¿QUÉ ES LA ESCOLIOSIS?

Cuerpo

 

 

La escoliosis es una curvatura hacia un lado de la columna vertebral.

 

Cuando se ve desde atrás, la columna vertebral suele parecer perfectamente recta. La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral generalmente combinada con una rotación de las vértebras. La curvatura lateral de la escoliosis no debe confundirse con las curvas normales anteroposteriores de la columna vertebral que se ven de lado. Aunque un pequeño grado de curvatura lateral no causa ningún problema médico, curvas mayores pueden causar un desequilibrio postural y dar lugar a fatiga muscular y dolor. Las escoliosis más graves pueden interferir con la respiración y dar lugar a artrosis de la columna vertebral (espondilosis).

 

Aproximadamente el 10% de los adolescentes tienen cierto grado de escoliosis, aunque menos de un 1% presentan curvaturas que requieren atención médica más allá del simple control. La escoliosis se encuentra tanto en niños como en niñas, pero una curvatura espinal en una niña es más probable que evolucione hacia una escoliosis. Las niñas suelen requerir tratamiento por escoliosis cinco veces más que los niños. El motivo de estas diferencias no se conoce.

 

CAUSAS Y SÍNTOMAS

Cuatro de cada cinco casos de escoliosis son idiopáticos, lo que significa que la causa es desconocida. Aunque la escoliosis idiopática tiende a presentarse en varios miembros de la misma familia, no se han identificado los genes responsables de la enfermedad. Los niños con escoliosis idiopática parecen, por otro lado, estar completamente sanos, y no tienen otra enfermedad ósea o articular en su vida temprana.

 

La escoliosis no se debe a una mala postura, la dieta o llevar una cartera demasiado cargada exclusivamente en un hombro.

 

La escoliosis idiopática se clasifica de acuerdo con la edad de inicio:

· Infantil. La curvatura aparece antes de los tres años. Este tipo es muy raro en algunos países, pero más frecuente en otros.

 

· Juvenil. La curvatura aparece entre los 3 y los 10 años. Este tipo puede ser equivalente al del adolescente, excepto por la edad de inicio.

 

· Adolescente. La curvatura aparece entre los 10 y los 13 años, cerca del inicio de la pubertad. Este es el tipo más común de escoliosis idiopática.

 

· Adulto. La curvatura empieza después de completarse la maduración física.

 

Se conocen las causas que originan otros tres tipos de escoliosis:

 

· La escoliosis congénita se debe a defectos de nacimiento de la columna vertebral, a menudo asociados con defectos en otros órganos.

 

· La escoliosis neuromuscular se debe a una pérdida del control de los nervios o músculos que soportan la columna vertebral. Las causas más frecuentes de este tipo de escoliosis son la parálisis cerebral y la distrofia muscular.

 

· La escoliosis degenerativa puede estar causada por una degeneración de los discos que separan las vértebras o por una artrosis de la articulación de los músculos que los unen.

 

La escoliosis causa una notable asimetría en el torso cuando se ve desde un punto de vista anteroposterior. El primer signo de escoliosis suele manifestarse cuando el niño está en traje de baño o ropa interior, situación en que parece estar apoyándose sobre una pierna con un hombro más alto que el otro. Una escápula es más prominente que la otra debido a la rotación. En las niñas una mama es más alta que la otra o puede parecer mayor si la rotación la empuja hacia delante.

 

La progresión de la curvatura es mayor durante el crecimiento de la adolescencia. Es más probable que la escoliosis que se inicia temprano, evolucione de forma positiva, a la escoliosis que se inicia más tarde en la pubertad.

 

En la mayoría de países, existen programas de detección precoz de la escoliosis en escolares y adolescentes, llevados a cabo por enfermeras, médicos o maestros.

 

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de escoliosis lo lleva a cabo habitualmente un traumatólogo. Se obtiene una historia clínica completa, con preguntas sobre la historia familiar de escoliosis. La exploración física incluye una determinación del desarrollo puberal en los adolescentes, una exploración neurológica (que puede revelar una causa neuromuscular) y las medidas de la asimetría del tronco. La exploración del tronco se hace con el paciente de pie, inclinado hacia delante y estirado, e incluye tanto una inspección visual como la utilización de dispositivos mecánicos sencillos, concretamente un escoliómetro.

 

Si se detecta una curvatura, pueden solicitarse algunas radiografías para definirla más precisamente. La radiografía se utiliza para documentar la madurez espinal y la simetría pélvica de la cadera, así como la localización, extensión y grado de la curva. La curvatura se define en términos de inicio, final y dirección de progresión, así como por la medición del ángulo conocido como ángulo de Cobb. El ángulo de Cobb se determina proyectando las líneas paralelas de los vértices vertebrales hasta los extremos de la curva; proyecciones perpendiculares desde estas líneas trazan un ángulo de intersección que se mide. Para seguir adecuadamente el proceso de la escoliosis, es importante hacer la proyección desde los mismos puntos de la columna vertebral cada vez. En ocasiones se emplea la resonancia magnética, principalmente para estudiar mejor la situación de la columna vertebral y las raíces nerviosas si se sospecha la existencia de problemas neurológicos.

 

 

TRATAMIENTO

Ejercicio. Aunque es importante para la salud general y la fuerza del organismo, no se ha demostrado que el ejercicio prevenga o disminuya el desarrollo de la escoliosis. No obstante, puede mejorar el dolor de la escoliosis al mantener tonificados los músculos.

 

Nutrición. Una buena nutrición también es importante para la salud general, pero no se ha demostrado que ningún régimen dietético específico permita el control del desarrollo de la escoliosis. En particular los niveles dietéticos de calcio no influyen en la progresión de la escoliosis.

 

Quiropráctica. El tratamiento de la quiropráctica puede aliviar el dolor, pero no puede detener el desarrollo de la escoliosis ni debe ser un sustituto del tratamiento convencional.

 

Acupuntura y Acupresión. también pueden ayudar a reducir el dolor y el malestar, pero no detienen el avance de la escoliosis.

 

Terapias de movimiento. Las terapias del movimiento como el taichi, qigong, danza y yoga mejoran la flexibilidad y son útiles cuando se utilizan junto con terapias de educación del movimiento como el Pilates.

 

PREVENCIÓN

No existe ninguna forma conocida de evitar la aparición de la escoliosis. El desarrollo de la enfermedad solo se puede prevenir mediante corsés o cirugía.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo