SÉ PRUDENTE HASTA CUANDO DAS

Mente
Dr. William Flores Prado
Médico Cirujano, Acupunturista, experto en Nutrición
CMP 61628
Lima, Perú

 

 

 

Esta es una historia de origen chino, del período de las Primaveras y Otoños (hace más de 2400 años), titulada “El Jade de Bian Heh”:

 

Bian Heh, del estado de Chu, encontró una piedra en bruto en las montañas, él sabía que dentro de ella había un precioso jade a pesar de su tosca apariencia. Así, le ofreció esta piedra a su rey como muestra de lealtad. Pero los expertos en jades de la corte la juzgaron como una piedra sin valor, y el rey, sintiéndose burlado, ordenó que se le corte el pie izquierdo a Bian.

 

Pasado un tiempo, otro rey ascendió al poder. Bian, en un intento por limpiar su nombre, le ofreció su piedra al nuevo rey. Lamentablemente, otra vez fue juzgada como sin valor por los expertos. Lo que enfureció al nuevo rey, quien ordenó le corten el otro pie a Bian.

 

Años más tarde, Bian continuaba lamentándose por las injusticias, sintiéndose castigado por su lealtad y la incapacidad de los llamados “expertos en jades”; cuando un nuevo rey lo encontró y le preguntó por qué lloraba. Bian respondió: “Llama a una espada, espada. ¿Cómo puede un jade real ser confundido con una simple piedra sin valor, una y otra vez? ¿Por qué a un hombre leal se le juzga como traidor, una y otra vez?”

 

El nuevo rey tomó la piedra y ordenó a los cortadores de jade abrirla para él. Bian huyó a las montañas pensando: “esta vez me cortarán la cabeza”. Grande fue la sorpresa del rey al descubrir el magnífico jade que se encontraba dentro de la piedra.

 

Hoy, “Jade de Bian” es un término que se usa en chino para referirse a las cosas de gran valor.

 

Cuantas veces ofrecemos nuestros jades más preciados a personas que no están en la capacidad de valorarnos, luego, al cosechar sufrimiento nos quejamos de las injusticias de la vida.

 

Algunos padres les dan todo a sus hijos, sin reflexionar, volviéndolos inútiles, dependientes, o ingratos, sin entender que lo que uno quiere no necesariamente es lo que uno necesita. Dar por dar, a veces es el camino más fácil para no tener que pensar al respecto. Por ello, una persona debe ser prudente con lo que da, cuándo, por qué y a quién da, para no hacer daño a los demás, ni a sí mismo.

 

 

Dr. William Flores

CMP: 61628

RNE: M00604

Médico Cirujano, Acupunturista, experto en Nutrición

Facebook: Dr. William Flores

Instagram: @drwilliamflores

Youtube: Dr. William Flores

Website: drwilliamflores.com

Bien de Salud Wellness Center

Teléfonos: 225 2326 – 281 8677

 

Facebook: https://www.facebook.com/drwilliamflores/

YouTube: http://bit.ly/youtube-drwilliamflores

Instagram: https://www.instagram.com/drwilliamflores/

Twitter: https://twitter.com/drwilliamflores

Página Web: https://drwilliamflores.com/

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo