TRATAMIENTOS NATURISTAS MÁS IMPORTANTES

Cuerpo

 

 

Dr. Pablo Saz Peiró

Doctor en Medicina y Cirugía

Médico Naturista

España

 

 

LA HIDROTERAPIA

El pensamiento primitivo ya encontró en el agua un remedio muy eficaz, con el que se podían lograr múltiples mejorías y curaciones. La interpretación moderna valora el agua solamente como portadora de energía calórica, con la que se aportan estímulos calientes y fríos al cuerpo. Estos estímulos producen un amplio espectro de reacciones fisiológicas, de las cuales, las mejor analizadas son aquellas relacionadas con la regulación circulatoria y hormonal. Los estímulos fríos tienen también efectos claros sobre el estado general de nuestro cuerpo.

 

Se suministran baños, lavados y cataplasmas. Estos se realizan en fun-ción de la sensibilidad, la adaptación y familiarización, con diferentes temperaturas del agua, distintas duraciones y en zonas del cuerpo de distinto tamaño; se utiliza sobre todo el agua fría.

 

El primer objetivo es generalmente el “estimulo”, es decir una sensación caliente, agradablemente relajante del cuerpo, lo que produce un aumento reactivo de la circulación de la sangre en la piel. Esto debe producirse al cabo de unos pocos minutos después del estimulo frío. Los tratamientos previos, con calor, sirven frecuentemente solo para poder administrar con más intensidad el posterior tratamiento de frío. La hidroterapia está indicada para el tratamiento sintomático de dolencias agudas, pero sobre todo como una cura de varias semanas o como un elemento regular de la higiene diaria.

 

BALNEOTERAPIA

El tratamiento con baños se realiza en manantiales medicinales naturales de determinados balnearios. En función de las sustancias contenidas predominantes disueltas en el agua, se distingue entre agua de sal común o agua salina, agua de ácido carbónico o acidulada, aguas curativas de azufre, radón, hierro, yodo y otras. También se preparan baños artificiales (con sales de baño, aditivos vegetales o preparación del agua con ácido carbónico). Con frecuencia, también, se efectúan baños de lodo. Los manantiales con una temperatura por encima de los 20°C se conocen como termas.

 

Las sustancias contenidas en los baños desarrollan efectos específicos, por ejemplo sobre el riego sanguíneo en la piel (sobre todo el ácido carbónico), el sistema inmunológico (azufre), el material nucleico de las células (baños de radón) o la regulación vegetativa (baños de sal). Pero al mismo tiempo son interesantes los estímulos más o menos inespecíficos de un manantial curativo sobre el organismo en su conjunto, así como los efectos sobre las funciones circulatorias y renales. En el estado de menor gravedad se produce una relajación general, que influye positivamente en el ánimo.

 

Con frecuencia las aguas medicinales se utilizan para la inhalación (la sal común para las enfermedades infecciosas de las vías respiratorias) y curas hídricas (las aguas sulfurosas para disfunciones del aparato digestivo y en la terapia de eliminación). Generalmente, en el balneario se realizan tratamientos en serie en un periodo de cuatro a seis semanas, y se combinan las medidas balneológicas especificas con distintas medidas adicionales para fomentar la salud.

 

CLIMATOTERAPIA Y HELIOTERAPIA

“Clima” significa las condiciones de vida físicas exteriores de un lugar o de un paisaje. La climatoterapia distingue entre climas relajantes con aire poco alergénico, condiciones de temperatura y de viento compensadas y sin bochornos, así como climas estimulantes; por ejemplo en el mar o en la alta montaña. La sola estancia en estos climas tiene efectos medicinales sobre la salud, pero como medidas adicionales se realizan curas de reposo en ambientes frescos o un entrenamiento físico como la denominada cura del terreno.

 

La helioterapia aprovecha los efectos de los rayos ultravioletas de la luz solar o unos radiadores artificiales de rayos UVA, y al hacerlo se estimula el metabolismo de la vitamina D y la formación de sustancias inmunológicas mediadoras en las células de la piel. Con una correcta dosificación, la exposición solar periódica tiene efectos benignos sobre el metabolismo mineral y de los huesos, sobre la defensa inmunológica en general y sobre la regulación de la circulación.

 

En la medicina marítima (talasoterapia) se aprovechan al mismo tiempo los efectos del clima costeño, de la sal y de la radiación ultravioleta.

 

TERMOTERAPIA

Al contrario de lo relacionado con los estímulos térmicos de la hidroterapia, aquí interesan los efectos del calor y del frío en sí mismos. Estos se transmiten a través de distintas combinaciones reflejas dentro del organismo y por los efectos de la temperatura modificada de los tejidos. Los efectos reflejos se utilizan, sobre todo, en el tratamiento de síndromes de dolor: el calor reduce el estado de tensión de la musculatura, y el calor y el frío frenan la conducción nerviosa de los impulsos de dolor. El exceso de calor de distintos tejidos sirve para estimular procesos infecciosos, con el fin de conducirlos a una curación definitiva.

 

Aparte de los métodos tradicionales, también se utilizan procesos más complejos como electroterapia, tratamiento con ultrasonido y radiación con luz infrarroja.

 

El frío se utiliza para atenuar los procesos infecciosos cuando estos se agudizan (la llamada Crioterapia).

 

ELECTROTERAPIA

Ya en la antigüedad se usaba el pez torpedo (torpedo marmorata) para producir electrochoques en el tratamiento de múltiples enfermedades. A partir del siglo XVII, con el progreso de los conocimientos de la electricidad artificial, se desarrollaron aparatos técnicos para los que se han elaborado ahora indicaciones muy justificadas de la electroterapia. Se emplean sobre todo corriente continua (la llamada galvanización) y corriente alterna con una frecuencia de hasta 200 Hz (terapia de baja frecuencia). Los efectos más importantes se logran por la influencia sobre el sistema nervioso.

 

TERAPIA DEL MOVIMIENTO

En su forma original se apoya en la simple y general actividad física. Su significado clínico ha sido muy discutido en los tiempos modernos, ya que generalmente la costumbre era cuidar a los enfermos y que se esfuercen lo menos posible. El gran cambio en el tratamiento del entrenamiento físico se produjo hace apenas unos 30 años con la rehabilitación activa de los pacientes coronarios (por ejemplo, el estado general después del infarto cardiaco). Desde entonces se han observado efectos positivos sobre casi todos los sistemas orgánicos (especialmente la función cardiovascular, los bronquios y el pulmón). Además la terapia del movimiento tiene efectos positivos sobre las distintas funciones metabólicas (el metabolismo del azúcar y de las grasas), la defensa inmunológica (sensibilidad para las infecciones, los primeros resultados positivos en enfermedades malignas), y los estados psíquicos en los pacientes depresivos y miedosos. La intensidad del entrenamiento se adapta cuidadosamente a la edad y a la capacidad física de cada individuo.

 

En la gimnasia fisioterapéutica se tratan, con métodos muy dife-renciados, las funciones parciales de la regulación nerviosa-motórica y del aparato motor. Requiere un buen diagnóstico de las disfunciones existentes. A menudo es posible descubrir relaciones con otras enfermedades no ortopédicas (por ejemplo, internas).

 

En la medicina manual (osteopatía) se respetan los criterios del diagnóstico y se emplean técnicas de tratamiento, con las cuales se tratan disfunciones específicas de determinadas articulaciones, especialmente en la columna vertebral.

 

De la misma forma, el masaje se concentra en un diagnóstico cuidadoso de los distintos tejidos de la superficie del cuerpo. Las indicaciones típicas consisten en los cambios de la piel y de la zona subcutánea (el llamado masaje de los tejidos blandos) y en la musculatura. Algunos métodos específicos son: el drenaje linfático en edemas, el masaje del colon en disfunciones intestinales y el masaje del periostio en el caso de dolores específicos en relación con cambios del mismo.

 

FITOTERAPIA

La Cooperativa Científica Europea de Fitoterapia (European Scientific Cooperative on Phytotherapy) define los remedios vegetales como “productos utilizados con fines médicos, que como componentes contengan exclusivamente plantas, partes de plantas, productos vegetales o combinaciones de ellos de forma elaborada o no elaborada”.

 

La medicina naturista asume la interesante labor de comprobar y de volver a demostrar un amplio terreno de ideas con tradición, experiencias e indicaciones con los métodos modernos de la investigación clínica. Al hacerlo, se encuentra con la dificultad de que con frecuencia las antiguas enfermedades no corresponden a nuestro moderno sistema nosológico (ciencia que tiene por objeto describir, explicar, diferenciar y clasificar la amplia variedad de enfermedades y procesos patológicos existentes). Los tratamientos más antiguos se basan en conceptos teóricos que son ajenos a la medicina actual. Algo similar ocurre cuando se quiere comprobar o adoptar nuevos preparados vegetales de la medicina de otras culturas.

 

La fitoterapia debe compararse con las posibilidades terapéuticas de la farmacología moderna. Siempre se trata también del problema de la “planta completa”, o de una sustancia individual para aislar, a la cual se le atribuye todo el efecto de una planta. En parte estas sustancias activas se han encontrado realmente, pero, en la mayoría de los casos, la planta completa tiene una mayor importancia que sus partes individuales.

 

Además del control farmacológico clásico y de la corrección de detalles funcionales bien definidos, un punto clave de la fitoterapia consiste en la “reconversión” global y el tratamiento de la “constitución” en el sentido de una terapia preventiva.

 

Los productos fitoterapéuticos están disponibles para dolencias simples, en las cuales la terapia con medicamentos sintéticos no es rentable (por ejemplo, la relación beneficio-riesgo). Los efectos no deseados son poco frecuentes, de manera que los fitofármacos se utilizan preferentemente también en enfermedades de larga duración. Pero, también, muchas veces se utilizan a corto plazo por algunas semanas.

 

TERAPIA DE LA ALIMENTACIÓN

La parte de la medicina académica más ubicada en la prevención, brinda consejos orientados a la higiene en general, también denominada terapia del orden. Informa sobre el significado y el contenido de los componentes dietéticos importantes (oligoelementos, vitaminas, aminoácidos esenciales, etc.), la calidad y el contenido de distintas grasas e hidratos de carbono, así como proteínas. Al hacerlo se tienen en cuenta nuevos resultados de los estudios epidemiológicos, que hacen mención a la importancia de la alimentación en la creación de disfunciones metabólicas y enfermedades circulatorias, pero también en la aparición de enfermedades cancerígenas y del sistema inmunológico en general.

 

La medicina naturista detallada se ocupa además de la “calidad” de los alimentos. Para ello, busca en los fundamentos históricos y en la medicina humoral, y encuentra ideas en la medicina de otras culturas.

 

Finalmente, la terapia de la alimentación trata también del propio sistema intestinal, el cual, probablemente, puede ser la causa de otras enfermedades. Por ello una dieta bien seleccionada es una terapia básica en muchas enfermedades fuera del aparato digestivo. Algunos tratamientos importantes se basan en diferentes programas dietéticos y muchas veces en el ayuno terapéutico.

 

PSICOTERAPIA ORIENTADA AL CUERPO

En parte, se podría hablar también de una terapia del cuerpo orientada a la psique, pero generalmente las dos interpretaciones son igualmente relevantes. Se trata de técnicas, en las que los procesos físicos deben ejercer una influencia positiva sobre lo anímico, y los procesos anímicos sobre los físicos (el cuerpo). Muchas veces se mejora o se vuelve a establecer así la relación y el equilibrio entre el cuerpo y el espíritu, e incluso la identidad. El hombre se vuelve a encontrar a gusto dentro de su cuerpo, se experimenta a sí mismo de mejor forma, y muchas veces consigue una mejor relación con las personas que lo rodean.

 

La psicoterapia orientada al cuerpo se ha convertido en un elemento muy importante para dominar el estrés. Es fundamental para la relajación en general y el autoconocimiento.

 

Entre los métodos orientados al cuerpo (por ejemplo, la terapia de la respiración) se incluye la meditación y con ellos se vive de manera más intensa los elementos de la actividad física (la inspiración y la expiración, el movimiento, el habla, etc.). Al hacerlo se toma conciencia de los problemas anímicos y de las inhibiciones, que se procesan también verbalmente.

 

En los métodos orientados hacia lo anímico (el entrenamiento autógeno entre otros), se emplean elementos de meditación que después pueden admitir o estimular también procesos físicos.

 

Otras técnicas importantes son los diferentes métodos de relajación de la fisioterapia. Entre ellos tenemos la relajación progresiva, según E. Jacobson; la relajación funcional de M. Fucks; la terapia concentrativa del movimiento de E. Gindler; el concepto de la pedagogía del movi-miento de Feldenkrais; el análisis bioenergético, según Reich y Lowen; el Yoga de las tradiciones hindúes; el Qi-Gong de la tradición china y la euritmia curativa de la medicina antroposófica.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo