

Tomar baños de sol. El cuerpo fabrica la vitamina D con la ayuda del sol y el colesterol. Busquen el sol por lo menos una vez a la semana vistiendo ropas claras, ya que las oscuras no favorecen el ingreso de la luz solar a nuestro cuerpo.

 

Controlar lo que se come. Se deben evitar los alimentos que favorezcan la acidez: exceso de carne y de azúcar, porque acidifican el organismo. Cuando el organismo se encuentra acidificado, busca la alcalinización y para realizar esta función extrae el calcio de los huesos. Hay que tener en claro que los problemas óseos no se originan solo por falta de calcio, también se generan por la pérdida de este mineral. El calcio se pierde cuando falta actividad física y cuando experimentamos periodos de mucho estrés.

 

 

ALIMENTOS QUE SE DEBEN CONSUMIR

Toda nuestra salud depende de lo que comemos, por lo cual aquí les ofrezco los alimentos clave para mantener huesos fuertes y flexibles, así evitaremos las fracturas, la osteopenia y la osteoporosis:

 

Almendras. Contienen calcio y magnesio. El magnesio lleva al calcio a su destino, cuando falta magnesio el calcio no tiene control y se puede dirigir a una neurona o al riñón, causando los problemas que ya se conocen. Esta dupla de calcio-magnesio es muy importante.

 

Algas. Contienen todos los minerales asimilables y otros complementarios.

 

 

Las fuentes de calcio asimilable son aquellas que contienen magnesio como:

 

Quinua y kiwicha. Además de todas sus propiedades contienen magnesio y calcio.

 

Ajonjolí. Otra gran fuente de magnesio y calcio (también contiene fosfolípidos como la lecitina), pero hay que tostarlo, molerlo y licuarlo, comerlo en forma de mantequilla o de leche para aprovechar sus propiedades, ya que una semilla que se pasa entera no se asimila, se va directo al baño.

 

 

RECETA FÁCIL PARA PREPARAR LECHE DE AJONJOLÍ

1. Remojar 200g de ajonjolí durante 8 horas.

2. Colar.

3. Licuar las semillas remojadas y coladas con 4 tazas de agua.

4. Colar nuevamente y consumir.

 

- La leche de ajonjolí se puede conservar en la refrigeradora.

- Se le puede añadir más sabor con cacao, vainilla o panela.

- Lo que sobró en el colador se puede reservar para elaborar otras recetas como tortillas, puré, etc.

Califícalo

/ 4
Compártelo

Compártelo