¿NECESITAS MÁS MAGNESIO?

Cuerpo

 

Los síntomas de la pobre ingesta de magnesio pueden incluir calambres musculares, tics faciales, falta de sueño y dolor crónico. Entre los muchos síntomas, los problemas cardiovasculares forman parte de la lista, por lo que vale la pena asegurarse de que se recibe suficiente magnesio antes que los signos de la deficiencia puedan ocurrir.

 

Pero, ¿cómo puedes saber si estás ingiriendo suficiente magnesio en tu dieta para que no te falte este nutriente? De acuerdo con estudios realizados a la población sobre la ingesta de magnesio promedio, hay una alta probabilidad de que no se esté tomando las cantidades suficientes de magnesio. Según este estudio, menos del 30 por ciento de los adultos de los Estados Unidos no consumen la cantidad diaria recomendada (RDA) de magnesio. La mayoría recibe solo la mitad que necesita a diario para mantenerse saludable.

 

¿NECESITAS + MAGNESIO?

Para evaluar tu estado de magnesio en el cuerpo, acude a un médico especializado en nutrición y bioquímica, quien tendrá suficiente conocimiento y te realizará las pruebas de laboratorio detalladas del magnesio en tu cuerpo. Sin embargo, las pruebas de magnesio en sangre no son exactas, ya que solo el 1 por ciento de magnesio en el cuerpo se encuentra realmente en la sangre, y solo 0.3 por ciento se encuentra en el suero sanguíneo, por lo que las pruebas de sangre para suero con éxito clínico no puede identificar la deficiencia real de magnesio.

 

Entonces, ¿qué hacer?

Afortunadamente, es posible tener una idea de si tu consumo de magnesio es apropiado haciéndote algunas preguntas acerca de tu estilo de vida, y observando ciertos signos y síntomas en tu organismo asociados a niveles bajos de magnesio.

 

 

Lee los signos que aparecen a continuación y descubre lo que puedes hacer para garantizar el equilibrio de magnesio que te otorgará buena

salud. Si respondes afirmativamente a alguna de las siguientes preguntas, puedes estar seguro de que tu consumo de magnesio es bajo.

 

1. ¿Tomas bebidas gaseosas en forma regular?

La mayoría de gaseosas de color contienen fosfatos. Estas sustancias se unen con el magnesio en el interior del tracto digestivo, lo que hace que no esté disponible para el cuerpo. Así que, incluso si estás comiendo una dieta equilibrada y bebiendo gaseosas con las comidas, estás eliminando el magnesio de tu sistema. El consumo promedio de bebidas carbonatadas hoy es diez veces más de lo que era en 1940. Este aumento tan elevado es responsable tanto de la reducción del magnesio como de la disponibilidad de calcio en tu cuerpo.

 

2. ¿Sueles comer pasteles, tortas, postres u otros alimentos dulces?

El azúcar refinado no solo es carente en magnesio, sino que hace que el cuerpo lo excrete a través de los riñones. En la producción de azúcar refinada, la cual se extrae de la caña de azúcar, se elimina la melaza, separando así el contenido de magnesio y de los demás nutrientes por completo.

 

Y el azúcar no se limita a reducir los niveles de magnesio del cuerpo. Los alimentos dulces son conocidos por los nutricionistas como los "anti-nutrientes". Los dulces suelen reemplazar todo alimento nutritivo en la dieta, especialmente en los niños, lo que resulta en una pérdida neta de magnesio y de otros nutrientes importantes incluido el calcio.

 

Debido a que todos los alimentos requieren vitaminas y minerales con el fin de mantener un equilibrio bioquímico y metabólico, es importante elegir alimentos ricos en nutrientes que se encuentran en los cereales integrales, semillas vegetales y frutos secos. Mientras más dulce y procesado sea un alimento, es más probable que sufras de una deficiencia de magnesio y otros nutrientes vitales.

 

“En un estado deficiente de magnesio, el cuerpo suele retener mayor cantidad de calcio, lo que afecta negativamente a los riñones, vasos sanguíneos y corazón.”

 

 

3. ¿Experimentas estrés o has tenido recientemente una cirugía importante?

Tanto el estrés físico como el emocional pueden ser una causa de la deficiencia de magnesio, y la falta de magnesio tiende a magnificar la reacción de estrés, empeorando el problema. Según los estudios, la secreción de grandes cantidades de adrenalina y el cortisol, resultado de una situación de "lucha o huida" como una reacción frente a un episodio asociado con el estrés y la ansiedad, se asocia a la magnesuria (pérdida de magnesio por la orina).

 

4. ¿Tomas café, té u otras bebidas con cafeína al día?

Los niveles de magnesio en el cuerpo están controlados en gran parte por los riñones, que filtran y eliminan el exceso de minerales y vitaminas, incluido el magnesio. Sin embargo, la cafeína causa que los riñones liberen magnesio extra sin importar la necesidad y el estado en el cual se encuentre el cuerpo. Si consumes bebidas con cafeína como el café, té y gaseosas con regularidad, tu riesgo de deficiencia de magnesio es mayor.

 

5. ¿Tomas un medicamento diurético para el corazón, para el asma, píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo de estrógeno?

Los efectos de ciertas drogas han demostrado reducir los niveles de mag-nesio en el cuerpo mediante la pérdida de magnesio a través de los riñones. Investiga las interacciones de lo que consumes o consulta con un nutricionista.

 

6. ¿Tomas bebidas alcohólicas durante la semana?

El efecto del alcohol sobre los niveles de magnesio es similar al efecto de los diuréticos: se reduce el magnesio disponible para las células aumentando la excreción de magnesio por el riñón. En los estudios clínicos realizados, se encontró deficiencia de magnesio en un 30 por ciento de los alcohólicos. El aumento de consumo de alcohol también afecta al sistema digestivo y cardiovascular, así como la deficiencia de otros micronutrientes y complejo B, los cuales pueden contribuir a bajar más los niveles de magnesio.

 

7. ¿Tomas suplementos de calcio sin suplementos de magnesio o calcio con magnesio en menos de una proporción de 1 a 1?

Los estudios han demostrado que cuando la ingesta de magnesio es baja, los suplementos de calcio pueden reducir la absorción de magnesio y la retención.

 

Y, mientras que los suplementos de calcio pueden tener efectos negativos sobre los niveles de magnesio, tomar suplementos de magnesio mejora realmente la capacidad del cuerpo para utilizar mejor el calcio.

 

Aunque muchos informes sugieren tomar calcio y magnesio en una proporción de 2 a 1, esta cifra es en gran medida arbitraria. La proporción ideal para cualquier individuo puede variar dependiendo de las condiciones actuales, así como los factores de riesgo para la deficiencia. Sin embargo, varios investigadores apoyan el consumo de calcio en una proporción de 1 a 1 con el magnesio para mejorar el soporte óseo y tener un menor riesgo de enfermedad.

 

Según señala la investigadora en terapia con magnesio Dra. Mildred Seelig: "El cuerpo tiende a retener el calcio, cuando existe un consumo deficiente de magnesio. La ingesta extra de calcio en un momento podría provocar un aumento anormal de los niveles de calcio dentro de las células, incluyendo las células del corazón, el cerebro y los vasos sanguíneos (...). Teniendo en cuenta el delicado equilibrio necesario entre el calcio y el magnesio en las células, lo mejor es estar seguro de que la cantidad de magnesio es la adecuada si usted está tomando suplementos de calcio."

 

8 ¿Experimentas cualquiera de los siguientes síntomas: ansiedad, irritabilidad, hiperactividad, dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormido?

 

Estos síntomas pueden ser signos neurológicos de la deficiencia de magnesio. Este mineral es necesario para el equilibrio nervioso y también se asocia con desequilibrios de electrolitos que afectan el sistema nervioso. El bajo consumo de magnesio en la dieta también está asociado a cambios de humor y depresión.

 

9. ¿Experimentas cualquiera de los siguientes síntomas: dolor, espasmos musculares, calambres, fibromialgia, tics faciales, espasmos oculares o movimientos involuntarios en los ojos?

Estos síntomas neuromusculares son algunos de los signos clásicos de un potencial déficit de magnesio. Sin magnesio, nuestros músculos estarían en un constante estado de contracción. El magnesio es un elemento vital para la relajación muscular y, sin él, nuestros músculos estarían en un constante estado de contracción.

 

El calcio, por el contrario, ayuda a que los músculos se contraigan. Como se señala en el libro "El factor magnesio", los dos minerales son "dos caras de una moneda fisiológica, tienen acciones que se oponen y complementan entre sí, funcionando como un solo equipo."

 

El Registro Chvostek y Trousseau son pruebas clínicas de los movimientos musculares involuntarios, y ambos pueden indicar tanto la deficiencia de calcio, de magnesio, o de ambos. De hecho, la deficiencia de magnesio en realidad puede aparecer como la deficiencia de calcio en las pruebas, y una de las primeras recomendaciones sobre la recepción de bajos resultados de las pruebas de calcio es el suplemento de magnesio.

 

10. ¿Respondiste afirmativamente alguna de las peguntas anteriores y tienes 30, 45, 55 o más años de edad?

 

Mientras más edad tenemos, más vulnerables nos volvemos a las consecuencias de una deficiencia de magnesio.

 

Se ha demostrado que el envejecimiento, el estrés, la gestación y las enfermedades aumentan las necesidades de magnesio. Sin embargo, el grupo de los adultos mayores en realidad son los que absorben menos magnesio de las fuentes de alimentos en comparación con los jóvenes. Además, el metabolismo de magnesio puede ser menos eficiente a medida que envejecemos, los cambios en el tracto gastrointestinal y los riñones contribuyen a los adultos mayores a absorber y retener menos magnesio.

 

Si tienes más de 55 años y tu estilo de vida presenta síntomas relacionados con niveles bajos de magnesio, es importante que trates de mejorar su ingesta con alimentos ricos en este mineral como las almendras, el ajonjolí, las algas, los garbanzos, el cacao, la kiwicha, el algarrobo y la leche de cabra a través de tu dieta y tomes adicionalmente una dosis de Magnesol al acostarte.

 

¿QUÉ PUEDES HACER PARA AUMENTAR TU CONSUMO DE MAGNESIO?

Cuanto mayor sea tu consumo de alimentos ricos en magnesio, es más baja la probabilidad de que exista una deficiencia significativa; sin embargo, es un hecho que una baja ingesta de alimentos ricos magnesio a largo plazo puede dejar expuestas a algunas personas a los efectos secundarios más preocupantes de la deficiencia a través de los años.

 

Según la Dra. Carolyn Dean, MD, ND, doctora en medicina y nutrición, autora de 12 libros, entre ellos “Todo sobre el Alzheimer”, y experta en el tratamiento con magnesio señala: "El consumo de magnesio adecuado puede mejorar la salud del corazón, prevenir los accidentes cerebrovasculares y la obesidad; además de mejorar el estado de ánimo y la memoria."

 

Puedes confiar en las fuentes alimenticias de magnesio; sin embargo, para muchas personas, especialmente aquellos con enfermedades y síntomas asociados con niveles bajos de este mineral, los suplementos de magnesio activo como el Magnesol pueden ser el elemento crucial que necesitan para volver a la buena salud.

 

En su libro "El magnesio milagroso", la Dra. Dean señala que nutrirse adecuadamente con magnesio a través de los alimentos es muy difícil: "Estoy convencida de que para obtener suficiente magnesio en la actualidad, usted necesitaría tomar suplementos de este mineral". Por ello, una de las maneras más eficaces para mejorar sus niveles de magnesio es combinando una dieta saludable rica en magnesio con un suplemento de este mineral.

 

En los adultos mayores, la reducción de los niveles de ácido clorhídrico en el sistema digestivo puede ser un factor que dificulte la asimilación de este mineral. Así, los suplementos de ácido clorhídrico pueden ser combinados con el magnesio para combatir este dilema; sin embargo, una opción menos costosa y simple es el uso de suplementos de cloruro de magnesio como el Magnesol. El cloruro de magnesio ha demostrado tener una alta biodisponibilidad, pues proporciona al mismo tiempo el cloruro necesario para una digestión saludable y la absorción de vitaminas y minerales.

 

La Dra. Mildred Seelig, médica e investigadora, ha llamado al magnesio "El guardián silencioso de nuestro corazón y las arterias" y "… necesario para la vida". Y la Dra. Carolyn Dean lo llama "El eslabón perdido para la salud total".

 

Si no has oído hablar mucho del magnesio y su importancia para la buena salud, ahora es el momento de aprender. Y si ya tenías la intención de estudiarlo, ¡ahora es el momento de actuar!

 

Artículo publicado en la edición 7.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo