SANACIÓN SAGRADA FEMENINA

Mente

Hace ya algún tiempo, cuando recomencé a tratar personas en mi consultorio, empecé a darme cuenta de que existían patrones mentales y algo así como una programación de comportamiento en mis pacientes mujeres.

Lamentablemente, una abrumadora mayoría de ellas tenía una herida profunda en su ser, que había sido recibida solo por haber nacido mujer. Horrores de los cuales apenas empezamos a lograr ver la raíz: El profundo arraigo de la violencia hacia nosotras en la sociedad.


Aun ahora, en un nuevo milenio, no es novedad ver casos de violaciones y de feminicidios que ocurren día a día en frente de todos. Estas acciones, que vienen sucediendo desde hace miles de años, y todo este maltrato que ocurre desde hace tanto tiempo y que abatió a cada generación, en cada una de nuestros ancestros femeninos, sigue vivo y latente en cada una de nosotras. Y nos lleva a programar nuestra vida no solo para encontrar más y más de lo mismo, sino que también en muchos casos nos lleva a aceptarlo de parte de nuestros padres, de nuestras parejas y al fin, de todos los que nos rodean.


Por esta razón, es que debemos librarnos no solo a nosotras, sino abrir paso a una nueva generación de mujeres que deben sentirse cada vez más libres y más capaces de elegir su propio camino.

Una de las maneras más satisfactorias de ayudarnos, es una terapia a la que me gusta llamar Sanación Sagrada Femenina, y que hace un tiempo empecé a ofrecer a mis pacientes.

En ella se mueven energías olvidadas o negadas, heredadas o propias de nuestro ser y que constituyen un obstáculo para nuestra energía mágica y creativa. Se abre un espacio de liberación, de sanación para nuestra mente, corazón y vientre.


 

Las invito ahora a hacer una pequeña relajación y empezar este camino de sanación:

Toma un breve momento para ti. Siéntate cómoda. Respira.

Ubica en tu mente algún pensamiento o recuerdo, algo que te haya hecho sentir empequeñecida, vulnerable o quizás como una víctima de las circunstancias, algún suceso que te mantenga asustada.

Míralo frente a ti. Busca los detalles de ese evento. Las personas que lo causaron,  y lo que sentiste.

Con toda esa información en la pantalla de tu mente, respira profundamente y con completa conciencia, repite:

Yo digo Sí, a todo esto, lo veo, soy consciente.

Sé todo lo que nos fue impuesto, y digo que SI a todos esos obstáculos que nos pusieron en frente. Los veo. No me escondo.  Estoy frente a ellos.

Soy consciente y me reconozco en el camino hacia el crecimiento y sanación de mi ser perfecto. Son libres. Soy libre.

Y agradezco, porque de esas dificultades es que he surgido, llena de fuerza y llena de poder, a tomar mi lugar en el mundo.

Date un momento para poder integrar en ti todo lo que ha ocurrido.

 

Bendiciones

Milagros

 

 

Si desean orientación sobre las diversas terapias sanadoras que les puedo ofrecer, les dejo los siguientes datos:

 

Milagros Vinces

Terapeuta Holística

Teléfono: 959 190 069

 

04/11/2020

 

 

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo