CONEXIÓN ENTRE LA MENTE Y LAS ENFERMEDADES

Mente

 

 

 

Ing. Eduardo Lagos

PERÚ

 

Estos espectaculares avances en la ciencia de laboratorio y tecnología de visualización, han sido componentes esenciales del desarrollo explosivo de la neurociencia, un campo que se ha convertido rápidamente en uno de los más respetados, emocionantes y promovidos activamente en el campo de la medicina.

 

Dentro de las neurociencias, ha surgido recientemente un área llamada "psiconeuroinmunología" o "neuroinmunomodulación", vinculando las emociones y la enfermedad, algo que no es tan nuevo y que había sido vislumbrado en contextos clínicos por médicos que van desde Galeno a Freud y desde Maimónides a Alexander.

 

La investigación de la expresión emocional en la biología del cerebro comenzó con la labor del neuroanatomista estadounidense James Papez.

 

En 1937, Papez argumentó desde la evidencia anatómica y clínica que un "conjunto de estructuras" en las zonas bajas subcorticales del cerebro constituyen la "base anatómica" y el "mecanismo armonioso" para la elaboración y la expresión de las emociones. Al rechazar la posibilidad de que la emoción es "un producto mágico", Papez insistió en que se trata de un proceso fisiológico que depende de un mecanismo anatómico. Las ideas de Papez fueron promovidas eficazmente por Paul MacLean, médico y neurofisiólogo. En 1949, MacLean propuso una hipótesis de "cerebro visceral", como un sistema anatómico y funcional intermedio entre la corteza "intelectual" y la "descarga" en el hipotálamo. Este sistema era en gran medida responsable de las funciones viscerales y emocionales.

 

En el contexto actual, la interacción del sistema nervioso, endocrino e inmunológico, está siendo considerada seriamente. Este campo representa un novedoso enfoque multidisciplinario en Ciencias Biológicas. Incluso el nombre del campo no se ha resuelto todavía y hay debates en lo que respecta al término apropiado.

 

La ciencia moderna está equipada de herramientas de investigación de gran alcance que hacen que sea factible avanzar rápidamente en este complejo campo multidisciplinario, con el propósito de comprender al organismo como un todo, en lugar de tratar de analizar áreas específicas.

 

Los avances son espectaculares, por cierto, y los nuevos conocimientos adquiridos conllevan a la comprensión de determinadas enfermedades humanas, tales como la enfermedad autoinmune, enfermedades inflamatorias, anomalías nerviosas y endocrinas y la influencia de los factores de comportamiento y del envejecimiento sobre la respuesta inmune y la enfermedad.

 

 

Entendiendo el mensaje del cuerpo

Lo esencial radica en demostrar los logros que se obtienen cuando exploramos nuestra personalidad y nuestra conducta, con la guía de un órgano que es resaltado y asociado a un síntoma, y que de esta forma nos envía un mensaje.

 

Entender este mensaje puede ser el inicio de un camino interesante de auto-terapia y confrontación de errores y dificultades que tendemos a repetir, por ser incapaces de aceptar un mínimo rasgo de carácter que corresponde a un elemento que no quiere desaparecer sin que jamás haya sido reconocido o aceptado.

 

Para la Nueva Medicina Germánica elaborada por el Dr. Hamer y validada en distintas universidades europeas, las enfermedades no son sino programas biológicos perfectamente definidos con un único sentido: la supervivencia del individuo. Esa es la razón por la que, a su juicio, los síntomas no se deben "medicar" sino dejar que se expresen y controlar su sentido biológico.

 

Esta medicina ha sido ampliamente difundida desde 1981, y describe perfectamente las interdependencias biológicas y médicas del organismo vivo como una unidad constituida por el cerebro, el psiquismo y los órganos.

 

Cabe resaltar que reconocer y entender el mensaje puede ir paralelo a cualquier tratamiento médico convencional, homeopático, ayurvédico, etc. Siempre que la persona logre darse cuenta que existe un conflicto con el órgano afectado.

 

Todas las corrientes relacionadas a este enfoque priorizan dos caminos para conectarse con el mensaje del cuerpo. Uno de ellos es reencontrarse con la totalidad interna, dejando surgir la emoción con cada estímulo o sensación que la vida entrega. El otro camino se asemeja más a un diálogo gestáltico con el cuerpo, en la cual la persona necesita ser ayudada por un terapeuta.

 

 

Emociones destructivas

La siempre interesante medicina tradicional china comparte en el campo emocional los efectos devastadores de algunas emociones dañinas. Para ello, fija emociones básicas relacionadas con la función del órgano: la ira, la alegría, la preocupación, la tristeza, el miedo y la vergüenza. Aunque la conexión mente - cuerpo ha sido reconocida, la interacción de las emociones con el cuerpo físico es un aspecto esencial de la medicina tradicional china.

 

Cada órgano tiene una emoción correspondiente, y el desequilibrio de esta emoción puede afectar la función del órgano.

 

Al discutir el aspecto emocional del proceso de la enfermedad, es importante recordar que es normal que experimentemos toda la gama de emociones. Sólo cuando una emoción en particular se experimenta durante un período prolongado o con especial intensidad, se convierte en una fuente de desequilibrio. Evidentemente, es importante para una persona con problemas emocionales severos obtener ayuda profesional. Pero, incluso en estos casos, la terapia es más eficaz cuando se rectifica el desequilibrio del órgano correspondiente usando acupuntura. Si bien es cierto, puede no ser totalmente eficaz en el tratamiento de una dolencia física, casi siempre provoca un estado de tranquilidad emocional.

 

 

Cólera

La ira está asociada con el hígado. Por su naturaleza, la ira hace que el qi (energía vital) se eleve, provocando que la cara y los ojos se tornen rojos, dolores de cabeza y mareos. Esto coincide con el patrón de fuego del hígado ascendente. La ira también puede atacar el bazo, produciendo falta de apetito, indigestión y diarrea (a menudo experimentado por aquellas personas que discuten en la mesa de la cena o comen mientras conducen).

 

En una visión a largo plazo, la ira reprimida o frustración a menudo causa que el qi del hígado se estanque, lo que podría dar lugar a la depresión o los trastornos menstruales. La ira pasa cuando el padecimiento desaparece. Muchas personas se sienten aliviadas al conocer que su ira también tiene una base fisiológica.

 

 

Alegría

La emoción de la alegría está conectada con el corazón. Un trastorno relacionado a la alegría puede parecer desconcertante, ya que la mayoría de la gente quiere tanta alegría en su vida como sea posible. Los trastornos de la emoción no son causados por la felicidad, sino que el desequilibrio proviene de demasiada excitación o estimulación, o bien una repentina noticia que viene como un shock para el sistema.

 

Al evaluar los niveles de estrés, los psicólogos consideran todas las fuentes de estrés, tanto positivas como negativas. Es evidente que la muerte de un cónyuge o la pérdida del empleo es una fuente importante de estrés. Sin embargo, un matrimonio, un ascenso en el empleo, etc., puede ser también una fuente de estrés. Una persona que está constantemente en movimiento, de fiesta en fiesta, y vive una vida de excesos, puede llegar a desarrollar desequilibrios del corazón como palpitaciones, ansiedad e insomnio. Una persona con desequilibrios del corazón también pueden presentar síntomas emocionales, ya que el corazón es el asiento del espíritu (shen).

 

 

Preocupación

Esta es una emoción muy común en nuestra sociedad llena de estrés. La preocupación puede agotar la energía del bazo. Esto puede causar trastornos digestivos y eventualmente conducir a la fatiga crónica:

 

Una persona que se preocupa demasiado "lleva el peso del mundo sobre sus hombros", una buena descripción de cómo una persona se siente cuando su qi del bazo está débil.

 

El exceso de pensamientos o el obsesionarse con un tema también puede agotar el bazo, causando un estancamiento de su qi. Una persona con esta condición puede presentar síntomas como falta de apetito y distensión abdominal después de comer. Con el tiempo, la persona puede desarrollar una tez pálida. Esto a la larga puede afectar el corazón, haciendo que la persona por ejemplo, sueñe con los mismos temas en la noche.

 

 

Tristeza

La tristeza o pesar afecta a los pulmones, produciendo fatiga, falta de aliento, llanto o depresión.

 

 

Miedo

La emoción del miedo está relacionada con los riñones. Esta relación se puede observar fácilmente cuando el miedo extremo hace que una persona orine sin control. En los niños, esto también puede manifestarse con orinarse en la cama. Los psicólogos han vinculado este problema con la inseguridad y la ansiedad. La ansiedad a largo plazo debido a la preocupación por el futuro, puede agotar los riñones llevándolos a una debilidad crónica.

 

 

Vergüenza

Es especialmente debilitante para los riñones y el corazón. La reacción de "lucha o huida" provoca una liberación excesiva de adrenalina de las glándulas suprarrenales que se encuentran en la parte superior de los riñones. Esto hace que el corazón responda con palpitaciones, ansiedad e insomnio.

 

 

LOS PENSAMIENTOS SON ENERGÍA

Experimentos de laboratorio han demostrado de manera repetida que los pensamientos pueden influenciar directamente la tasa de crecimiento en plantas, hongos, y bacterias. William Tiller, médico de la Universidad de Stanford, ha demostrado que los pensamientos pueden afectar instrumentos electrónicos.

 

Además, otros estudios han demostrado que cuando la energía es direccionada intencionalmente, puede impactar en otros, sin importar si están cerca o en algún lugar alrededor del mundo. El efecto es tan característico que se puede medir en un laboratorio a través de la respuesta galvánica de piel, un método altamente sensible que mide los cambios eléctricos en la piel.

 

Imagina cómo te afectan tus propios pensamientos. Todo el mundo tiene algún tipo de conversación interna. ¿Qué te dices a ti mismo? Muchas personas se critican a sí mismas mucho más a menudo de lo que se alaban. La auto-charla negativa puede estar dañándote más de lo que supones.

 

¿Qué pasa con las personas a tu alrededor? ¿Alguna vez te preguntaste si otros pueden percibir lo que sientes por ellos? Los subconscientes de los demás están continuamente detectando las vibraciones de tus pensamientos. ¿Alguna vez te pasó que un amigo dijo exactamente lo que tú estabas pensando? ¿Alguna vez supiste instintivamente quién te estaba por llamar, antes de que el teléfono sonara? Éstas no son coincidencias, sino las evidencias del poder de la energía del pensamiento. Podemos comparar a esta energía con la electricidad. No podemos ver la electricidad pero sí podemos sentirla. La electricidad es incolora e inodora. Es invisible, sin embargo, es obviamente real.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo