LA OPORTUNIDAD DE LAS IMÁGENES

Mente

 

Uno de los aspectos que más define la proyección que una persona realiza sobre el entorno que le rodea, son las imágenes que elige. Los cuadros y las fotografías con los que nos sentimos cómodos son una información muy valiosa sobre las imágenes internas con las que lidiamos.

 

Es muy común ver viviendas de personas que viven solas y les cuesta encontrar pareja estable, cuyas imágenes transmiten esa misma soledad reflejada en fotografías, pinturas e incluso en figuras y esculturas.

 

Lo mismo ocurre con situaciones incómodas familiares en las que se mantienen fotografías e incluso regalos que no apetece tener, pero que por compromiso se mantienen.

 

Existen muchos tipos de proyecciones de este tipo en muchos ámbitos: profesional, creativo e incluso a nivel espiritual.

 

Hay personas que, cuando contemplan a su alrededor su propia realidad interior, el primer impulso es moverse a cambiar su realidad externa cambiando imágenes y objetos que reflejen lo que desean vivir internamente, pero esto es solo la mitad del proceso. Los cambios externos no generan por sí solos cambios internos.

 

Si sientes un reflejo a tu alrededor de tu propia realidad y no te gusta, el primer paso antes de actuar es aceptarlo, reconocerlo y tomar consciencia de tu verdadera realidad.

 

Una vez aceptado, lo ideal es el trabajo interior para crear, un poco más adelante y tras haber integrado el cambio, un nuevo ambiente externo como reflejo de tu nueva realidad.

 

En el caso de no saber o no poder realizar el cambio interno, puedes probar a realizar el externo tratando de crear un ambiente como el que desees experimentar. Eso sí, si optas por esta opción, una vez realices cambios externos, observa lo que ocurre en tu interior. La nueva realidad externa tendrá la capacidad de inspirarte y puede aportarte luz sobre los motivos y las tendencias que recreabas anteriormente. Aprovecha estas primeras inspiraciones para integrarlas y modificar tu mundo interior. De dejarlas para más adelante, puede ocurrir que tu inconsciente se acostumbre a la nueva realidad externa y pierdas la oportunidad que te ofreció tu nuevo entorno.

A. Tarazona

 

 

27/01/2021

 

 

 


 

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo