RIÑONES, TESOROS DEL CUERPO

Cuerpo

 

 

 

Dr. Patrick Wagner

Doctor en Medicina

Nefrólogo

 

 

Una caminata diaria de una hora protege al riñón contra la insuficiencia renal.

 

Los riñones son órganos complejos que tienen la función de purificar alrededor de 200 litros de sangre en 24 horas. El exceso de agua y desechos de este proceso se depositan constantemente en la vejiga, que luego son eliminados al orinar.

 

 

LA INSUFICIENCIA RENAL VA EN AUMENTO

En nuestro país, se calcula que hay entre 10000 y 12000 pacientes con enfermedad renal crónica. En la actualidad, hay entre 55 y 70 pacientes nuevos con enfermedad renal crónica por cada 100 mil habitantes por año.

 

La insuficiencia renal es una enfermedad crónica en la que uno o ambos riñones empiezan a reducir sus funciones, causando una serie de estragos en el organismo que pueden conducir a la muerte.

 

Existen tres tipos de insuficiencia renal: aguda, crónica y en su fase final.

 

Aguda. El riñón detiene o reduce su funcionamiento repentinamente debido a una enfermedad inesperada, un medicamento o a una condición médica.

 

Crónica. El funcionamiento del riñón disminuye de manera gradual en el transcurso de varios años. El mal funcionamiento es causado, generalmente, por enfermedades como la diabetes, la presión arterial alta no controlada o la inflamación crónica del riñón.

Fase final. Consiste en el deterioro del riñón a tal punto que, si no se inician los tratamientos de diálisis de inmediato, la persona morirá. Por lo general, este es el resultado final de una insuficiencia renal crónica de larga duración, pero en otras ocasiones también es una consecuencia de la insuficiencia renal aguda.

 

 

DIABÉTICOS E HIPERTENSOS

Los pacientes que tienen presión arterial elevada generalmente son diabéticos mal controlados que corren un mayor riesgo de padecer de enfermedades renales. También hay insuficiencia renal crónica en niños, incluso en recién nacidos. Pero es a partir de los 30 y 35 años donde se ve el 70 por ciento de los pacientes con enfermedad renal crónica.

 

Mi experiencia como nefrólogo me ha hecho ver de cerca el impacto que tiene esta enfermedad en la vida de las personas. En muchos casos, los pacientes llegan cuando la enfermedad ya está bastante avanzada, lo que impidiendo que se pueda revertir la situación.

 

A veces esta enfermedad no da síntomas, y cuando estos recién se presentan, generalmente ya es muy tarde para que el tratamiento tenga éxito.

 

 

SÍNTOMAS

Los síntomas principales son digestivos:

 

* Náuseas

* Vómitos

* Diarreas

 

También se presentan síntomas de tipo neurológico:

 

* Dolor de cabeza intenso

* Vértigo o mareos

 

Por lo general, estos síntomas se presentan cuando la enfermedad ya está bastante avanzada y, en muchos casos, se confunden con los de la hipertensión arterial. El 90 por ciento de los pacientes con insuficiencia renal crónica son hipertensos.

 

 

MEJORA TUS HÁBITOS ALIMENTICIOS

Uno de los factores fundamentales que ha contribuido a la propagación de esta enfermedad consiste en la alimentación. Las personas están llevando malos hábitos alimenticios y no hacen ejercicio. Asimismo, hay un exceso de sodio (sal) en la alimentación que no favorece a los riñones. Por otro lado, las grasas animales y las frituras son altamente tóxicas para los riñones. Una buena alimentación es necesaria si se desea mantener los riñones sanos.

 

Es importante ingerir alimentos ricos en omega 3, un ácido graso que protege al riñón, y que lo podemos encontrar en algunos alimentos de mar y también en los aceites vegetales prensados al frío como el aceite de sacha inchi, linaza, oliva, aceite de maíz y de girasol.

 

La obesidad es otro tema muy importante. Evitar verduras y frutas y comer mucha carne resulta perjudicial para nuestros riñones. Lo mismo sucede con el dulce: mucha cantidad es dañino para nuestra salud. Todo esto hace que cada vez más personas sean víctimas de esta enfermedad.

 

 

CONSUMO DE AGUA

Se debe beber mucha agua, excepto en aquellos casos en los que por la enfermedad renal se orine poco y se esté muy hinchado. Para que el orga-nismo funcione correctamente, se deben tomar dos litros y medio al día.

 

Un defecto en el consumo de agua favorece la aparición de enfermedades renales y de infecciones urinarias. Por su parte, el agua contribuye a la eliminación de residuos y evita la formación de piedras en el riñón.

 

Las dietas ricas en grasas y proteínas requieren más líquido para eliminar sus restos metabólicos, ya que estos alimentos contienen menos agua que otros productos. Por eso, si se toman muchos nutrientes de este tipo, es recomendable aumentar el consumo de agua.

 

 

EL AGUA

El riñón es uno de los órganos que más sufre el castigo del actual estilo de vida. Existen muchos factores que producen cálculos renales, piedras, arenillas, etc., y los cólicos nefríticos son muy comunes hoy en día.

 

El agua, sobre todo la bicarbonatada, es uno de los alimentos más recomen-dados para evitar este tipo de patología. La razón es que el bicarbonato

evita la formación de los cálculos renales de ácido úrico, que son los causantes de los cólicos y demás problemas derivados del mal funciona-miento del riñón. Por lo tanto, los propensos a esa enfermedad, vivirán más tranquilos si beben mucha agua de este tipo.

 

 

RECOMENDACIONES

Aconsejo mucha actividad física, tomar agua, comer frutas y verduras, y eliminar totalmente el consumo de gaseosas oscuras.

 

1. Los diabéticos, los hipertensos y las personas que sufren de una enfermedad renal, deben disminuir el consumo de las proteínas animales, fundamentalmente las proteínas de la carne.

 

2. Los pacientes con enfermedades renales deben consumir proteínas de alto valor biológico que dejen pocos sub productos de desecho en el organismo. Por ello, es recomendable ingerir proteínas de origen vegetal, menestras, nueces, semillas y leche de cabra, rica en albúmina.

 

3. Una caminata diaria de una hora protege al riñón contra la insuficiencia renal. No se trata de trotar, sino solo de caminar. Mejora la llegada de sangre al riñón por el esfuerzo físico que se realiza y procesa mayor cantidad de vitamina D por la exposición al sol.

 

4. Las personas con insuficiencia renal son pacientes que tienen presión alta o son diabéticos, y que eliminan proteínas por la orina. Por tal motivo, la orina se vuelve muy espumosa. Levanta espuma como si tuviera detergente. Fijarse en esto es muy importante, ya que la orina espumosa es un primer síntoma de una enfermedad renal.

 

 

MODIFICACIONES MÁS IMPORTANTES EN LA DIETA

Llevar una dieta es fundamental para los enfermos del riñón. Se trata de poner especial atención a las tablas de alimentos donde se indica su composición y el contenido en proteínas, grasas y azúcares.

 

Los alimentos que más hacen laborar a los riñones para su eliminación son las proteínas que se encuentran, sobre todo, en la carne, el pescado y los huevos. Eso sí, tomadas con moderación resultan vitales.

Las personas que tienen alto el colesterol son más propensas a sufrir un problema renal. En caso de insuficiencia renal, una reducción en el consumo de grasas favorece a una lenta evolución de la misma. Algo similar

ocurre con las personas diabéticas, en las que es fundamental una ingestión limitada de azúcares.

 

El potasio también puede llegar a ser perjudicial, ya que contiene sustancias que se eliminan por el riñón, por tanto, se acumulan en la sangre y pueden resultar peligrosas. Estas sustancias aparecen sobre todo en frutas como la naranja, limón, plátano y en los frutos secos.

 

La hipertensión daña una serie de órganos entre los que se encuentran los riñones. Por tanto, es aconsejable reducir el consumo de sal en las comidas, porque tiende a subir la presión arterial y con ello se perjudica a los riñones.

 

 

MAGNESIO: REGULADOR DEL CALCIO

El magnesio protege al riñón hasta cierto punto porque regula los niveles de calcio. Se puede consumir magnesio adecuadamente, no en exceso. El magnesio hace que el organismo pueda utilizar mejor el calcio, y evitar así la hipocalcemia.

 

Las personas con enfermedades renales pueden tomar un sobre de magnesio cada tres días. Lo que sucede es que en la insuficiencia renal baja el calcio en la sangre, y cuando esto sucede se estimula una hormona de la paratiroides que se llama paratohormona, la cual extrae el calcio y hace que se desarrollen alteraciones en los huesos. El magnesio protege al cuerpo contra la deficiencia del calcio mejorando su fijación y la estimulación de la paratohormona.

 

 

 

ARTÍCULO PUBLICADO EN LA EDICIÓN 14.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo