MAGNESIO NUTRICIÓN Y SALUD (Entrevista al Dr. Burton Altura)

Cuerpo

 

 

 

 

 

Dr. Burton Altura

ESTADOS UNIDOS

 

 

 

El Dr. Altura es un profundo investigador del magnesio desde hace más de 40 años. Ha descubierto 22 condiciones de salud relacionadas con el déficit de magnesio, y ha realizado más de 200 investigaciones científicas que respaldan sus conclusiones.

 

El magnesio es uno de los elementos básicos más importantes en nuestro cuerpo. Al respecto, el Dr. Burton Altura nos ilustra acerca de esta maravilla natural en esta entrevista que le hizo en Nueva York el Dr. Gerald Deas para el programa televisivo Health and Science Center.

 

Gerald Deas: ¿Por qué, al no tener una dieta adecuada, necesitamos magnesio? Para resolver esta y otras preguntas hemos invitado al doctor Burton Altura, quien se ha dedicado al estudio de este mineral desde hace más de 30 años. Él nos dará algunos alcances sobre la importancia de este mineral que es vital para la prevención de diabetes, males respiratorios, del corazón, etc.

 

Burton Altura: Es cierto, desde 1974 estudio este maravilloso mineral y he realizado mis investigaciones en el Centro Médico Downstate, uno de los más importantes del mundo. Siempre me lla-mó la atención el magnesio y comparto esta pasión con mi esposa, la doctora Bella Altura.

 

GD: Además tienen una hija que también es médico, ¿no?

BA: Sí, ella es pediatra y oncóloga. Y también está haciendo algunas cosas con nosotros en lo referente al magnesio. Tenemos a toda la familia involucrada, aunque debo confesar que mi interés por este mineral viene desde 1961. Eso lo recuerdo muy bien, porque un científico, el Dr. Morgan, nos llamó y nos pidió hacer un artículo para él y nos hizo la misma pregunta que hoy me haces. ¿Por qué nos interesamos por este campo? ¿Por qué hacemos estas investiga-ciones? Hay una razón simple. A finales de los 60 y principios de los 70, todo el mundo estaba centrado en los beneficios del calcio. Obviamente, el calcio es bueno, pero, ¿por qué no se fijaban en el magnesio? Este elemento está presente en la sangre, es un elemento muy importante que regula 325 reacciones químicas en el organismo. En cambio, el calcio solo regula entre 60 y 75 reacciones del cuerpo. Por ello, nos dedicamos al tema y nos centramos en los vasos sanguíneos, lo cual ha sido nuestro principal interés.

 

Entonces, decidimos hacer un experimento simple, y dijimos: Bueno, quizás algo pase si removemos el magnesio de la célula. No hicimos estudios en humanos, eso lo hicimos después. Honestamente creímos que al extraer magnesio nada importante iba a suceder. Sin embargo, algo sorprendente sucedió: los vasos sanguíneos empezaron espontáneamente a contraerse. No podía creerlo, le di la noticia a mi esposa, y ella tampoco lo creía. Era algo asombroso. Publicamos nuestro primer estudio sobre el magnesio en 1967 o 1968, no recuerdo bien, y repetimos las pruebas en diferentes tipos de vasos sanguíneos hasta encontrar lo que finalmente llamamos "artifact", es decir, resultados artificiales o un verdadero hallazgo.

 

Los vasos sanguíneos se muestran sensibles cuando hay bajos niveles de magnesio. Particularmente los vasos del cerebro, del corazón y de la zona umbilical de las mujeres embarazadas. El estudio nos intrigó. Hoy revisamos la secuencia histórica desde que empezamos con los primeros hallazgos que reportamos en ese artículo que escribimos para Morgan, y nos sorprendemos al pensar cómo empezamos esto y en dónde estamos ahora. Todo ha sido muy interesante, es una fascinante carrera que se remonta a 43 años por lo menos.

 

GD: Algo parecido al caso del tabaquismo. Se sabía que fumar producía cáncer, pero tomó casi 40 años decidir que se pusiera el aviso de precaución en las cajetillas de cigarros. Tomó mucho tiempo para que se aceptara el hecho.

 

BA: Como tú sabes, la gente no acepta esto, pero nuestros lectores quizá lo tomen en cuenta. En Estados Unidos hay más de 130 escuelas de medicina; de todas estas, solo 20 ofrecen alguna experiencia en nutrición. Entonces, ¿qué es lo que tenemos hoy? Tenemos un paciente que va a ver a su médico, al de sus padres o al de la familia y le pregunta: ¿qué debo tomar en mi dieta diaria? Desafortunadamente, estos médicos están en la oscuridad, aún no son especialistas, y no saben realmente qué recomendar a sus pacientes. Este es el principal problema que se enfrenta con respecto a la formación que recibieron en su educación. Los médicos no están siendo preparados adecuadamente, y consecuencia de ello es que conocen poco o nada de nutrición y de dietas adecuadas para tratamientos específicos. Hay un segundo punto: el magnesio está en gran cantidad desde hace miles de años en la superficie del planeta. Y su presencia es la razón por la cual toda clase de vida realiza fotosíntesis, existiendo 12 procesos enzimáticos.

 

GD: Explícanos, ¿qué es la fotosíntesis?

BA: Es el proceso mediante el cual las plantas verdes toman dióxido y agua para elaborar oxígeno. Para este fin necesitan los pigmentos llamados clorofila, y este procedimiento requiere de 12 pasos en-zimáticos para producir el oxígeno que necesitamos para respirar. Lo sorprendente es que cada uno de estos pasos obligatoriamente necesita magnesio.

 

GD: ¿Requieren magnesio y no oxígeno?

BA: Es cierto, no oxígeno. La vida vegetal empezó antes que la vida animal. Entonces, nosotros somos producto de estas plantas. El magnesio es, por tanto, mucho más importante de lo que se piensa.

 

GD: Esto es realmente intrigante. Pero, antes de continuar, debo decirte algo. Hace un momento mencionaste que la falta de magnesio origina contracciones de los vasos y arterias. Esto me recuerda que, en un pasado no muy lejano, los afro-americanos antes de ir al doc-tor, cuando sentían dolores de cabeza debido a la presión alta, solían tomar sales de Epson disuelta en jugo de toronja. Bebían el magnesio de las sales de Epson, que es sulfato de magnesio. La presión alta solía bajarse solamente bajando la presión en la cabeza, ni siquiera tomando en cuenta la presión de la sangre. Esto no suele hacerse ahora. Hoy existe una variedad de excelentes medicamentos. Y ahora, en la gestación, cuando vienen con presión alta, tanto la mujer como el bebé, ¿qué se hace?, se inyecta sulfato de magnesio directo a la vena. Y, entonces, alrededor de 100 años hemos estado usando sales de Epson, sin percatarnos que era magnesio, el cual causaba la dilatación de los vasos sanguíneos compactos, de tal forma que la presión bajaba. Esta es la medicina folklórica que viene al rescate del mundo de ahora.

 

BA: Bueno, tú sabes que las sales de Epson fueron descubiertas en Inglaterra. Allí, básicamente la gente se sumerge en baños de tina con sales de Epson, que es como estar en el Mar Muerto. Hay una alta concentración de sulfato de magnesio. El cuerpo empieza a sentirse abrigado y también muy relajado. Entonces, el magnesio no solo tiene buenos efectos sobre el cuerpo, sino también alivia y relaja el cerebro y el sistema neurológico central. Se sabe que modula además los neurotransmisores y que controla su actividad porque cuando tienes más magnesio te sientes más relajado. Hoy en día, la gente se ha vuelto muy depresiva y, por ello, consume muchos antidepresivos. Los médicos no recetan a los pacientes magnesio para contrarrestar esa depresión. La gente incluso no duerme bien de noche y el magnesio es un somnífero muy bueno. Cuando la gente sufre de insomnio e ingiere magnesio, se empieza a relajar y el cuerpo también. Mucha gente toma estos baños para sentir los efectos maravillosos de este mineral.

 

GD: En la escuela de medicina tuve un maestro de medicina complementaria y alternativa que hablaba del magnesio pero, eso no es realmente complementario, debería estar en el centro de la me-dicina. Hice una maestría en Bioquímica y también otra en Salud Pública. Debido a ello me interesé por los estudios del Dr. Norman Krechman, que es uno de los principales pediatras en Cornell y que investigaba acerca del metabolismo de los neonatos. Asimismo, me involucré en Nutrición y entré con todo a la problemática de por qué las cosas deberían funcionar o no en una base de moléculas. Todo esto me dio una idea cabal de lo que el cuerpo hace y del porqué una persona debe suplementar cuando está consumiendo diuréticos y, por lo tanto, perdiendo potasio y magnesio, provocando irregularidades en el corazón. Creo que es hora de hablar de los diuréticos.

 

BA: Has mencionado algo muy importante. En este país usamos diuréticos hace alrededor de 40 o 45 años y son llamados "la píldora de agua". Hacen eliminar líquido del cuerpo en una cantidad excesiva y, desafortunadamente, uno no solo expulsa potasio, sino también magnesio. Pero lo interesante aquí son aquellos individuos que reponen su cuerpo con magnesio. Pueden tomar todo el potasio que quieran, pero nunca repondrán el potasio. En cambio, el magnesio es necesario para reponer el potasio porque éste trabaja en una enzima en la memoria de las células, lo cual permite que el potasio se restituya en las células.

 

GD: Esta es una información sumamente importante porque estoy seguro que toda la gente que toma diuréticos para deshacerse del agua termina sintiéndose muy mal. Tengo pacientes que vienen a mi consulta después de haber ido donde su médico y me dicen: "Estoy respirando lento, mis piernas están débiles y me siento decaído, con muchos calambres musculares, particularmente por la noche".

BA: Bueno, la gente que presenta estos síntomas debe tomar de 300 a 600 miligramos de magnesio al día como suplemento. Se sentirán bien, quizás ya no tengan más calambres y sus malestares disminuirán.

 

GD: El otro día un amigo me llamó y me dijo: Gerald, no puedo nadar como lo hacía antes. Entonces le dije: Bien, déjame decirte algo. Antes de tomar cualquier medicina para tu daño muscular, anda a una de esas tiendas naturistas y cómprate un suplemento de magnesio de 300 miligramos o más. Toma calcio y magnesio con la proporción de 2 x 1. Es decir, si tomas 1,000mg de calcio asegúrate de tomar por lo menos 500mg de magnesio. Y eso fue lo que hizo. Después de un par de semanas regresó y me dijo: Estoy nadando cada vez mejor.

 

BA: La gente no se da cuenta que cosas tan sorprendentes como estas pasan. Los corredores de maratón ingieren varios tipos de bebidas con suplementos de magnesio, pues con el esfuerzo que tienen los músculos pierden este mineral a través de la orina. Cuanto menos magnesio repongan tendrán menos estamina, que es necesaria para mantener la fortaleza al volver a correr.

 

GD: ¿Pero tú sabes lo que es aún más aterrador? Que aquellos corredores que están perdiendo magnesio, están perdiendo también la regulación del corazón. Por este motivo la persona puede morir durante una carrera, o haciendo deporte. Lo curioso es que al hacerle una autopsia a una de estas personas fallecidas todas sus arterias están bellamente limpias.

 

BA: Sin lípidos, ni grasa, ni nada. Esto es muy simple. Si tú le practicas la autopsia a una persona de estas, no hay grasa, no hay plaquetas, ni coagulación. 40 a 60% de estos corazones tiene de-ficiencia de un solo mineral: magnesio, con una deficiencia de 20 al 30 por ciento, y en las arterias coronarias, una deficiencia, precisamente, de 40 a 60% de magnesio. A pesar de ello, hoy en día, es muy difícil hacerles comprender lo evidente a muchos cardiólogos y médicos generales. Hay investigaciones al respecto que han sido publicadas hace 25 años y han sido confirmadas y reconfirmadas, pero la gente aún lo sigue ignorando. Tenemos que preguntarnos ¿por qué ignoramos una investigación tan importante? Yo creo que la respuesta es sencilla y todos la saben.

 

El magnesio no puede ser ostentado, y por eso las compañías farmacéuticas no están interesadas en difundir el uso del magnesio, pues no te sirve para hacer dinero, ya que uno puede ir a una tienda naturista, a la farmacia de la esquina, o a un restaurante de comida natural y compras un frasco de 250 o 300mg de este por tableta y a tres dólares. No hay dinero para ganar ahí. Ese es el problema. Por ejemplo, tomas un medicamento para un problema cardiaco, uno para bajar la presión sanguínea. Si mezclas ello con magnesio, pronto no necesitarás más de ese medicamento, solo tendrás que usar magnesio. No solo estarás mejorando, sino también te darás cuenta de cuánto dinero estarás ahorrando en este proceso.

 

GD: Bueno, creo que el Dr. McCollum descubrió que se pueden tratar pacientes con vitaminas del grupo B. Le dijeron que estaba loco. Él se defendió diciendo que producían medicamentos para bajar el colesterol en vez de dar vitamina B6, B12 y ácido fólico que transforman el aminoácido y no dañan las arterias. Pareciera como si lucháramos contra la prevención, aprendemos en la escuela de medicina sobre las enfermedades, pero obviamos aprender cómo podemos prevenirlas.

 

BA: Realmente no me gusta decir esto, pero, con las enfermedades se puede hacer dinero. Las compañías no quieren perder tantos años de investigación solo para prevenir enfermedades. Sin embargo, ¿sabes cuánto dinero ahorraríamos si hiciéramos esto?

 

GD: Por supuesto. Yo hice la tesis de mi maestría acerca de la vitamina B6 (piridoxina), una vitamina muy importante.

 

BA: Absolutamente.

 

GD: Felizmente aún hay médicos que les hablan a sus pacientes acerca de la vitamina B6, útil para los diabéticos, en casos de desórdenes del metabolismo, de enfermedades cardiacas, de hipertensión. Leí un artículo titulado "Tome B6 o enférmese". Realmente un buen título. Creo que esta vitamina tiene un papel importante en el organismo. Cuando estaba haciendo mi maestría, me di cuenta que se había escrito mucho sobre este tema desde años atrás, pero aun así no la recetan.

 

BA: Te tendrías que preguntar también si se puede hacer mucho dinero con la B6. Yo creo que prefieren que la gente se enferme.

 

GD: Algunas de tus investigaciones hacen referencia de la importante necesidad del magnesio como suplemento. ¿Cómo saber si hay carencia de este mineral en el organismo?

 

BA: Creo que el asunto es cómo medir el magnesio. Las personas dicen: doctor, creo tener una deficiencia de magnesio. El doctor va y le mide el nivel del mismo. El problema es que él mide el nivel de magnesio en la sangre y está biológicamente activo, como fosfatos, sulfatos, etc. Pero, es el magnesio libre, el único que está biológicamente activo. Hasta 1988, hace más de 30 años, nadie era capaz de medir el magnesio libre. Mi esposa y yo estuvimos interesados en diseñar alguna forma de medir el nivel de magnesio libre, como lo hacíamos con el calcio. Ahora podemos medirlo, y por eso estamos muy seguros de que muchas enfermedades cardiovasculares están relacionadas con los bajos niveles de mag-nesio libre. Si se mide todo el magnesio, estaremos totalmente equivocados. Los médicos les dicen a sus pacientes: "Oiga, su nivel de magnesio está bien" o "Pedro, lo siento, pero estás bien. ¿Quién dijo tal locura de que estás deficiente de esto?". Y es que estos médicos no saben medir el magnesio libre, ese es el problema. Ahora, con el nuevo test que mi esposa ha desarrollado, podemos diagnosticar enfermedades, y somos capaces de tratar a muchos pacientes y restablecer los niveles normales de este mineral. Creo que el mejor ejemplo que tú conoces, son los casos de dolores de cabeza. ¿Sabes que tenemos de 28 a 30 millones de casos de migraña en este país? Sugerimos hace años, más de 20, que la deficiencia de magnesio podría ser un importante factor en los dolores de cabeza emocionales. Hace unos días me reí debido a que Lancet, una de las revistas médicas estadounidenses más importantes, que sale cada semana, publicó un artículo muy brillante sobre la migraña, pero sin ninguna mención sobre la importancia del magnesio para este caso. Ni una palabra. 25 años atrás propusimos que el magnesio era un factor determinante. Nosotros, examinando aproximadamente entre 2 a 3 mil pacientes, nos dimos cuenta que el 65% de los que sufren de migraña tienen deficiencia de magnesio, pero si les mides el total de magnesio de su organismo, no hay cambios. Mira lo que hicimos, tomamos a estos pacientes y les pusimos una inyección intravenosa de magnesio por 15 o 20 minutos. Y estos pacientes superaron los dolores de cabeza, durante 6 meses no hubo más migraña. Ellos no tienen que comprar esas medicinas que cuestan entre 200 o 300 dólares al mes. Volviendo al artículo de Lancet, el reconocido periodista que lo escribió no tomó en cuenta ninguna de las 35 investigaciones a nivel mundial referentes al impacto del magnesio sobre la migraña, ninguna fue mencionada. El solo menciona los medicamentos que promocionan ciertas compañías farmacéuticas.

 

GD: Habría que ver cuánto tiempo le tomó a la profesión médica saber que el Helicobacter pylori causaba úlceras en el estómago. Cuántas cirugías y cuánta gente murió por ignorar que una bacteria las ocasionaba. Fíjate en el equipo de cirujanos que hacen esto, en el costo de dichas operaciones, en la cantidad de gastos en cuidado médico, en el cuidado de la salud, en las pérdidas ocasionadas, en los gastos en el sistema de salud, y todo lo que se necesitaba era un simple antibiótico. Y no es que las revistas médicas no hayan escrito sobre esto. Ahora, hay muchas investigaciones sobre el magnesio. Se ha avanzado bastante. Pero, ¿por qué no se ha transferido ese avance a los pacientes? Se dice que el magnesio es un recurso, que es parte del suelo. Hablemos sobre el magnesio en el agua y el suelo.

 

BA: En 1934, cuando sucedieron las primeras enfermedades causadas por la falta de magnesio en el ganado llamado "grass technic", se analizaron el suelo y el pasto, y se dieron cuenta de que eran pobres en magnesio. Como consecuencia, el ganado sufrió de presión alta, convulsiones y murieron, primero las crías. Entonces, ahora todos los expertos en agricultura y los granjeros inteligentes se aseguran que el suelo tenga magnesio. Andan evaluando el suelo y el pasto, pues los animales son sensibles a la deficiencia, les da convulsiones y mueren. Esto es de gran trascendencia.

 

Para mayor información sobre el magnesio, visite nuestra página web: portal.biendesalud.com

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo