EL COVID-19 Y SU INFLUENCIA EN LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Mente

Un estudio al que se hace referencia en la popular revista Psychology Today concluyó que se necesitan en promedio 65 días para que un comportamiento se vuelva automático. Si eso es cierto, es una buena noticia para los líderes empresariales que han pasado los últimos cinco meses dirigiendo sus empresas de formas que nunca hubieran imaginado. La pandemia de COVID-19 es un punto culminante de los negocios habituales y una plataforma de lanzamiento para que las organizaciones se vuelvan virtuales, centradas en lo digital y ágiles, y que lo hagan todo a la velocidad del rayo.

 

Ahora, mientras los líderes miran hacia el próximo año y más allá, se preguntan: ¿Cómo mantenemos este impulso? ¿Cómo tomamos lo mejor de lo que hemos aprendido y lo ponemos en práctica durante la pandemia, y nos aseguramos de que esté integrado en todo lo que hagamos en el futuro? Algunos de Los líderes empresariales dicen que “han logrado en 10 días lo que solía llevarles 10 meses". Ese tipo de velocidad es lo que desencadena una ola de innovación diferente a todo lo que hayamos visto.

 

La crisis ha obligado a todas las empresas a realizar un experimento masivo sobre cómo ser más ágiles, flexibles y rápidos.

Las empresas líderes que están ganando la batalla de la transformación digital hacen muchas cosas bien. Pero hay algunos elementos que realmente se destacan:

 

Velocidad digital. Las empresas líderes simplemente operan más rápido, desde la revisión de estrategias hasta la asignación de recursos. Por ejemplo, reasignan talento y capital cuatro veces más rápido que sus pares.

 

Listo para reinventar. Si bien las empresas necesitan mantener los elementos rentables de su negocio, hacer negocios como siempre, es una postura peligrosa. Las empresas líderes están invirtiendo tanto en mejorar el núcleo de su negocio como en innovación, a menudo aprovechando la tecnología.

 

Todo incluido. Estas empresas no solo toman decisiones más rápido; las decisiones mismas son más audaces. Dos de las áreas más importantes donde brilla este tipo de compromiso son las adquisiciones importantes (los líderes gastan tres veces más que sus pares) y las apuestas de capital (los líderes gastan el doble de lo que gastan sus pares).

 

Decisiones basadas en datos. El camino hacia la recuperación está pavimentado con datos. Los datos proporcionan el combustible para tomar decisiones mejores y más rápidas. Las organizaciones de alto rendimiento tienen tres veces más probabilidades que otras de decir que sus iniciativas de datos y análisis tienen una mayor contribución al EBIT.

 

Seguidores de clientes. Estar "centrado en el cliente" está bien establecido. Pero las presiones y prioridades en competencia significan que el cliente a menudo puede quedar al margen. Las principales empresas que  mantienen un enfoque integral en el cliente (además de las mejoras operativas) pueden generar ganancias económicas mayores.

 

El camino por delante ciertamente tendrá desafíos. Pero también hay mucha esperanza debido a las puertas que puede abrir una estrategia de prioridad digital.

 

Las empresas que están ganando no están realizando mejoras incrementales. Están aprovechando la tecnología para reinventar cómo funciona el negocio y comprometiendo recursos a una escala suficiente para asegurarse de que el cambio se mantenga.

 

“No importa cómo quieran comprar nuestros clientes, podemos estar ahí para ellos. Desarrollamos esta agilidad a través de la pandemia y queremos mantenerla a medida que avanzamos". Gerente de una empresa peruana fabricante de Cemento.

 

Artículo enviado por un colaborador anónimo

 

24/11/2020

 

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo