ECLIPSE DE SUPERLUNA Y LUNA DE SANGRE SE JUNTAN EN UN ESPECTÁCULO POCO USUAL PARA LOS HABITANTES DE LA TIERRA

ECO

Además de tratarse del primer eclipse de este año, también tuvo lugar uno de los fenómenos astronómicos más inusuales, la luna pasó por dos fases más: La “Superluna” y la “Luna de sangre”. Lo extraordinario de este evento es que ambas fases sucedieron al mismo tiempo.

 

Ahora explicaremos brevemente cada uno de ellos:

Eclipse de “Luna de sangre”: sucede cuando nuestro satélite natural pasa a través de la sombra de la Tierra y, como consecuencia, la luna se torna más oscura para luego ir tomando un color rojizo, oxidado, o como algunos prefieren llamarlo más dramáticamente: color sangre. La Tierra dispersa su propia luz azul y verde dejando paso solo a la luz roja.

 

“Superluna”: se le denomina así porque se puede observar en un tamaño mucho más grande y brillante que el habitual, y esto ocurre debido a que la luna alcanza su posición más cercana a nuestro planeta, es decir, se encuentra en el 90% de su perigeo (punto más cercano a nuestro planeta).

 

La combinación de estos dos fenómenos naturales ha sido bautizada como “Superluna de Sangre de Lobo”.

 

Aquí les mostramos algunas fotos tomadas en Miami por nuestra colaboradora Giovanna Zanelli quien generosamente las envió a nuestra redacción para compartirlas con nuestros lectores.

 

Sabemos que ya se están publicando fotos extraordinarias tomadas desde los mejores telescopios en el mundo, pero para nosotros estas fotos son especiales y de gran valor porque fueron tomadas por una persona como cualquiera de nosotros y no por científicos ni especialistas en el tema.

 

Desde su hogar en Miami, Giovanna tomó estas fotos donde se aprecia el eclipse y la luna de sangre. En Lima, lamentablemente, no pudimos observar muy claro el fenómeno debido al cielo nublado que impera en nuestra ciudad.

 

Le pedimos a Giovanna que nos contara su experiencia cuando apreció nítidamente este extraordinario evento, y nos dijo lo que sigue: “Lo observé desde la terraza de mi hogar, lo primero que les diré es que a pesar del calor que siempre hace en Miami, el ambiente se puso bastante frío pero agradable, se sentía una energía diferente que no puedo explicar. Realmente aunque las palabras se quedan cortas para describirlo, cuando la luna empezó a tomar la coloración rojiza, me sentí reflejada en ella, pensé que el ser humano con sus cambios y transformaciones era un símil de lo que estaba observando. Sentí una total conexión con el universo confirmando una vez más que la creación de Dios es maravillosa”.

 

Quizás Giovanna, quien se desempeña como directora de su propio nido, compartirá esta experiencia con sus pequeños alumnos para enseñarles a valorar y disfrutar de las maravillas del universo.

 

 

       

 

Créditos de las fotos:

Giovanna Zanelli

Miami – Florida

Estados Unidos

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo