LA SALUD DENTAL DE NUESTRAS MASCOTAS

ECO
Dra. Pamela Pallete Herrera
Médico Veterinaria
C.M.V.P. 9603
PERÚ

 

 

No es tan común pensar que el cuidado que le damos a los dientes y boca de nuestra mascota es tan importantes que pueden tener una gran influencia en los años de vida que esta pueda tener con nosotros.

Tal como los humanos, los perros y gatos acumulan restos de comida entre los dientes generando un ambiente perfecto para el crecimiento de sarro formado por bacterias y una variedad de gérmenes y sales minerales derivadas de la saliva que pueden traer consigo muchas enfermedades. 

Son muy pocas las personas que les lavan los dientes a sus mascotas, y esto puede ser por distintos motivos; muchos no saben de la existencia de productos especiales como pastas dentales y diversos tipos de cepillos según el  tamaño del animalito, geles para la prevención del sarro, juguetes limpiadores, etc. También porque si a las mascotas no se les acostumbró desde pequeños a dejarse manipular la boca y los dientes, puede ser una tarea difícil y hasta peligrosa en algunos casos.


Todo esto causa las llamadas enfermedades periodontales; que si bien es cierto son más comunes en perros que en gatos ( los gatos comúnmente sufren de periodontitis y gingivitis severa relacionadas a enfermedades autoinmunes, leucemia felina, calicivirus, entre otros), pueden llegar a afectar la calidad de vida de nuestra mascota causando halitosis (mal aliento), pérdida de piezas dentales, inflamación severa de encías y por lo tanto dolor y pérdida de apetito, y en los casos más severos puede llegar a generar patologías cardiacas y/o renales ya que la carga bacteriana puede ser tan alta en algunos casos que pasa a través del hueso al torrente sanguíneo causando pericarditis o endocarditis (inflamación de las estructuras cardiacas) o afectando de la misma forma el sistema renal.



Prevención

No debemos caer en el error de que nuestro cachorro por ser un “bebe” no necesita control dental, ya que desde pequeños al hacer cambio de dientes de leche a los 3 o 4 meses en algunos casos pueden conservar estos dientes generando disminución en los espacios o superposición de dientes, aumentando así el acúmulo de placa dental en estas zonas.

Para esta situación la mejor y única opción realmente efectiva es la llamada limpieza o profilaxis dental que se hace con una máquina eléctrica o de ultrasonido, bajo sedación y con toda la precaución que recomienda su médico.  A medida que la mascota va creciendo se puede hacer la limpieza dental cada 6 meses dependiendo de la predisposición que tiene a formar placa dental (hay razas que presentan mayor incidencia como los Yorkshire o Shitzu).  En muchos casos, a veces los dueños por temor a que la anestesia tenga algún efecto dañino para su mascota dejan pasar muchos años antes de hacer el procedimiento y, cuando llegan al consultorio, el estado de la boca de su mascota es realmente grave, lo cual los vuelve más vulnerables al momento de realizar la sedación para la limpieza dental ya que su estado corporal no es óptimo (en estos casos primero se estabiliza al paciente).


Cabe recalcar que el tipo de alimentación también influye en la salud dental, por lo que los alimentos balanceados que necesitan una mayor masticación, disminuyen la cantidad de restos que permanecen en la cavidad bucal.


Es importante que desde pequeños acostumbremos a nuestros cachorros a que se dejen revisar la boca por sus dueños ya que de esta forma se puede tener un mejor control para saber si no aparecen heridas en la boca, las llamadas "aftas", inflamación de encías, dientes en mal estado, acúmulo de placa dental, heridas en el paladar o la lengua (que pueden ser indicios de afecciones renales o hepáticas entre otras).


Recuerden siempre visitar a su veterinario de confianza y tener un control periódico de la salud dental de su engreído para que este sano y con una sonrisa radiante.

 

02/11/2020

 

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo