HISTORIA DEL YOGA TRADICIONAL

Mente

 

 

 

Claudine Varesi

Profesora certificada de Yoga

Coach co-Activa profesional y miembro de la Federación Internacional de Coaching

 

 

 

Para poder comprender la extensión y profundidad de lo que significa el Yoga es preciso conocer su origen etimológico e histórico. Se cree que la práctica del Yoga comenzó con el alba de la civilización. La ciencia del yoga se originó hace miles de años, mucho antes de que nacieran las primeras religiones o sistemas de creencias que conocemos hoy. El término sánscrito ‘yoga’ puede traducirse como “esfuerzo” o “unión” y aparece por primera vez en el RigVeda, el texto más antiguo de la India. El RigVeda consta de una colección de himnos compuestos alrededor de 4000 A.C., en el antiguo sánscrito védico dedicados a los dioses; es considerado el más antiguo de los cuatro textos conocidos como los Vedas.

 

Antiguamente, la India no existía como un solo país; se le consideraba como una entidad o territorio al que se le denominaba Bharat Varsha. Los pobladores y comunidades que habitaban el subcontinente no tenían la misma etnia, lenguaje ni religión; no adoraban a los mismos dioses. Políticamente, nunca estuvieron unidos. Aun así, la tierra al sur del Himalaya se conocía como Bharat Varsha. El yoga era practicado principalmente por ascetas en los antiguos monasterios de las cuevas del Himalaya, fuente de la mística Shangrila o Shambala. De alguna manera, había un cierto sentido de unidad debido al ethos espiritual común que llevaban en ellos.

 

El ethos espiritual significa que no importa lo que una persona esté haciendo, sea un rey o un campesino, cualquiera que sea la naturaleza de su actividad, solo hay una meta final que es igual para todos: la liberación. En la India, incluso el campesino más sencillo hablará de “Mukti” (liberación en sanscrito). Cada alma es responsable de ello, la importancia primordial es la transformación de la conciencia humana conocida como “Shiva”.

 

El RigVeda habla de Shiva, quien en el nivel más elevado es considerado como el “ser absoluto universal” sin forma, ilimitado, trascendente e inmutable, el Atman fundamental (alma, conciencia) del universo. En la cultura yogui a Shiva también se le conoce como el ‘Adiyogui Shiva’, considerado como el dios patrón del yoga, de la meditación y el arte. Como el avatar de su época, el Adiyogui o primer Yogui, expuso varios tipos de yogas. Según la tradición, estas enseñanzas se originaron en las orillas de Kanti Sarovar, cerca de Kedarnath. Fue allí, en las orillas del lago Kantisarovar en el Himalaya, varios miles de años atrás, donde Adiyogui derramó su profundo conocimiento al legendario Saptarishi o "los siete sabios." Cuenta la tradición que estos siete sabios llevaron esta poderosa ciencia yogui a diferentes partes del mundo, incluyendo Asia, el Medio Oriente, África del Norte y América del Sur. Es interesante saber que los estudiosos modernos han observado y se han maravillado de los estrechos paralelos encontrados entre las culturas antiguas en todo el mundo. Sin embargo, fue en el subcontinente indio que el sistema yogui elaboró su cultura en torno al núcleo de la forma de vida yogui y encontró su expresión más plena.

 

La enseñanza expuesta por el Adiyogui a los Saptarishis, los primeros siete sabios que según los Vedas son los patriarcas de la filosofía Védica, no se refiere a posturas corporales o la retención de la respiración o algo así, no se trata de un ejercicio en particular o de técnicas. El yoga es esencialmente una disciplina espiritual basada en una ciencia sumamente sutil, que se centra en traer la armonía entre la mente y el cuerpo. Adiyogui es una inspiración y un recordatorio de que el yoga es la puerta a la liberación espiritual.

 

En la cultura yogui, a Shiva no se le conoce como a un dios, sino como el Adiyogui... el primer yogui - el primero que puso la semilla del yoga en la mente humana, y que enseñó que el ser humano puede evolucionar más allá de sus limitaciones, si hace la labor necesaria sobre sí mismo. Más allá de las limitaciones definidas de nuestra especie, hay una forma de ser contenido en la “fisicalidad” sin pertenecer a ella, de estar en el mundo, sin pertenecer al mundo. Sea cual sea la dimensión de existencia en la que uno se encuentre, es posible ir más allá; hay otra manera de vivir. La idea surgió por primera vez hace varios miles de años. Esta fue su contribución a la conciencia humana en el planeta. El Adiyogui hizo la contribución más significativa a la conciencia humana, la cual dio lugar a la gloriosa tradición que hoy conocemos como yoga: un arte y una ciencia de la vida.

 

La palabra "Yoga" se deriva de la raíz sánscrita "Yuj", que significa "unirse", "juntar" o "unir". Como muchas de las artes y ciencias profundas, bellas y poderosas, el yoga ha sufrido la pobreza espiritual del mundo moderno; ha sido trivializado, diluido o reducido a clichés. La esencia profunda y eterna del yoga ha sido mal representada y embalada para el beneficio personal de gente inteligente. En manos de algunos, el yoga se ha reducido a la condición de programas de ejercicios. En otros contextos, el yoga ha sido presentado como una religión de culto, dirigida a atraer a "devotos". Semejante neblina de confusión ha sido creada alrededor del claro y puro concepto de yoga, por lo que ahora es necesario redefinir el yoga y aclarar su significado y propósito.

 

El yoga se define como una ciencia, es decir, como una disciplina práctica, metódica y sistemática, o como un conjunto de técnicas que tienen la noble meta de ayudar a los seres humanos a tomar conciencia de su naturaleza más profunda. El objetivo es conocerse y poder cambiar y transformar nuestros patrones de comportamiento y volvernos mejores seres humanos.

 

El yoga no contradice ni interfiere con ninguna religión. Nos ayuda a profundizar en nosotros mismos y puede ser practicado por todos, ya sea que se consideren agnósticos o miembros de una fe particular.

 

A lo largo de la historia, las técnicas yoguis se han practicado en Oriente y Occidente, por lo que sería un error considerar el yoga como una "importación oriental". De hecho, el yoga ayuda a crear un sentido de paz interior, armonía y claridad de la mente. Esto es absolutamente relevante para el mundo de hoy, tanto de Oriente como de Occidente. Dado el ritmo creciente y el conflicto presente en la vida moderna, con todo su estrés resultante, se podría decir que el yoga se ha convertido en una herramienta esencial para la supervivencia, así como para ampliar la creatividad, la paz y la alegría en nuestras vidas. Eso es lo que nos ofrece el camino del yoga.

 

 

 

 

Claudine Varesi – LucidYogi - tiene certificaciones en la instrucción de yoga y terapia yoga e500 y e200 RYT del Yoga Alliance, USA. Ha sido entrenada en Yoga Nidra Avanzado y Meditación bajo la tutela de Swami Jnaneshvara Bharati de la tradición de maestros del Himalaya. Es Coach co-Activa profesional y miembro de la Federación Internacional del Coaching. Su amplia experiencia le permite asistir a clientes y alumnos para que logren descubrir y redefinir sus objetivos de vida con claridad y renovado entusiasmo.

 

 

Las escuelas o grupos que estén interesados en contactatarla pueden hacerlo a través de:

www.lucidyogi.com

Correo : cv@lucidyogi.com – en contacto

Celular : +51 983 662 076 – (En Lima a partir del 20 de setiembre)

Visítenla en FaceBook: LucidYogi

https://www.facebook.com/LucidYogi-680153768713273/

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo