LA EDUCACIÓN FINANCIERA ¿CÓMO CONTROLAR LOS GASTOS DE FIN DE AÑO?

Mente
Abelardo Sierra Contreras
Economista colegiado Mg. en Banca y Finanzas UNMSM Consultor y asesor de empresas y negocios Docente Universitario e investigador PERÚ

 

 

 

La educación financiera, creada en función al entorno en el que una persona se desarrolla, desde su nivel socio económico, forma de actuar, pensar e incluso sus experiencias financieras, la cultura financiera siempre será asumida y ejecutada de manera personalizada e individual. Sin embargo, para comprenderla mejor debemos entender primero, lo que es la Educación Financiera.

 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ha definido a la educación financiera como “La combinación de conciencia, conocimiento, habilidad, actitud y comportamiento necesarios para tomar decisiones financieras robustas e informadas, para finalmente alcanzar un bienestar financiero individual”.

 

Esta definición habla de lograr un bienestar financiero individual, teniendo como principio que el individuo es la base para el desarrollo familiar y por ende de la sociedad. Para ello la Educación Financiera buscará concientizar sobre el buen uso de los recursos con los que cuentan cada persona.

 

En base a ello se deprende las finanzas personales, las cuales se desarrollan en función a cuánta educación financiera se ha recibido; es decir, cuánto se conoce de cómo administrar los recursos con los que las personas cuentan día a día, semana a semana, mes a mes.

 

El Control de los gastos de fin de año

En Economía, hay una simple ecuación matemática que expresa la economía doméstica personal y familiar, de esta forma podremos controlar los gastos navideños y año nuevo, esta ecuación podemos expresarla de la siguiente forma:

 

Ingresos económicos = Consumo + Gastos + Ahorro

 

Paso a explicar cómo funciona esta fórmula:

Los ingresos económicos; es la cantidad de dinero tiene la persona o la familia, producto de ingresos de dinero mensuales como remuneraciones, rentas, sueldos de jubilación, ingresos extras, etc.

 

El consumo; representa la cantidad de desembolso de dinero que la persona o la familia gasta en el sustento diario, y, son esenciales, destinados en la canasta básica de consumo personal o familiar, como cubrir sus necesidades biológicas de alimentación, vestido, medicinas, etc.

 

Los gastos; representan los desembolsos, después de los gastos de consumo. Estos son complementarios a los gastos de consumo. Los cuales son prescindibles, en la medida que no sacrifiquen la salud, la calidad de vida y la felicidad.

 

Conociendo y manejándola, podremos planear nuestros presupuestos y, en consecuencia, podremos controlar los excesos de gastos de fin de año, de esta forma no tendremos la necesidad de pasar momentos difíciles los meses posteriores a las celebraciones de fin de año.

 

El ahorro; es la acción de ahorrar; guardar dinero para el futuro, reservar parte del gasto ordinario o evitar un gasto o consumo mayor. Es la cantidad residual del ingreso, después de los gastos de consumo básico y gastos complementarios y extraordinarios

 

¿Debo usar mi tarjeta de crédito para gastos navideños y de fin de año?

 

La tarjeta de crédito, si se emplea responsablemente y moderadamente, es beneficiosa. Christian Borja, experto en finanzas personal del ABC del BCP, nos explica.

 

Todo alrededor de un presupuesto, las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, para muchos, son símbolos de gastos en exceso, por lo tanto, recurrimos a la tarjeta de crédito. ¿Cuándo debo usarla?

 

Conversamos con Christian Borja, experto en finanzas personales del ABC del BCP, sobre este tema y los errores financieros recurrentes en el mes de diciembre.

 

Para Borja, el presupuesto gira en torno a todo. Teniendo en claro el nivel de ingreso (fijo y variable), descontando los gastos fijos y los ‘hormiga’, se puede tener un balance adecuado.

 

“Los gastos ‘hormiga’ están relacionados al entretenimiento, muchas veces estos pueden terminar haciendo un desbalance de tu presupuesto.” En el mes de diciembre, estos gastos hormiga suelen aumentar por las cenas, desayunos o almuerzos navideños, así como los amigos secretos.

 

“Pueden ser gastos muy poco considerables, por ejemplo, los gastos que tenemos al día como una gaseosa, una galleta que a la larga será un monto considerable”.

 

Dentro del presupuesto, en la parte de los gastos también se debe incluir el pago de aquella deuda que tenemos o el pago en cuotas que realizamos con la tarjeta de crédito. “Restando todo lo mencionado, ahí veré con cuánto es lo que dispongo. Una regla importante es que debería designar el 10% de nuestros ingresos al ahorro.” En consecuencia, podríamos establecer en general una fórmula simple en nuestra economía personal:

 

Ingresos = Consumo + Gastos + Ahorro

100 % = 70 % + 20 % + 10 %

 

Ejemplo 1: Una persona, tiene como ingresos mensuales por S/. 1,200 soles, entonces:

1,200 (100%) = 840 (70%) + 240 (30%) + 120 (10%)

 

Ejemplo 2: Una familia, obtiene como ingresos mensuales por S/. 5,000 soles, entonces:

5,000 (100%) = 3,500 (70%) + 1,000 (20%) + 500 (10%)

 

Reduce cualquier gasto que no tenga impacto o sacrifiquen tu salud, la calidad de vida o la felicidad personal o familiar.

 

¿Cómo hacer un presupuesto doméstico?

Hacer un presupuesto no tiene mucho misterio.

 

Es recomendable hacer un presupuesto anual y luego dividirlo por meses.

 

Con el histórico de gastos reales que tengas (por eso el presupuesto no puede ser lo primero que hagas), puedes calcular el gasto mensual de cada partida en la que has organizado tu gastos (dividiendo los gastos por los meses que se han producido).

 

A partir de ahí, añades aquellos gastos puntuales que tendrás durante el año (regalos de navidad, seguro del coche o viajes, por ejemplo) para tener la visión anual.

 

Una vez tengas lo que «de normal» gastarías, llega el momento de coger las tijeras y ver cuánto y en qué recortar. Es posible que ya no sea necesario al haber reducido los gastos en el paso 2. Entonces, el presupuesto te servirá para controlar que todo va como estaba previsto.

 

En caso de que sí recortes gastos te recomiendo que no se te vaya la mano, y que lo hagas de forma gradual.

 

A manera de conclusión

Nunca olvides que: “puedes reducir cualquier GASTO; pero, que NO afecte la salud, la calidad de vida o la felicidad personal o familiar”.

 

Una educación y cultura financiera adecuadas nos permitirá descubrir formas efectivas e inteligentes para poder administrar nuestros ingresos de dinero personales y familiares, y lograr así el progreso y el bienestar personal y familiar.

 

Cuántas veces hemos escuchado que de dos personas que perciben la misma remuneración, a una nunca le alcanza el dinero mientras que, la otra vive tranquila con lo que tiene. Este es un claro ejemplo que nos grafica sus hábitos, consumos y forma de vida, las cuales le hacen desarrollar a cada persona su educación y cultura financiera.

 

En Economía, hay un comportamiento o fenómeno económico que se da, se refiere a que la persona, “gasta en la medida de sus ingresos; es decir, la persona, cuánto más gana, más gastará”. Por lo tanto, nunca tendrá capacidad de ahorro, siempre estará necesitado de dinero y con problemas económicos.

 

En nuestro país una de las preocupaciones generalizadas siempre será hacer que los indicadores económicos puedan crecer, sean estables y se reflejen en una economía sólida que pueda atraer inversiones que fomenten el desarrollo, lo cual está perfecto; sin embargo, también se deberían redoblar esfuerzos para que las personas puedan tener niveles adecuados de educación financiera, ya que las inversiones (en Economía, el AHORRO = INVERSIÓN) que se tienen actualmente son insuficientes y se olvida que la economía de un país se basa en las personas y las familias.

 

¿En el Perú se imparte educación financiera?, para quienes superamos los veinte años la respuesta lamentablemente es NO. Hace pocos años y aún en muy pocos ámbitos se ha volcado la mirada a este tema y se han iniciado capacitaciones en educación financiera impulsadas en la mayor parte por la iniciativa y proyectos del sector privado que se enfocan y direccionan con mayor énfasis a niños y jóvenes; sin embargo, aún son muy insuficientes para el universo de nuestra población.

 

 

NOTA EDITORIAL: Si desean contactarse con el economista Abelardo Sierra, pueden hacerlo a través de:

Correo: asc_leo@yahoo.es

Celular: 936 344 733 / 999 307 564

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo