UN BREVE ENFOQUE DEL IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LA ECONOMÍA Y LAS FINANZAS

Mente

 

 

Abelardo Sierra Contreras

Economista colegiado

Mg. en Banca y Finanzas UNMSM

Consultor y asesor de empresas y negocios

Docente Universitario e investigador

PERÚ

 

Nosotros sabemos que la furia de la naturaleza y la destrucción son imprevisibles e inconmensurables; pues solo causan destrucción y desolación; dolor y sufrimiento. Creemos que solo la “Mano divina”, “Presencia o mano de Dios”, o el “Manto protector de un Ser Supremo”, puedan aplacar la furia, la ira de la naturaleza; siendo así que, no hay otra fuerza que detenga o se oponga; a esto que llamamos por ejemplo “Pandemia” originada por un Virus.

 

Sabemos que, esta clase de pandemia es ocasionada por un Virus denominado COVID–19; el cual es un microrganismo invisible; es decir, no se puede percibir, sino únicamente prevenirlo en buena medida y combatir sus efectos con acierto en sus inicios. Es un virus que viene ocasionando miles de víctimas y muertes en el mundo, tal cual una película de “ciencia ficción”, pero al fin y al cabo una real tragedia. Solo esperemos que la “realidad no supere a la ficción”.

 

Hoy hemos aprendido a lo largo de este aislamiento social (cuarentena); a valorar muchas cosas, como lo es, el tener un pan y un plato de comida en la mesa; la labor de los padres dentro del grupo familiar, la compañía de los hijos, de los padres, de los abuelos, y de la familia en general. Valoramos la libertad, el amor, la solidaridad, etc. También hemos aprendido a valorar algo muy importante, como es la salud y la vida.

 

Incluso el valor de la Ciencia y la Tecnología, ha cobrado importancia porque; es la que tiene la última palabra en combatir los efectos nocivos del virus en la salud y la vida humana; efectos que no distinguen entre los seres humanos, ya que no diferencian entre la categoría social, el estatus económico, el caudal del dinero; el color de piel, la educación o la cultura, que tiene el ser humano. Asimismo, la Teología, la fe religiosa, es otra componente importante que complementa la esperanza de solución de esta clase de ataques y amenaza de la propia naturaleza, a la salud y la vida de la especie humana.

 

El impacto en la Economía y las Finanzas a nivel nacional y mundial, tendrá sus efectos, por lo que haré un breve análisis práctico en esos dos campos que mueven al mundo. En cuanto a la Economía, la recuperación post coronavirus será gradual, progresivo, en función a las necesidades básicas o biológicas de consumo. Las actividades económicas en general, en cualquier parte del mundo, la activa la demanda (sector consumidor) y la oferta (sector productor). El sector productor, no tendrá mayor impacto a mediano y largo plazo, puesto que si bien es cierto, el ataque viral, es denominada como una “guerra biológica” producida por un virus infecto-contagioso (COVID-19), donde hay destrucción de miles vidas humanas, no es menos cierto que, no ha habido destrucción de infraestructura, maquinarias y equipos, centro de producción, tierra de cultivos, etc. Entonces, la reactivación de la economía nacional y mundial será cuestión de tiempo.

 

En cuanto al impacto en el sector Financiero, será significativo, en el mediano y largo plazo; porque se trata de los recursos de liquidez (dinero circulante); en donde habrán problemas en la “cadena de pagos”. Por ejemplo todos los agentes económicos y los países, tendrán problemas para cumplir sus obligaciones y compromisos por falta o carencia de dinero efectivo (liquidez).

 

El Banco Mundial ha comprometido sus mayores esfuerzos en ayudar a mitigar en forma rápida y eficaz el impacto negativo del Virus. A nivel global, se aprobó días atrás un fondo de US$ 14.000 millones de dólares para asistir a los países en desarrollo. Una parte de esos recursos servirán para apuntalar las economías de Latinoamérica y el Caribe y ayudar a que puedan recuperar cuanto antes la senda del crecimiento.

 

En la región, el Banco Mundial está trabajando activamente con todos los gobiernos, brindando recursos, asistencia en políticas públicas y asesoramiento técnico. Sabemos que los países más pobres son los que pagarán los costos más elevados de la pandemia y como socio estratégico para el desarrollo, el rol del Banco, es acompañar y ayudarlos hoy más que nunca.

 

Con ese objetivo, el directorio ejecutivo del Banco aprobó en la primera fase de entrega de fondos por casi US$ 100 millones de dólares para cuatro países de América Latina y el Caribe, y en paralelo han procedido a desembolsar US$ 170 millones de dólares provenientes de la reorientación de fondos de operaciones en ejecución para contribuir en la contención del coronavirus.

 

Así, Argentina recibirá US$ 35 millones de dólares, mientras que Ecuador, Haití y Paraguay contarán con US$ 20 millones de dólares cada uno, en el marco del programa de respuesta inmediata del Banco Mundial, dirigido a atender las necesidades más urgentes frente a la pandemia. A su vez, se han destinado US$ 20 millones de dólares al sector salud en Bolivia a adquirir respiradores, uno de los insumos médicos más críticos en el tratamiento del Covid-19.

 

Por su parte, la República Dominicana ha recibido un fondo de US$ 150 millones de dólares dentro del marco de una operación contingente para atender catástrofes naturales (donde se incluyen pandemias), lo que ayudará al país a implementar medidas de emergencia para contener la propagación del Virus; así también Panamá contará con US$ 41 millones de dólares de un préstamo similar.

 

Los ingresos de las familias, el empleo, la seguridad alimentaria, el éxito de sectores cruciales de la Economía y la salud de las cuentas públicas, dependen en buena medida de que la producción, la inversión y el consumo no se detengan o sufran lo menos posible. Para ello es necesario que las empresas, grandes y pequeñas, cuenten con capital de trabajo, por ejemplo. Y que las cadenas de pagos y suministros de bienes esenciales no se corten. Pero recordémoslo una vez más: los más pobres y los trabajadores informales son los más vulnerables. En ese sentido, reforzar los sistemas estatales de contención social para que puedan asimilar el shock sanitario y económico es fundamental.

El compromiso del Banco Mundial es claro: trabajar junto a los países en la región y seguir apoyando en esta difícil situación, angustiante para muchísimas familias. A la gente hay que darle esperanza, pero a la esperanza hay que alimentarla con acciones. La emocionante ola de solidaridad que recorre las calles de nuestras ciudades y pueblos debemos estimularla con los recursos materiales, la capacidad de gestión y el conocimiento necesario para empezar a superar esta crisis para que sea cosa del pasado lo antes posible.

 

Humberto López, quien es vicepresidente interino del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, señaló lo siguiente:

"Necesitamos ayudar a las personas a enfrentar estos enormes desafíos y asegurarnos de que los mercados financieros y los empleadores puedan capear la tormenta. Eso significa limitar el daño y sentar las bases para la recuperación tan rápido como sea posible".

 

El Banco Mundial, advirtió que la ayuda para las empresas debe ser vista como "transparente y profesional" para mantener la confianza y evitar la aparición de actos de corrupción. "Esto también puede permitir que los tomadores de decisiones adopten las medidas necesarias con urgencia, sin temer el enjuiciamiento en el futuro".

 

“La pandemia en América Latina: una crisis económica sin culpables”

 

El FMI, el Banco Mundial y el BID deben tomar nota y hacer que sus apoyos financieros sean lo suficientemente generosos y flexibles. La austeridad solo exacerbaría el impacto económico y sería un obstáculo frente a la crisis sanitaria.

 

En conclusión, el impacto económico en un “escenario optimista”, producto de esta crisis sanitaria de la pandemia global (Coronavirus), no va a ser cosa de semanas, sino de meses. Las primeras estimaciones, realizadas por la consultora Deloitte, señalan que desde que se levante el confinamiento pasarán al menos siete meses hasta que los sectores claves de la Economía, se aproximen a la normalidad, aunque se prevé que solo el sector alimentario pueda cerrar el año 2020, con un nivel similar al del año 2019. Mientras que la reactivación del impacto financiero, será cuestión de tiempo; y, estará principalmente en función a la reacción de la asistencia de los organismos financieros internacionales.

 

 

 

NOTA EDITORIAL: Si desean contactarse con el economista Abelardo Sierra, pueden hacerlo a través de: Correo: asc_leo@yahoo.es

Celular: 936 344 733 / 999 307 564

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo