MITOS Y VERDADES SOBRE EL USO DE INSULINA EN PACIENTES DIABÉTICOS

Cuerpo

 

 

Uno de cada 3 pacientes con diabetes en Perú requiere insulina para controlar la enfermedad 1.

 

● El uso de insulinas de segunda generación permite mantener estable los niveles de azúcar en la sangre, disminuye el riesgo de complicaciones derivadas de la enfermedad y, comparado con las insulinas de primera generación, pueden reducir los eventos hipoglucémicos en pacientes diabéticos1.

 

● La diabetes es la quinta causa de muerte en adultos en Perú, según un informe realizado por el MINSA2.

 

Lima, 20 de junio de 2019.- Un estudio reciente de los pacientes del Hospital Cayetano Heredia informó que 1 de cada 3 pacientes con diabetes están bajo tratamiento con insulina1. La insulina es un fármaco eficaz en el control de la enfermedad y la reducción de las complicaciones. Sin embargo, la mayoría de los pacientes, presentan creencias erradas y barreras en el uso correcto de la insulina.

 

Al respecto, los expertos indican que esto correspondería a una falta de conocimiento, temor y mitos entorno al uso de este medicamento, así como una inercia en el sector de salud, muchas veces atribuida a la resistencia del paciente por incluirla en su esquema de tratamiento4. Por tal motivo, se hace un llamado a la población para crear conciencia y promover una mejor educación en el manejo de la enfermedad.

 

En ese sentido, el Dr. Frank Espinoza del área médica de Sanofi Aventis desmiente seis mitos más comunes respecto al uso de la insulina.

 

MITO. “Usar inyectables de insulina significa que estoy muy grave o mi diabetes ha empeorado”. Falso. El uso de insulina puede ser utilizada desde el diagnóstico de la enfermedad, ya que, al no haber un control previo de la condición, lo que hace esta hormona es estabilizar los niveles de glucosa en la sangre. Por el contrario, su uso temprano evita complicaciones a largo plazo como ceguera, daño renal, neuropatía, amputaciones, así como la progresión de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

 

MITO. “Usarla significa que fallé en mi tratamiento”. Falso. La mayoría de los pacientes con diabetes tarde o temprano en la evolución de su enfermedad, sin importar su estado, es posible que necesiten usar insulina, pues el organismo tiende a producir con el tiempo menos insulina o es más resistente a su efecto. En ese caso, su médico le recomendará incluirla en su esquema de tratamiento acompañado de actividad física, alimentación saludable, entre otros.

 

MITO. “La insulina me dejará ciego”. Falso. El tener la glucosa elevada por mucho tiempo, ocasiona daño celular en los ojos, y con el tiempo pérdida de visión; por el contrario, la insulina disminuye eficazmente la glucosa y previene el daño a los ojos.

 

MITO. “Tendré muchos episodios de hipoglucemia (nivel bajo de glucosa en la sangre)”. Falso. Las insulinas de segunda generación reducen significativamente los episodios de hipoglucemias, y según el reciente estudio Bright 5 demostró que el uso de insulinas de segunda generación disminuye los eventos hipoglucémicos en pacientes diabéticos.

 

MITO. “Una vez que use insulina ya no podré dejarla”. Falso. Las insulinas de segunda generación ayudan a bajar los niveles muy altos de glucosa en la sangre, y una vez que el azúcar en la sangre esté en su estado normal, es posible, según la recomendación de su médico tratante, reducir o eliminar el uso de éstas en el tratamiento.

 

MITO. “Inyectarse insulina es muy doloroso”. Falso. En ese sentido, el especialista señala que es muy importante que los pacientes con diabetes cuenten con una asesoría médica que les permita hacer una correcta administración de la insulina. “Actualmente hay dispositivos que tienen agujas tan delgadas que el paciente apenas percibe la aplicación. La tecnología ha avanzado enormemente en este aspecto con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente”, finalizó el experto.

 

Acerca de Sanofi

Sanofi se dedica a apoyar a las personas a través de sus desafíos de salud. Somos una compañía biofarmacéutica global enfocada en la salud humana. Prevenimos enfermedades a través de vacunación, proveemos tratamientos innovadores para combatir el dolor y aliviar el sufrimiento. Apoyamos a los pocos que sufren enfermedades raras y a los millones de personas con enfermedades crónicas a largo plazo.

 

Con más de 100,000 personas en 100 países, Sanofi está transformando la innovación científica en soluciones de atención médica en todo el mundo.

Sanofi, Empowering Life

 

1. Miguel Pinto-Valdivia, Ximena Guevara-Linares, Yvonne Huaylinos-Párraga, Sonia Chía-Gonzales y Helard Manrique-Hurtado. Características clínicas y epidemiológicas de los pacientes adultos con diabetes tipo 2 tratados con insulina en un hospital general de Lima. http://medicinainterna.net.pe/images/REVISTAS/2017/numero_1/articulo_original1.pdf

 

2. Roussel R, et al. Clinical perspectives from the BEGIN and EDITION programmes: 4 Trial-level meta-analyses outcomes with either degludec or glargine 5 300 U/mL vs glargine 100 U/mL in T2DM. Diabetes & Metabolism 2018 Feb 19. pii: S1262-3636(18)30042-9

 

3. Análisis de las causas de mortalidad en el Perú 1986- 2015- Enlace aquí: http://www.dge.gob.pe/portal/docs/asis/Asis_mortalidad.pdf

 

4. Lizarzaburu Robles Juan-Carlos, Vento CF, Torres AH, Zelada CH, Laca FJ, Rivera VK, Valera CJ Mitos sobre la insulina en pacientes con diabetes tipo 2 evaluados en el Hospital Central de la Fuerza aérea del Perú Arch Med Fam 2019; 21 (1).

 

5. More Similarities Than Differences Testing Insulin Glargine 300 Units/mL Versus Insulin Degludec 100 Units/mL in Insulin-Naive Type 2 Diabetes: The Randomized Head-to-Head BRIGHT Trial Julio Rosenstock, Alice Cheng, Robert Ritzel, Zsolt Bosnyak, Christine Devisme,AnnaM.G. Cali, Jochen Sieber, Peter Stella, Xiangling Wang, Juan Frias, RonanRoussel, Geremia B. Bolli Diabetes Care Aug 2018, dc180559; DOI: 10.2337/dc18-0559

 

 

NOTA EDITORIAL: Agradecemos a Sanofi por hacernos llegar esta importante información por medio de la empresa Burson Cohn & Wolfe.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo