PEGAMENTOS BIOLÓGICOS REEMPLAZARÍAN PUNTOS DE SUTURA

Cuerpo

 

 

Las complicaciones de las heridas siguen siendo una causa importante de mortalidad postoperatoria.

 

Aunque la medicina ha avanzado en los últimos años, luego de realizar cirugías pueden surgir complicaciones, especialmente luego de ellas.

 

Un equipo de Laboratorios Federales Suizos de Ciencia y Tecnología de los Materiales (EMPA) y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza) ha desarrollado un pegamento biológico que podría reemplazar a las suturas en las intervenciones quirúrgicas. El estudio detalla la manera en que esta sustancia aprovecha las propiedades adhesivas y hemostáticas de las nanopartículas del óxido de metal para favorecer que la sangre coagule de manera rápida luego de una intervención.

 

Este adhesivo bioactivo para tejidos se compone de hierro y nanopartículas de óxido producidas mediante pirolisis (proceso térmico de degradación de una sustancia realizado con la ausencia de oxígeno). Los especialistas han analizado seis combinaciones diferentes de nanopartículas de sílice y óxido de hierro, a las que denominaron biovidrio. A partir de esta mezcla, analizaron en un intestino delgado la citocompatibilidad, la actividad hemostática y las propiedades adhesivas.

 

La revista científica Nanoscale publicó los resultados de este estudio que reveló que el biovidrio tiene una amplia gama de aplicaciones virtuales en el cuidado de las heridas quirúrgicas y la medicina regenerativa. Las pruebas en laboratorio concluyeron que el biovidrio mostró propiedades pro-coagulantes y adhesivas excepcionalmente fuertes.

 

“Recientemente, se han empleado combinaciones acuosas de sílice y de nanopartículas de óxido de hierro para conectar el tejido biológico sirviendo como una capa adhesiva", explicó Inge Herrmann, investigadora en EMPA y autora principal del estudio. "Abordar el problema de la mala curación de las heridas desde un ángulo nuevo es de gran interés, especialmente con un impacto directo sobre el resultado en la salud de los pacientes".

 

Por otro lado, en Israel, un equipo de Technion está desarrollando un pegamento médico para reemplazar los puntos de sutura en lesiones graves. Se aplica con una pistola de pegamento, y el polímero funciona tanto de manera interna como externa. Es flexible, biodegradable y no es tóxico según afirman los científicos.

 

Las suturas y puntos que se utilizan actualmente para tratar lesiones graves presentan inconvenientes: pueden ser dolorosos, dejan cicatrices, requieren una gran habilidad del médico y, a veces, deben retirarse después de que los tejidos se curan. Las suturas en el intestino, los pulmones o los vasos sanguíneos generalmente tienen fugas y, por lo tanto, requieren un sellador.

 

El pegamento médico que los investigadores han desarrollado es un «dos en uno», tal como lo ha calificado el profesor Boaz Mizrahi, jefe del Laboratorio de Biomateriales del Technion.

 

En la actualidad se están utilizando varios tipos de pegamentos médicos en dermatología, cirugías y otras áreas. La compañía israelí Nanomedic Technologies Ltd., por ejemplo, ha desarrollado un dispositivo médico que dice que puede cubrir quemaduras y otras heridas con nano materiales que imitan el tejido humano y se desprenden una vez que la piel se regenera.

 

Los pegamentos que se usan actualmente para reemplazar las suturas y grapas están limitados por sus propiedades mecánicas y por su toxicidad, por lo que solo pueden utilizarse en la superficie de la piel. Además, el endurecimiento del pegamento traer como consecuencia que el órgano afectado esté menos flexible o que la adhesión no sea lo suficientemente fuerte.

 

Al ser conscientes de estas limitaciones, los investigadores han realizado muchas pruebas para encontrar un pegamento adecuado para diferentes tejidos, que sea flexible y no tóxico. Dicho pegamento también tenía que tener la cualidad de descomponerse en el cuerpo después de que el tejido se fusione.

 

Mizrahi trabajó junto con la estudiante de doctorado Alona Shagan y crearon un “adhesivo tisular muy fuerte y no tóxico que permanece flexible incluso después de la solidificación”. Su estudio fue publicado en la revista Advanced Functional Materials.

 

Derretir el pegamento y adherirlo sobre el tejido dañado se realiza con una pistola de pegamento caliente. La pistola calienta el pegamento justo por encima de la temperatura del cuerpo para no causar quemaduras. Después de aplicar el pegamento, se endurece rápidamente y luego se descompone en unas pocas semanas.

 

El adhesivo también es adecuado para tejidos internos del cuerpo y es cuatro veces más resistente que los adhesivos existentes utilizados para este propósito. Según los investigadores, probado en células y animales de laboratorio, fue eficaz y no tóxico.

 

El uso del polímero para fines médicos ha sido aprobado previamente por la FDA (Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos). “Jugamos con su estructura física para reducir el punto de fusión del polímero, pero sus propiedades químicas siguen siendo las mismas, por lo que no hay necesidad de aprobaciones adicionales de la FDA”, afirmó Mizrahi.

 

El mundo científico cree que este nuevo concepto llevará al desarrollo de dispositivos que reducirán el uso de puntos de sutura, grapas y alfileres, acelerarán el proceso de curación y reducirán las cicatrices.

 

Mizrahi espera que “el producto pueda llegar al mercado en dos o tres años”. La universidad está buscando un socio para comercializar la tecnología, agregó.

 

Parece ser que los adhesivos para tejidos humanos han llegado para quedarse como una alternativa más eficaz que los puntos de suturas y las grapas.

 

 

Fuentes de informacións

judios.org

consalud.es

fayerwayer.com

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo