IMPACTO CLÍNICO DE LA DEFICIENCIA DE MAGNESIO

Cuerpo

 

 

 

 

 

Dra. Carolyn Dean

M.D., N.D.

Estados Unidos

 

Aunque actualmente no se tratan todas estas condiciones específicamente con magnesio, investigaciones recientes respaldan su uso para una gran lista de dolencias. La gran cantidad de investigaciones sobre el magnesio es impresionante. Para brindar información reciente y resultados médicos confiables, se han revisado muchísimos estudios científicos, cada uno de los cuales comienza con el reconocimiento de que el magnesio tiene un gran valor terapéutico.

 

 

Se pueden citar de manera muy general algunos de sus más conocidos beneficios:

 

 

1. Ansiedad y ataques de pánico. El magnesio ayuda a mantener la adrenalina del estrés bajo control.

 

2. Asma. La deficiencia de magnesio aumenta la producción de histamina y los espasmos bronquiales.

 

3. Coágulos sanguíneos. El magnesio tiene un rol importante en la prevención de coágulos sanguíneos, pues evita que la sangre se torne espesa (al igual que la aspirina, pero sin sus efectos colaterales).

 

4. Enfermedad intestinal. La deficiencia de magnesio aletarga el funcionamiento intestinal que causa el estreñimiento, situación que podría llevar a la toxicidad y a la mala absorción de nutrientes, así como a la colitis.

 

5. Cistitis. Los espasmos a la vejiga empeoran ante la deficiencia de magnesio.

 

6. Depresión. La serotonina, hormona que eleva el ánimo, depende del magnesio. Cuando el cerebro tiene carencia de magnesio, también es más susceptible a los alérgenos, sustancias externas que en ciertas ocasiones pueden causar síntomas similares a la enfermedad mental.

 

7. Desintoxicación. Un nivel adecuado de magnesio es crucial para la eliminación de sustancias tóxicas y metales pesados que se pueden alojar en el organismo, tales como el aluminio y el plomo.

 

8. Diabetes. El magnesio mejora la secreción de insulina, facilitando el metabolismo del azúcar. Sin magnesio, la insulina no puede transferir glucosa a las células, lo que puede causar daño a los tejidos.

 

9. Fatiga. Uno de los primeros síntomas de deficiencia de magnesio es la fatiga. Los pacientes con deficiencia de magnesio experimentan este problema porque docenas de sistemas de enzimas están funcionando de manera inadecuada.

 

10. Enfermedad del corazón. La carencia de magnesio es común en personas con alguna enfermedad al corazón. En los hospitales se administra magnesio para tratar infartos agudos al miocardio y la arritmia cardiaca. Como cualquier otro músculo, el corazón requiere magnesio. El magnesio también se emplea para tratar la angina y el dolor de pecho.

 

11. Hipertensión. Ante la deficiencia de magnesio, los glóbulos rojos pueden entrar en espasmo y el colesterol puede elevarse, y esto traerá como consecuencia que los problemas de presión sanguínea aumenten.

 

12. Hipoglucemia. El magnesio mantiene a la insulina bajo control. Si existe un nivel bajo de este mineral, pueden ocurrir episodios de bajas de azúcar.

 

13. Insomnio. La producción de la melatonina (que regula el sueño) se ve perturbada si el organismo no tiene suficiente magnesio.

 

14. Enfermedad renal. La deficiencia de magnesio contribuye a la falla ateroesclerótica del riñón. La carencia de magnesio crea niveles anormales de lípidos y empeora el control del azúcar en la sangre en pacientes con trasplante de riñón.

 

15. Migraña. El equilibrio de la serotonina depende del magnesio. La deficiencia de serotonina puede ocasionar dolores de cabeza, migrañas y depresión.

 

16. Condiciones músculo-esqueléticas. La falta de un nivel adecuado de magnesio en el organismo puede causar fibrosis, fibromialgia, espasmos musculares, tirones en los ojos, calambres, dolor crónico de cuello y espalda. Todos estos problemas se pueden aliviar o resolver con suplementos de este mineral.

 

17. Problemas nerviosos. El magnesio alivia las perturbaciones del nervio periférico a través del cuerpo, como las migrañas, contracciones musculares, espasmos gastrointestinales y calambres a las pantorrillas, pies y dedos de los pies. También se usa como tratamiento de problemas del sistema nervioso central (por ejemplo, el vértigo y la confusión).

 

18. Problemas obstétricos y ginecológicos. El magnesio ayuda a prevenir el síndrome premenstrual y la dismenorrea (dolor por calambres durante la menstruación). También es importante en el tratamiento de la infertilidad. En el embarazo alivia las contracciones prematuras, la preclamsia y la eclampsia.

 

El magnesio es un suplemento importante para la mujer embarazada. En los hospitales se administra magnesio endovenoso en tratamientos obstétricos para la hipertensión ocasionada por el embarazo y para disminuir el riesgo de parálisis cerebral y el síndrome de muerte súbita en los niños.

 

19. Osteoporosis. El uso de calcio para mejorar la absorción de la vitamina D sin la cantidad equilibrada de magnesio causa una deficiencia adicional de este último, lo que desencadena una serie de eventos que llevan a la pérdida de masa ósea.

 

20. El síndrome de Raynaud. El magnesio ayuda a relajar el espasmo de los vasos sanguíneos que causan dolor y adormecimiento en los dedos.

 

21. Caries dental. La deficiencia de magnesio causa un desequilibrio de fósforo y calcio en la saliva, lo que daña los dientes.

 

Los analgésicos, diuréticos, antibióticos y cortisona, muchos de los cuales son usados indiscriminadamente en el tratamiento de las condiciones mencionadas anteriormente, aumentan la carencia de magnesio y otros minerales, ocasionando que los síntomas se vuelvan difíciles de controlar. Por otro lado, la cirugía, la desnutrición, las quemaduras de tercer grado, las lesiones serias, la inflamación pancreática, la enfermedad hepática, los desórdenes de mala absorción, la diabetes, los desequilibrios hormonales y el cáncer son condiciones médicas seriamente estresantes que requieren suplementos adicionales de magnesio.

 

 

Nota: La Dra. Carolyn Dean, M.D., N.D., es doctora en medicina, naturópata, activista ambientalista, acupunturista, homeópata y gran conocedora del uso de hierbas en medicina, nutricionista, escritora, investigadora e inventora. El enfoque de su práctica médica, desde su inicio en 1979, es enseñar a las personas acerca de sus opciones naturales y elecciones para lograr una salud óptima. La Dra. Dean es autora de varios libros entre ellos El Magnesio Milagroso. Su página web es: www.carolyndean.com

 

ARTÍCULO PUBLICADO EN LA EDICIÓN 26.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo