OTITIS MEDIA, PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO NATURAL

Cuerpo
Dr. José Luis Pérez-Albela
Médico cirujano - Médico naturista
C.M.P. 18164
PERÚ

 

La otitis media aguda es una inflamación del oído medio (generalmente acompañada de infección) que aparece en forma abrupta (en pocas horas) y produce dolor de oído generalmente de un solo lado, sensación de oído tapado (hipoacusia) y fiebre (generalmente en los niños menores de 2 años).  Algunas veces, las otitis están precedidas por un resfrío, sinusitis o aumento de la mucosidad nasal.

 

Habitualmente, el primer síntoma en aparecer es el oído tapado que no se logra destapar con la deglución. Posteriormente aparece el dolor que puede ser leve o muy intenso.

 

Las supuraciones que persisten por más tiempo, generalmente causan daño irreversible a la mucosa del oído y al hueso subyacente, transformándose en un problema crónico. En algunos casos, el oído comienza a supurar, es decir, a emanar un líquido (pus) a través del conducto auditivo. Esto ocurre cuando el tímpano se perfora y libera el líquido infectado del interior del oído medio. Cuando el oído empieza a supurar, el dolor cesa debido a que finaliza la presión sobre el tímpano. Si el tratamiento es exitoso, el tímpano se cierra completamente y los síntomas disminuyen hasta desaparecer en algunos días. El último síntoma en retirarse es la hipoacusia (sensación de oído tapado), que puede llevar hasta 30 días en desaparecer.

 

CAUSAS

Una de las principales causas son las bacterias o virus que ingresan por la nariz o la garganta y que luego ascienden por la trompa de Eustaquio y alcanzan el oído medio, y es más frecuente que esto ocurra cuando la trompa de Eustaquio está inflamada por causa de un resfriado, sinusitis, una infección de garganta, o una crisis de alergia.

 

SÍNTOMAS

Una infección del oído medio produce dolor de oído, la membrana del tímpano se enrojece y en la revisión mediante otoscopia se puede apreciar pus por detrás del tímpano. En algunos casos, el tímpano se rompe y sale pus, la que generalmente permanece en el oído medio, porque la trompa de Eustaquio está inflamada y no permite drenarla. Si el líquido permanece en el oído medio, estamos ante un caso de otitis media con efusión y puede durar un tiempo largo después de pasar el episodio agudo, y estará más propenso a la reagudización de la infección.

 

Otras causas de la otitis media son:

 

Alergias. Algunos estudios han demostrado que algunos alimentos como la leche de vaca, el trigo, la clara de huevo, los productos con maní, la soya, el maíz, las naranjas, los tomates y el pollo producen alergia. También se ha demostrado que las sustancias alérgicas que se transportan por los aires más comunes son el humo del cigarrillo, el polen, la caspa o pelos de los animales, el polvo, el moho, los hongos, el dióxido de azufre, las bacterias y compuestos orgánicos volátiles como el formaldehido, los pesticidas y los herbicidas.

 

Infecciones.  La otitis media infecciosa es causada por los virus o las bacterias que afectan a las células cubriendo la trompa de Eustaquio, la garganta y el oído medio. Cuando se infectan, estas células se hinchan y segregan mucosidad gruesa que puede tapar la trompa de Eustaquio y causar que el líquido y la presión se desarrollen atrás del tímpano. Algunas de las bacterias más comunes que causan esta infección son el Estreptococo pneumoniae, la Hemophilus influenza y la Moraxella catarrhalis. Frecuentemente, las otitis medias son precedidas de 4 a 7 días de infección del tracto respiratorio superior.

 

Obstrucción de las trompas de Eustaquio. Esta obstrucción puede ser el resultado de amígdalas o adenoides inflamados o de problemas que involucran los huesos del cráneo, la articulación mandibular temporal (ubicada en la mandíbula) o la columna cervical.

 

Deficiencia nutricional. Los investigadores han  identificado que los niños con deficiencias de vitamina A, zinc y hierro son más susceptibles a las infecciones respiratorias superiores y de los oídos.

 

PREVENCIÓN

 

  • Evitar utilizar hisopos dentro de la oreja y menos aún  introducirlos dentro del oído.
  • No bañarse ni bucear en forma excesiva; estar sumergido durante mucho tiempo en el agua, favorece la aparición de las otitis, sobre todo, si el agua está sucia o se encuentra contaminada con alguna bacteria.
  • Si se baña en la piscina y ha tenido en algún momento otitis por estar sumergido en ella, puede aplicar un poco de aceite de oliva con un algodón en el oído; esto evitará el exceso de humedad.
  • Al salir del agua intente sacar todo el líquido que pueda haber ingresado a los oídos ladeando la cabeza.

 

REMEDIOS NATURALES

 

  • Aplicar 4 gotas tibias, previamente calentadas en baño maría, de aceite de oliva extra virgen o aceite de almendras dulces o de ajonjolí prensado al frío, tres veces al día.
  • Tomar 1 cápsula de echinacea tres veces al día con una taza de cocimiento de uña de gato.
  • Ingerir 1 tableta de vitamina C de 1000mg tres veces al día con los alimentos.
  • Coloque en un vaso el contenido de 1 sachet de cloruro de magnesio con zinc y agregue el jugo de un limón, luego añada medio vaso de agua. Tome una dosis en ayunas y otra antes de acostarse.

 

26/03/2021

Califícalo

/ 4
Compártelo

Compártelo