LA PROCRASTINACIÓN, UN MAL DE NUESTROS TIEMPOS

Mente

 

 

 

Temprano en la mañana, te levantas decidido a terminar tu proyecto, que ha sido pospuesto por meses. Pero, a medida que avanza el día, no lo haces. Las reuniones, los correos electrónicos y los "incendios" para apagar en el trabajo devoran tu tiempo. Y el proyecto, nuevamente, es para más tarde. Si ésta es una escena común en tu vida diaria, ten cuidado. Posponer tareas que requieren mucha creatividad y que tienen un plazo de entrega largo puede ser peligroso para tu carrera. Después de todo, son los proyectos los que brindan mayor visibilidad y remuneración. Para finalmente poder terminar su tarea, y dejar de postergar, les sugiero revisar estos 5 consejos:

 

1. Establecer algunas restricciones. Establezcan un período fijo (dos horas, por ejemplo), aíslense del ruido, manténganse alejados de los dispositivos conectados: éstas son algunas formas de crear restricciones. Dediquen ese tiempo a su proyecto. La investigación muestra que establecer restricciones ayuda a tener más concentración y energía mental.

 

Uno de estos trabajos fue publicado en 2015 por el Journal of Consumer Research. Ravi Mehta de la Universidad de Illinois y Meng Zhu de la Universidad Johns Hopkins, en el cual investigaron la manera en que el pensamiento sobre la escasez o la abundancia afectaban la creatividad de las personas en lo que respecta a los recursos. Dos grupos tuvieron que idear planes sobre cómo usar creativamente el plástico de burbujas, y el grupo que escribió sobre el crecimiento con escasos recursos ideó los usos más creativos.

 

2. Tener un programa de objetivos y recompensas. Cuando se enfrentan a la escasez, las personas tienden a ser libres de usar los recursos de las maneras menos convencionales.

 

Una fecha límite, incluso si la establecen, los hará avanzar y los motivará para completar la tarea. Pero nada a largo plazo. Demasiados días, semanas o meses son una receta para la dilación.

 

Si es necesario, adopten metas y plazos intermedios. Si necesitan estar motivados para cumplir con los plazos, establezcan un sistema de recompensas para mantenerse en el camino y al ritmo correcto.

 

Recuerden que las recompensas pueden hacer que el trabajo se sienta como una tarea de la que necesitan descansar, por lo que es importante crear recompensas relacionadas con su objetivo. Esto puede ser comprar un nuevo libro escrito por un CEO que los inspire o inscribirse en un curso en línea sobre el tema en el que se está trabajando. Asegúrense de que sus recompensas complementen sus objetivos. Todos somos diferentes, por lo que deben descubrir cómo hacer que los plazos funcionen para cada uno de ustedes.

 

3. Respetar sus sentimientos. La investigación muestra que la creatividad aumenta cuando las emociones positivas y negativas son altas. Intenten enfocar esa energía en sus proyectos (no fuercen a que ocurran emociones negativas; solo recuerden que puede ser productivo dedicarse al trabajo cuando se sientan así). ¿Y la próxima vez que se aburran? Respeten el sentimiento. Es un espacio en blanco que deben aceptar, en lugar de usar Instagram o el último juego en su teléfono. El cerebro necesita espacio para estirarse y jugar. Si llenan cada segundo libre de su día, no hay espacio para permitir que aflore la creatividad.

 

4. Tomar entrenamiento. Al igual que en el gimnasio, la mente creativa necesita entrenamiento para rendir al máximo. Cuando descubran que su combustible creativo se está agotando, es hora de probar algo nuevo. Intenten hacer algo fuera de su mundo creativo, como aprender un nuevo idioma, tocar un instrumento o pintar. Este entrenamiento activa el cerebro de nuevas maneras y devuelve la pieza a su proceso creativo.

 

5. Disfruten el viernes. El viernes es el día menos productivo de la semana. Han estado trabajando durante cuatro días, por lo que comienza la fatiga. Es por eso que es el día perfecto para trabajar en algo en lo que normalmente no trabajan. Bloqueen un largo período de tiempo y márquenlo como "no disponible". Usen este tiempo para concentrarse en las tareas. Al establecer a propósito el tiempo para ustedes cada semana, ganarán impulso hacia su objetivo final.

 

Ahora intenten cumplir “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”.

 

Algunos dirán que trabajan mejor bajo presión, que al acortarse el tiempo y la cercanía de la fecha final se vuelven más creativos y se enfocan mejor. Esta es una trampa de la mente, les aseguro que en el camino dejan una serie de puntos importantes diseminados por el olvido y la distracción.

 

Recuerden la Ley de Parkinson, que dice que "todo el trabajo se dilata indefinidamente hasta completar todo el tiempo disponible para su completa realización". Es decir, no ocupen una tarde entera en hacer una tarea que podrían hacer en dos horas si solo tuvieran dos horas.

 

 

Cuidado: La procrastinación indefinida puede hacerte infeliz a largo plazo. Si no quieres despertarte un día sin ni siquiera haber intentado conseguir algo que deseas, y acabar sintiéndote espectador en tu propia vida y en tu empresa, no procastines.

 

Colaborador anónimo

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo