¿CÓMO LOGRAR QUE LOS NIÑOS COLABOREN CON LAS TAREAS DEL HOGAR?

Mente

 

 

 

Muchas veces son motivo de conflictos en la familia, causan estrés y, muy rara vez, el que las realiza se siente recompensado por el esfuerzo. Sin embargo, son una obligación y, para hacerlas más amenas y llevaderas, todos los miembros de la familia deben participar de ellas. De esta forma se pueden conseguir muchos beneficios como tiempo libre para compartir o para descansar. Entre otros beneficios están: liberar el estrés y aliviar tensiones, aprender a ser responsables, fomentar la disciplina y mejorar la convivencia.

 

Los adultos pueden entender e interiorizar todos estos argumentos y razonamientos, pero es común que los niños no estén dispuestos a colaborar en las tareas de la casa. Suelen hacerse pasar por incapaces y esperan que les den todo hecho. Es importante inculcarles desde pequeños y poco a poco esta costumbre. Para conseguirlo, se han elaborado los siguientes consejos:

 

1. La edad ideal para pedirle la colaboración en casa al niño es a partir de los 3 años pues ya entienden, comprenden y pueden ejecutar órdenes. A esta edad se le puede pedir al niño que colabore a la hora del baño desvistiéndose, recogiendo su ropa y llevándola al cesto de ropa sucia, por ejemplo. También podemos ordenarle que recoja sus juguetes.

 

2. A partir de los 4 años, ya se le puede solicitar al niño que se encargue de ordenar su mochila, de poner la mesa y ayudar a regar el jardín con supervisión.

 

3. Entre los 5 y 6 años, los niños ya tienen la capacidad para realizar tareas más complicadas como ayudar en la cocina, realizar la lista de compra de los víveres y hacer la cama.

 

4. A más edad, más responsabilidades. Entrando ya en la adolescencia, los chicos deberían hacer su cama a diario, organizar su escritorio y mantenerlo limpio, lavar los platos sucios, etc.

 

5. El grado de madurez es distinto en cada niño y es sumamente importante que los padres no les ordenen realizar tareas que no puedan lograr, ya que esta situación solo llevará a la frustración y al deterioro de su autoestima.

 

6. Las tareas se deben ir incorporando poco a poco y gradualmente.

 

7. Los padres deben armarse de paciencia. Más de una vez, se romperá un plato o el niño se pondrá la camisa al revés cuando esté aprendiendo a vestirse. Todo esto forma parte de su aprendizaje. Los padres deben reaccionar positivamente y con tranquilidad.

 

8. Reconocer su esfuerzo. Cada vez que el niño realice una tarea, se le debe manifestar un reconocimiento a su esfuerzo y participación. Estos hábitos no se adquieren de la noche a la mañana y es por eso que deben reforzase positivamente.

 

9. Si se niegan a colaborar, lo mejor es que vean que sus acciones tendrán consecuencias negativas.

 

10. La mejor técnica para que colaboren es el ejemplo. Cuando son pequeños, el juego y las canciones también pueden ayudar a interiorizar la tarea asignada.

 

11. Mostrar los beneficios. Los padres deben enseñar los grandes beneficios que se adquieren al realizar estas tareas: la autoestima y la autonomía. Esto lo hará una persona más respetuosa con el espacio de los demás.

 

12. Flexibilidad. Si estuvieran cansados o enojados, se puede ser un poco flexible, pero hasta cierto punto. Siempre existe una prioridad.

 

13. Evitar sermones. Es importante recordar que jamás se debe insultar al niño. Hay que evitar reprochar, sermonear, realizar comparaciones o ser sarcástico.

 

 

14. Brindarles seguridad. Los padres no deben realizar las tareas que han sido asignadas al niño. Lo ideal es que los acompañen y supervisen.

 

15. Asignar tareas. Puede ser de gran ayuda escribir las tareas de cada miembro de la familia en un papelógrafo o pizarra que esté a la vista de todos para que no se les olvide y eviten poner excusas.

 

16. Establecer un tiempo límite. Es la clave para medir el esfuerzo personal y la responsabilidad.

 

Tomando en cuenta estos consejos, el camino para que el niño se responsabilice de las tareas domésticas está abierto. No garantizamos una armonía plena permanente. Estamos hablando de un proceso que toma tiempo y paciencia, pero vale la pena el esfuerzo ya que los resultados son beneficiosos para todos.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo