LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO REPARADOR

Cuerpo

 

 

 

Dra. Caroline Malamud-Kessler

Neuróloga - Neurofisióloga clínica

CMP. 44429 RNE. 22050 – 24382

PERÚ

 

 

El sueño es una función biológica reversible mediante la cual nos desconectamos parcialmente de nuestro entorno. Pasamos casi un tercio de nuestra vida durmiendo, por lo cual es lógico suponer que hacerlo cumple funciones muy importantes. Revisemos algunas de ellas:

 

1. Restauración de tejidos y recuperación de energía: es la primera y más conocida de las funciones del sueño. Mientras dormimos recuperamos y formamos energía nueva, necesaria para reparar los tejidos, entre ellos el cerebral. Esta función es muy importante porque de ella derivan varias otras.

 

2. Desarrollo cerebral: esto sucede durante la etapa de la niñez.

 

3. Consolida la memoria y las experiencias diarias: incluye la programación de conductas innatas.

 

4. Ayuda a fortalecer el sistema inmunitario: es decir, el sistema que nos protege de las enfermedades.

 

5. Regula el sistema hormonal: la hormona del crecimiento es liberada y también las relacionadas con la sensación de hambre y saciedad. La insulina, hormona relacionada con el nivel de azúcar en sangre, está regulada por el ciclo de sueño y la vigilia.

 

 

¿Qué consecuencias supone no dormir adecuadamente?

Las personas cuya calidad de sueño está deteriorada reportan una menor calidad de vida. Esto se debe al cansancio o fatiga durante el día, que compromete la función cognitiva y genera un alto grado de ausentismo laboral, pérdida económica y social y mayor riesgo de sufrir depresión.

 

El sueño no reparador compromete el sistema inmune y genera una menor tolerancia al dolor, agravando la presencia de enfermedades inflamatorias crónicas como el asma y la artritis reumatoide. Se producen además menor cantidad de anticuerpos, con un aumento de la susceptibilidad a infecciones comunes.

 

Nuestro metabolismo también se ve afectado. La falta de sueño disminuye la tolerancia a la glucosa y aumenta nuestra resistencia a la insulina. Esto generaría un mayor riesgo de obesidad y la presencia de diabetes mellitus. Desde el punto de vista cardiovascular, el aumento del riesgo de hipertensión arterial e infartos cardiovasculares ha sido asociado a dormir menos de cinco horas diarias.

 

 

¿Qué es un sueño no reparador? ¿Cuántas horas debemos dormir?

Levantarse por la mañana sin haber descansado casi nada se considera sueño no reparador. El hecho de amanecer cansados aunque nos parece haber dormido toda la noche, quedarnos hasta la madrugada escuchando la radio, yendo del baño a la cocina, contando ovejas para intentar dormir, para levantarse por la mañana sin haber descansado casi nada, se considera un sueño no reparador.

 

Con el tiempo esto se vuelve un hábito y cada vez resulta más difícil dormir sin la ayuda de fármacos en dosis cada vez mayores. El cuerpo, falto de sueño reparador, se va haciendo más vulnerable al acoso de diversos agresores. El sistema inmunológico responde de manera cada vez más débil y pueden presentarse diversos tipos de enfermedades. Sin embargo, la mayor parte de ellas no se asociarán con la falta de sueño reparador.

 

Un sueño adecuado es necesario para mantener la salud y el bienestar físico y emocional. El sueño reparador es ininterrumpido, cumple sus funciones cabalmente y nos permite sentirnos frescos y descansados al día siguiente.

 

La cantidad de horas que debemos dormir depende de la edad y disminuye conforme nos vamos haciendo mayores. Un niño recién nacido duerme alrededor de 22 horas diarias, uno de dos años alrededor de doce, entre los cinco y nueve años el promedio disminuye a diez horas, durante la adolescencia baja a nueve horas en promedio. Finalmente, en la adultez se estabiliza en un promedio de ocho horas.

 

 

Medidas de higiene de sueño

Algunas recomendaciones sencillas nos permitirán obtener una mejor calidad de sueño. Les dejo estos pequeños consejos finales para dormir mejor:

 

* Una noche de mal sueño no es sinónimo de insomnio, la preocupación excesiva por la calidad del sueño no le ayudará a dormir bien.

 

* Debemos evitar permanecer en cama si no tenemos sueño, es mejor hacer algo monótono hasta alcanzarlo y luego acostarse a dormir.

 

* Evita leer, ver televisión y escuchar música en la cama. No practiques ejercicio físico de noche, es mejor hacerlo temprano en la mañana y en un ambiente bien iluminado.

 

* Cuidar el ambiente al dormir: oscurecerlo, evitar los ruidos y usar un colchón confortable.

 

* Evitar la ingesta de café, alcohol, refrescos de cola o comidas abundantes antes de dormir.

 

 

Finalmente, si tiene alguna duda, no dude en consultar a un médico especialista. Estamos para ayudarlo siempre.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo