33 CONSEJOS PARA DESPERTAR EL ALMA

Mente

 

 

 

1

¡No Reacciones! Te hagan lo que te hagan, te digan lo que te digan, te adulen o te agredan, solamente deja fluir y NO reacciones. Así cortarás el Karma que envuelve dicha agresión, y la energía del universo fluirá para tu perfecto bien. ¡Serás compensado!

 

 

2

Practica el desapego en todas sus formas. Todo es temporal, momentáneo. No puedes controlar la desaparición, muerte o extinción de personas u objetos. ¡Aceptar éste hecho te quita un gran peso de encima!

 

 

3

Viaja liviano de equipaje. No te impongas mochilas en la espalda, ni cargues con pesados lastres. Solo acepta llevar lo indispensable en este viaje que se llama Vida.

 

 

4

Perdona a todos. No te envenenes el corazón con odios ni rencores. ¡Aprende a domar a tus dragones! Si guardas rencores el que se daña eres siempre tú mismo, y mientras tanto, el mundo sigue girando y tú te enfermas.

 

 

5

Enamórate de la vida. Ama todo lo que contiene el universo, desde una pequeña oruga hasta un imponente árbol. Sé un apasionado de tu hoy, de tus mañanas, de tus tardes, de tus noches. ¡Ama tu vida!

 

 

6

Toma consciencia de tus actos. Cada paso que des, a cada momento, hazlo desde el Ser, desde la conciencia, no desde el pensamiento que siempre está condicionado por el ego.

 

 

7

Vuélvete “Presencia”, permanece en el aquí y el ahora. Enfoca tu vida en el momento presente como si no tuvieras pasado, ni memoria, como si no tuvieras futuro.

 

 

8

Vive a plenitud, pero recuerda que algún día “morirás”. No lo recuerdes un día, ni una semana, ni una temporada. ¡Recuerda para siempre que morirás! Es inevitable, tu cuerpo físico morirá, así que no te aferres a nada.

 

 

9

Acepta no saber qué pasará mañana. Vuélvete un nuevo SER cada día, renuévate como la vida misma. Quítale el polvo a tus pensamientos viejos y recíclalos. Invéntate de nuevo en cada amanecer. ¿Quién dijo que eres el mismo?

 

 

10

No eres tus pensamientos. Eres ese ser que reside en la intimidad de tu alma, donde eres infinitas posibilidades y versiones de ti mismo. No te limites escogiendo solo una de esas opciones que eres. Sé todas las posibilidades, permanece en un estado de conciencia sin elección.

 

 

11

Que el amor sea tu lema, tu estandarte y tu guía. Qué sea el punto de partida y el de llegada. Pero que sea sobre todo el camino. Vuélvete el amor, renunciando a las mentiras del ego, y abrazando tu alma.

 

 

12

Reconcíliate con tu historia. Es la única forma de curar tus traumas. Es lo que ES. No seas terco tratando de modificar algo que ya ES como es.

 

 

13

Medita. Reza, ora, cuida tus espacios y tu entorno de soledad y de silencio. ¡Vacíate de ti, y llénate de Dios! Aprende a programarte cada noche para tener un día siguiente mágico.

 

 

14

Aún estás vivo. Aún hay tiempo para disfrutar de este maravilloso mundo, encontrar tu camino y la razón por la que estás aquí. No te quejes, no te lamentes, cae arrodillado dando gracias porque estás vivo.

 

 

15

No pienses demasiado. Detén esa mente que escudriña, analiza, revisa y juzga todo. Esos constantes y repetitivos pensamientos, son más de lo mismo, ¿acaso no lo ves? Desde allí, desde esa lucha interior de tu mente, nada cambiará. Tus pensamientos solo te hacen ruido y entretienen, pero no resolverán ni crearán nada. Usa tu cerebro para cosas puntuales como tus labores y aquellas actividades que requieran pensar…El resto del tiempo solo “Sé”.

 

 

16

Elige siempre la salud. En tus alimentos, en tus pensamientos, en tus emociones, en tus relaciones, en tu mirada, en tus acciones, en tus palabras, en todo elige ser sano. Naciste sano, no elijas enfermarte.

 

 

17

Si te encuentras enfermo no te quejes ni te desesperes. Como dijo Facundo Cabral: Si te enfermas solo pueden pasar dos cosas: sanar (y si es así será una nueva oportunidad de aprendizaje) o morir (si eso sucede te liberarás del cuerpo, del dolor, y adquirirás otro cuerpo más más sutil y evolucionado).

 

 

18

Emprende el mejor viaje que puedas realizar. Es el viaje de regreso a ti mismo. Ese viaje que es tu mejor aventura y es también tu conquista y tu legado.

 

 

19

Eres muy importante. Puede ser que seas solo una gota en el océano, pero sin esa gota el océano está incompleto, vacío de ti. Dios te ha creado por algo. Averigua el por qué.

 

 

20

Ayuda a los otros a encontrar su camino. No hay mejor regalo, no hay mejor amor. El servicio es alegría.

 

 

21

Sé feliz en todas las circunstancias de tu vida. Tú no eres tus circunstancias. No te identifiques con tu historia. Regresa a la fuente de la felicidad que es tu alma. Allí vive Dios en ti.

 

 

22

Que tu vida sea un testimonio. Un milagro, un canto de esperanza, un granito de arena, una voz de Amor.

 

 

23

Practica la compasión. La compasión es una virtud poderosa. Si eres compasivo contigo mismo y con los demás habrás avanzado a pasos agigantados en tu evolución espiritual. Debes interesarte en los demás y estar dispuesto a ayudar con los medios que tengan a tu alcance, aunque solo sea con una palabra afectuosa.

 

 

24

Demuestra tu amor con acciones todos los días. Ama a los demás demostrándoles consideración, realizando tareas simples pero importantes para ofrecerles un poco de descanso y felicidad. El amor se demuestra con hechos, no con palabras.

 

 

25

Sé humilde. Recuerda que no eres tu apellido, tu ropa, tu auto, el cargo que desempeñas o el dinero que tienes. Aunque eres un ser único, también compartes la unidad con todos los seres y con el universo.

 

 

26

Mantente paciente, tolerante y sereno frente a las dificultades. La paciencia es la “ciencia de la paz” es confiar con serenidad que finalmente, todo saldrá bien y si sale mal, aprenderás y algo bueno saldrá de ello. La paciencia es esperar con paz, es soportar sin quejas una demora o una situación molesta.

 

 

27

Nadie, ni siquiera la vida te quita nada. Cada cosa que perdiste o que se fue, tiene una razón de ser, te libera para que vayas más ligero de equipaje y para que aprendas lecciones, o simplemente para hacer espacio para que llegue algo mejor.

 

 

28

No temas a la muerte. Comprende que la muerte no existe tal como nos lo han hecho creer o la imaginamos. Lo que llamamos “muerte” es solo un cambio, una mudanza hacia un lugar mucho mejor.

 

 

29

Trata de no sufrir, es una pérdida de tiempo. Elige gozar las cosas simples de la vida como una puesta de sol, escuchar música o el canto de las aves, en vez de lamentarte de lo que “crees” que te falta.

 

 

30

Cuida la naturaleza. El planeta es nuestro hogar, cuídalo para ti y para las generaciones futuras. La naturaleza da sin medida, da todo tú también.

 

 

31

Recuerda que Dios vive en tu corazón. Él puede vivir en cualquier lugar del universo, pero escogió estar dentro de nuestros corazones.

 

 

32

Sé agradecido siempre. Así como puedes tener mil razones para estar triste, tienes más de mil razones para estar agradecido. Si tienes un techo donde cobijarte, comida caliente que te espera en casa, una cama para dormir, eres una persona muy afortunada.

 

 

33

Confía en Dios: Ten fe. No trates de conocer a Dios. Conócete a ti mismo y Dios se revelará en ti.

 

 

 

NOTA EDITORIAL:

Casi la mitad de estos consejos fueron tomados del Portal http://renaceralavida.com, sin embargo, también aparecen en varios sitios de internet sin informar el nombre del autor, el cual a pesar de varias investigaciones aún no hemos podido ubicar; el resto de consejos fueron completados por nuestra redacción.

Califícalo

/ 4
Compártelo

Compártelo