¿LA PERSONALIDAD PUEDE ALTERARSE?

Mente
Kevin Niezen

 

 

Para responder a la pregunta del título primero es importante explicar que existen distintas personalidades.

 

CARL JUNG Y LA PERSONALIDAD

De acuerdo a la teoría de la personalidad de Carl Jung, las personas pueden caracterizarse, según su actitud general, en los siguientes grupos:

 

- Extrovertidos

- Introvertidos

 

 

Además, existen dos preferencias que se pueden tener de acuerdo a las funciones de la percepción:

 

- Sentir

- Intuir

 

 

Finalmente, existen dos preferencias para las funciones del juicio humano básico:

 

- Pensar

- Sentir

 

 

Primer Criterio

Este criterio muestra una dicotomía entre la extroversión y la introversión, lo cual representa la fuente y la dirección en la que se expresa la energía de una persona. La fuente y dirección de energía

de una persona extrovertida tiene lugar en el mundo externo, mientras que en la introvertida sucede en su interior.

 

 

Segundo criterio

Sentir e intuir representan el método por el cual se puede percibir información. Sentir significa que una persona cree que la información que recibe proviene directamente del mundo externo; mientras que en la intuición la información proviene del mundo interno.

 

 

Tercer criterio

Pensar y sentir representan la manera en que una persona procesa información. En este criterio, el hecho de sentir es más profundo que en el segundo criterio. El sentimiento aquí significa que, como regla básica, una persona toma una decisión basada en sus emociones o en aquello que siente que debe hacer.

 

Pensar, mientras tanto, significa que una persona toma una decisión por medio de la lógica y teniendo en cuenta diversas consideraciones.

 

 

Cuarto criterio

Juzgar y percibir representan la manera en que una persona puede implementar información que ya ha procesado. Juzgar quiere decir que una persona organiza todos los eventos de una manera y se adhiere enteramente al plan. Por otro lado, percibir, significa que una persona se encuentra dispuesta a improvisar o a explorar opciones alternas.

 

Las 16 personalidades Los 16 factores de personalidad se obtuvieron mediante análisis factorial por el psicólogo Raymond Cattell. Esta teoría se aplicó en el Indicador de tipo de Myers-Brigg, creado por Katharine Cook Briggs y su hija Isabel Briggs Myers durante la Segunda Guerra Mundial, y los criterios utilizados también responden a las teorías que Carl Gustav Jung propuso en su trabajo Tipos psicológicos. Este test de personalidad está diseñado para ayudar a una persona a identificar algunas de sus preferencias personales más importantes. Este indicador se utiliza frecuentemente en campos como la pedagogía, capacitación de personal, liderazgo, asesoramiento matrimonial y desarrollo personal.

 

A pesar de que algunos psicólogos académicos han criticado esta teoría y al indicador en la literatura con el argumento de que "no existen suficientes datos que lo avalen”, aquí les dejamos una lista de las 16 personalidades para que ustedes saquen sus propias conclusiones. Supuestamente estas tendencias deben mantenerse en equilibrio para evitar quiebres o distorsiones graves de la personalidad.

 

 

* Arquitecto: Imaginativo y pensador estratégico.

 

* Lógico: Inventor con una sed insaciable por el conocimiento.

 

* Comandante: Líder audaz e imaginativo que busca o crea oportunidades.

 

* Actitud de debate: Inteligente, curioso y con necesidad resolver desafíos intelectuales.

 

* Abogado: Idealista, callado y místico.

 

* Mediador: Poético, amable y altruista.

 

* Protagonista: Carismático e inspirador. Buen comunicador de ideas.

 

* Compañero: Entusiasta, creativo, y siempre encuentra una razón para sonreír.

 

* Logístico: Práctico, con una fuerte tendencia a analizar los hechos.

 

* Defensor: Cálido, empático y lleno de entendimiento.

 

* Ejecutivo: Excelente administrador.

 

* Consultor: Social y popular dentro de un grupo de individuos.

 

* Virtuoso: Experimentan y son capaces de utilizar todo tipo de herramientas.

 

* Aventurero: Flexible y encantador – posee una predilección por el arte y el riesgo.

 

* Emprendedor: Inteligente, perceptivo y social. Tiene una predilección por llevar una vida al límite.

 

* Actitud de entretenimiento: Enérgico, espontáneo y entusiasta.

 

 

¿La personalidad puede alterarse?

Según el psicólogo Francisco Solís, la personalidad de todos los seres humanos es frágil y puede quebrarse con facilidad debido a dos factores cruciales: el mundo externo y el mundo interno.

 

Los seres humanos procesamos cada segundo, muchas veces de manera inconsciente, los eventos que suceden a nuestro alrededor. El peligro yace en que la mayoría de personas prefieren desconocer la manera en que la mente asimila los pensamientos y las emociones.

 

Con el tiempo, los pensamientos y emociones negativos se almacenan y, lentamente al igual que un virus cibernético, empiezan a crear otros pensamientos y, finalmente, a influir en nuestra toma de decisiones y en la forma en que observamos el mundo.

 

El doctor Solís recomienda acudir a terapia para entender mejor los pensamientos y emociones que pueden afectar la personalidad negativamente. Cuando el problema se deja de lado por demasiado tiempo, el proceso de recuperación requiere de un mayor esfuerzo y paciencia.

 

En conclusión y en pocas palabras, la personalidad sí se puede alterar y mostrar variaciones que son, desde un punto de vista psicológico y psiquiátrico, bastante peligrosas. La terapia conductual es una excelente forma para evitar estas alteraciones.

 

Es importante entender que no solo quienes sufren de alteraciones mentales padecen de problemas de personalidad, todos estamos expuestos a este padecimiento, y por eso es necesario estar atentos a nuestra salud mental.

 

 

El Portal Bien de Salud les recomienda acudir a terapia en algún momento porque las emociones juegan un rol muy importante en todos los aspectos de la vida.

 

Es inevitable que a lo largo de la existencia atravesemos vivencias desagradables, y algunas de ellas pueden convertirse en verdaderos traumas que condicionan nuestra manera de pensar y desequilibran nuestra personalidad, convirtiéndose luego en patologías, según la intensidad de estos traumas, que pueden desequilibrar tanto la mente como el cuerpo.

 

Por eso, no es necesario padecer síntomas clínicos para obtener beneficios de una terapia psicológica. Tengamos en cuenta la enorme ventaja personal que representa conocer más acerca de nuestros pensamientos, ideas y emociones. Saber más acerca de cómo funciona nuestra mente y de los aspectos positivos y negativos de nuestra personalidad, nos acerca a conocernos más a nosotros mismos y a relacionarnos de una manera positiva con las personas que nos rodean.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo