FENG SHUI EN LA ILUMINACIÓN EN EL HOGAR

Mente

 

La iluminación genera energía chi yang, por lo que tener demasiado iluminado un cuarto hará que la atmósfera sea más dinámica y excitante.

 

Como las ondas luminosas también activan la energía chi de un espacio, la iluminación es muy importante en las áreas que tienen energía chi estancada, por ejemplo, un departamento o una oficina que se encuentre en el sótano, una habitación que tenga muchos ángulos, un lugar que tenga un techo con grandes vigas, o cuartos con techos bajos o en declive.

 

Lo ideal sería que los edificios fueran diseñados con ventanas grandes y claraboyas para permitir la entrada de la mayor cantidad posible de luz natural. De esta forma, la luz artificial sería necesaria solo durante la noche.

 

DIFERENTES TIPOS DE LUCES

Existen muchos tipos y estilos diferentes de luces eléctricas:

Los focos incandescentes emiten un ángulo amplio de luz uniforme, por lo que son buenos para iluminar el hogar en general.  Aumentan la energía chi en un área grande de forma relativamente pareja.  El color de la luz incandescente es sutilmente anaranjado, un color que ayuda a crear una atmósfera cálida y más yin.

 

Los spots concentran la luz en un lugar en particular, lo que es bueno para activar la energía chi en ciertas partes de la casa.  Sirven como elemento decorativo sobre las paredes, el escritorio o la mesa de cocina y, a la vez, permiten que el resto del cuarto tenga luz natural.

 

Las luces halógenas de alto voltaje producen una luz de alta intensidad que es ideal para aumentar el flujo de energía chi en las áreas estancadas. Estas luces son más compactas y, por lo tanto, son fáciles de colocar en los techos. También son lo suficientemente pequeñas para usarse en lámparas sueltas que dan luz hacia arriba o hacia abajo.

 

Los apliques de paredes fomentan un flujo de energía chi más ascendente. Esto es muy útil si el techo de la habitación es bajo o en declive. Si dirigen la luz hacia el techo, harán que éste parezca más alto de lo que es en realidad. Las luces reflejadas en las paredes difunden y esparcen la luz, lo que crea una atmósfera más yin.  Cuanto más claro sea el color de la pared, la luz se reflejará más.

 

Las lámparas de mesa o de pie hacen que el ambiente se vuelva más acogedor e íntimo. Las pantallas hechas de tela o de papel generan una atmósfera más yin, mientras que las de metal generan más energía yang, que es menos relajante.

 

Las luces fluorescentes producen una luz azul más fría que puede crear una atmósfera yang fuerte. Además, estas luces emiten radiaciones electromagnéticas más intensas que pueden aumentar los dolores de cabeza y la fatiga mental. Por ello, evite usar estas luces en sus hogares.

 

LA LUZ DE LAS VELAS

Las velas son la forma de iluminación más yin porque emiten una luz anaranjada suave y no generan ninguna radiación electromagnética.  Traten de utilizarlas cuando quieran crear una atmósfera suave y romántica en su dormitorio, en el comedor o incluso en el cuarto de baño.

 

El color de las velas que escojan también ejerce un efecto significativo sobre la energía chi que genera. Por ejemplo, las velas de color rojo o rosa son buenas si desean crear un ambiente romántico en un cuarto, y el crema es un buen color si quieren crear una atmósfera calmada y tranquila.

 

03/12/2020

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo