ECOALDEAS

ECO

 

 

Las actividades de las ecoaldeas están integradas al mundo natural de manera que no dañen su entorno. En estos asentamientos sustentables, que pueden estar en zonas rurales o urbanas, se respetan y restauran las maneras de utilizar los cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire en la naturaleza.

 

Las ecoaldeas nos brindan la oportunidad de volver a nuestras raíces y a la sabiduría ancestral que se ha ido perdiendo porque valora todos los aspectos de la vida. Los aspectos ecológicos y espirituales también son muy importantes para los que desean vivir en un espacio ecológico y común.

 

En su mayoría, los ecoaldeanos son personas que están decepcionados de la calidad de vida que ofrecen las grandes ciudades y de la falta de ética de la sociedad hacia el medio ambiente, por lo cual deciden vivir comunitariamente en un lugar donde se respeta toda forma de vida.

 

Una de sus propuestas es buscar un equilibrio de vida entre los seres humanos y la naturaleza, y para concretarlo se contemplan la vivienda, el alimento, las labores, el desarrollo social y el descanso de manera equilibrada. En pocas palabras, se busca puntualizar y cambiar el pensamiento de que el ser humano debe dominar a la naturaleza, por el de vivir en equilibrio con ella.

 

VIVIR EN EQUILIBRIO ENTRE EL MUNDO Y LA NATURALEZA

Las personas que viven en las ecoaldeas no rechazan la tecnología, pero promueven su uso de una manera sostenible, es decir, tratan de construir asentamientos que satisfagan los requerimientos de la comunidad dentro de un espacio que brinde una buena calidad de vida sin tomar de la naturaleza más de lo que se le puede devolver.

 

En el aspecto económico, estos asentamientos tienen como meta y responsabilidad buscar la manera de la desarrollar un sistema de sustentabilidad para el desenvolvimiento humano, partiendo del principio de la equidad y de la no explotación de las personas, animales o plantas.

 

El sistema político es otro punto base, es decir, se deben establecer desde un principio las normas de cómo se tomarán y se cumplirán las decisiones comunitarias. Cada aldea buscará la manera que más le convenga, pero el concepto principal es el de “comunidad” que significa “unidad común”.

 

Finalmente, hay que entender que aún no existe un modelo ideal de ecoaldea, pero paso a paso y con el ejemplo de las diferentes comunidades, ya están demostrando que sí se puede llevar a la práctica este modelo de vida sustentable.

 

REALIDADES CONCRETAS

Muchos creen que las ecoaldeas son una utopía, pero esta idea nació en los años 60, y en esa misma década aparecen las primeras comunidades basadas en un profundo respeto por la naturaleza y la sustentabilidad económica.

 

Existen muchas ecoaldeas en el planeta creadas en base al esfuerzo y la constancia de sus habitantes. En el mundo contamos con ecoaldeas a diferente escala en países como Chile, Argentina, México, Sudáfrica, India y Sri Lanka, las cuales han alcanzado la sustentabilidad alimentaria, confirmando así la teoría de que una vez equilibrado el ecosistema, se asegura su propia sustentabilidad.

 

 

IMPORTANCIA DE LAS ECOALDEAS

Son importantes porque ofrecen la oportunidad de hacer lo necesario para transformar al mundo en un lugar más sano y habitable, tanto para los seres humanos como para todas las criaturas del planeta. Además, establecen un nuevo modelo alternativo al caos que vivimos hoy en día en las ciudades.

 

 

UN MODELO PARA EL MUNDO

Sería sumamente provechoso para el planeta que se formen la mayor cantidad de ecoaldeas tanto en las zonas rurales como en las urbanas cuya suma de labores y esfuerzos signifique un mensaje para los que aún no toman conciencia de que se puede cambiar el materialismo y la insensibilidad hacia el medio ambiente por un modelo amigable que nos dé la oportunidad de vivir en armonía con la naturaleza y todos los seres que la habitan.

 

 

Fuentes de consulta:

ecured.cu

ecohabitar.org

selva.org

mundonuevo.cl

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo