YOGA

Mente
Diego Gesualdi
Instructor de Salud y Bienestar
Graduado en el Centro Chopra como educador Védico en Meditación, Yoga y Ayurveda
ARGENTINA

 

La milenaria práctica del Yoga se está haciendo cada vez más popular en todo el mundo, y al  echar un vistazo a sus raíces históricas, podremos obtener una mejor comprensión de su potencial para beneficiar nuestra vida.

Uno de los seis Darshans (o seis sistemas), Yoga significa unión, unir, juntar, de acuerdo con el gramático sánscrito, Panini (4to siglo BCE). Y a pesar de que la palabra «religión» tiene sus propias raíces en la palabra latina «religare», que significa unificar o reunir, Yoga es considerada una disciplina, no una religión.

Cuando practicamos yoga lo que estamos tratando es de «unificar» o «unir» nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu. Cuando nos despertamos por la mañana, nuestro cuerpo va para un lado, nuestra mente va para otro lado y pensar en las complejidades de nuestro espíritu resulta casi desatinado. A través de la práctica de esta disciplina, unificamos estos diferentes aspectos de nuestro ser y refinamos nuestra percepción con el fin de comprender más claramente la realidad.

La necesidad del ser humano de unificar su ser y comprender mejor la realidad es antiquísima. Hay pruebas de que el yoga se practica en este planeta desde hace más de 5.000 años. Esto se demuestra en un sello de esteatita que fue excavado en Mohenjo-Daro en el que hay una imagen de una persona con las piernas cruzadas (postura de loto) en una colchoneta de meditación. Más tarde, esta imagen se convertiría en el arquetipo de la representación del dios hindú Shiva.

Mohenjo-Daro era la ciudad principal de una civilización que existía en el valle del río Indo (actual Pakistán y la India). No hay mucha información sobre esta civilización, excepto que las personas desaparecieron 1500 años antes de Cristo. Contemporánea a ellos existió otra civilización, conocida como los Arios. Ellos vivían en torno al río Sarawasti, ahora bajo tierra.

La sabiduría de los Arios se ha cifrado en los Vedas, conocidos como los «libros de la verdad eterna» (Sanathama Dharma). A través de la tradición oral, Pandits (estudiantes y profesores capacitados en el idioma sánscrito, que han dominado los cuatro Vedas) han sido responsables de mantener estas antiguas enseñanzas vivas. 

 

Los Upanishads es uno de estos textos védicos en el que está muy presente la sabiduría del Yoga. El Bhagavad Gita, considerada por algunos estudiosos como una posterior incorporación a la grandeza Védica, es la joya de la sabiduría del Yoga.


Según este último, hay cuatro formas tradicionales de Yoga: 

• Gyan Yoga o Yoga del conocimiento
• Bhakty Yoga o Yoga del amor o devoción
• Karma Yoga o Yoga del servicio
• Raja Yoga o el Camino Real

 

Gyan Yoga es la comprensión de las leyes de la naturaleza. Bhakty Yoga es la autorrealización a través del amor y la devoción. Kharma Yoga es la realización del Ser a través del servicio, y Raja Yoga es el dominio de las prácticas que desarrollarán la conciencia interior.


Este artículo se centrará en el Raja Yoga o el Camino Real a través de «Las ocho ramas del yoga» muy bien explicados por Patanjali en su libro, Los Yoga Sutras, escrito alrededor de seiscientos años antes de Cristo. Estas 8 ramas son la esencia del yoga que se practica hoy en día en nuestros estudios y escuelas occidentales de Yoga. Son a saber:

• Yamas o las reglas de comportamiento social
• Niyamas o las reglas de conducta personal
• Asana o la práctica física
• Pranayama o el dominio de la energía vital
• Pratyahara o redirigir nuestros sentidos hacia adentro
• Dharana o el dominio de la atención
• Dhyana o entendiendo al testigo u observador
• Samadhi o meditación

 

Yamas (o reglas de comportamiento social), se compone de cinco principios que nos ayudan a comprender cómo vivir en comunidad. Ellos son: Ahimsa (no violencia), Asteya (integridad), Brahmacharya (comportamiento sexual apropiado), Satya (honestidad), y Aparigraha (desapego).


La segunda parte, Niyamas (o reglas de conducta personal), nos pueden ayudar a comprender mejor cómo comportarnos cuando nadie nos está mirando o estamos solos. Ellos son: Soucha (simplicidad), Santosha (regocijo), tapas (disciplina), Svadhyana (autoexploración), y Ishvanapranidhana (Rendirse al Universo).


La tercera parte del Yoga se compone de la práctica Asana, que son las poses que hacemos cuando practicamos Yoga hoy en día. Hay dos grandes maestros de la práctica Asana que vivieron en el siglo pasado. Ellos desarrollaron escuelas individuales de Yoga a través de las cuales el Hatha Yoga (o práctica física)  se extendió en todo el mundo. El primero de ellos es Sri K. Pattabhi Jois, que popularizó la tradición de Ashtanga Yoga. Ashtanga significa «ocho miembros» por lo que podría ser identificado con el libro de Patanjali, a pesar de que es conocida popularmente como Vinyasa Flow (o una serie de movimientos establecidos, vinculados por la respiración).
Y el segundo maestro es Sri B.K.S. Iyengar, quien a través de su libro, Luz sobre el Yoga, desarrolló un método de “alineación corporal apropiada” que se practica hoy en día en casi todo el mundo.

 

La mayor parte de los sostenes que vemos en cualquier estudio de Yoga (bloques, mantas, cinturones, etc.) fueron desarrollados por este sorprendente Yogi con el fin de ayudar a nuestros cuerpos a explorar la práctica  Asana en una alineación corporal adecuada.

 

A continuación, Pranayama es el dominio de la energía vital. Por lo general es mal interpretado como técnicas de respiración, pero «Prana» significa «energía vital» y «Yama» significa “estudio” por lo cual literalmente, Pranayama significa el estudio de la energía vital. Esta energía vital fluye a través de nuestro cuerpo, de acuerdo con el yoga, a través del canal central Shushuma. Las serpientes helicoidales alrededor de este canal central, Ida y Pingala, representan nuestras energías femeninas y masculinas. A medida que dominamos el flujo de nuestra energía interna, esta nos trae equilibrio y vitalidad a nuestro cuerpo. Por supuesto, la respiración es una forma a través de la cual podemos acceder y dominar esta energía vital; otras formas incluyen la comprensión de los 7 Chakras o los Bhandas (cerrojos corporales).

 

La quinta rama, Prathyahara o redirigir los sentidos hacia el interior, es la preparación necesaria para cualquier estudiante de Yoga con la intención de meditar. Prathyahara, es considerado por uno de los grandes maestros del siglo pasado, Chandra Mohan Jain (comúnmente conocido como Osho), como el puente entre las cuatro primeras partes, que exploran los aspectos físicos, y las tres últimas ramas, que abordan las prácticas mentales o meditación. La comprensión de nuestros sentidos es fundamental para comprender el proceso de la meditación.

 

Dharana, o centrando la atención en un objeto, es la sexta parte de este camino. Sirve como el primer paso importante hacia el desarrollo de la práctica de la meditación. Curiosamente, la palabra «medicina» y la palabra «meditación» comparten la misma raíz: «MED» que significa atención. Muchos de nosotros en la sociedad contemporánea hemos perdido la capacidad de enfocar nuestra atención durante un período prolongado de tiempo. Dharana es la comprensión y exploración de esta habilidad perdida.

 

Después de desarrollar nuestra atención, a continuación, Dhyana, o el dominio de ser testigo de la conciencia, es el siguiente paso. Esta es la capacidad de la mente de permanecer tan inmóvil que uno es capaz de ser testigo de los pensamientos y lo que se percibe sin ningún tipo de apego intelectual o emocional.


Y luego, finalmente, el último miembro del camino real es Samadhi, que literalmente significa “Sama” en calma o asentado y “Dhy” mente o intelecto. Como Alistair Shearer describe: «Samadhi, o la mente calmada, es el más delicado estado de conciencia».
Es importante tener en cuenta que algunas escuelas de yoga entienden estos ocho miembros como una escalera que uno tiene que seguir estrictamente, paso a paso, mientras que otras escuelas ven estas ocho ramas como múltiples puntos de entrada posibles en la exploración del Yoga. 


A medida que se profundiza más en la exploración del Yoga, el segundo y tercero de los sutras escritos por Patanjali describen bellamente este profundo viaje:

 

1-2 «YOGA CITTA VRTTI NIRODHAH», que significa: «El yoga es el asiento de la mente en el silencio».


1-3 «TADA DRASTUH SVARUPE VASTHANAM», que significa: «Cuando se calma la mente, nos establecemos en nuestra naturaleza esencial, que es la conciencia sin límites».

 

Hoy en día, estas enseñanzas milenarias son más relevantes que nunca. A medida que avanzamos en nuestras rutinas diarias perdemos nuestra conexión con la tierra, nos desequilibramos; pero el proceso unificador y sanador del yoga se puede lograr con paciencia y dedicación.

 

A través de la práctica, el estudio y la exploración de las ocho ramas del yoga o Camino real, nos preparamos para explorar el hermoso corazón de esta milenaria práctica. Estas ocho ramas  nos llevarán a dominar nuestra mente y entender nuestra naturaleza esencial, que, en última instancia, es la conciencia sin límites.

 

NOTA EDITORIAL: Agradecemos a Diego Gesualdi y Debbie Wacks por compartir con nuestros lectores este hermoso artículo publicado el 1 de marzo del 2016 en su Blog www.myaorg.com y que recomendamos visitar ya que en él encontrarán mucho conocimiento sobre Yoga, además de una serie de audios para meditación.

 

 

(*) Diego Gesualdi es Instructor de Salud y Bienestar graduado en el Centro Chopra (Carisbad, CA) como educador Védico con énfasis en Meditación, Yoga y Ayurveda.  Estudió con decentes y sanadores destacados en el campo, como Deepak Chopra, David Simon, DavidJi, Claire Diab. Victoria Nichols, Teresa Long, Vamadeva Shastri, La Dra. Suhas Kshirsaga, y últimamente, con Maryam Naghibi, instructora certificada Junior Inyegar.

En 1983, Diego fue iniciado en Meditación Trascendental por Francisco Casas, director de TM en Buenos Aires, Argentina.  Diego ha continuado esta exploración de vida introduciendo la Meditación, el Yoga y el Ayurveda en diversos lugares como Prisiones, Programas de Rehabilitación, Organizaciones de Salud, Centros Comunitarios y Escuelas.

Asimismo, como fundador de “MYA”, Diego ha llevado a miles de novicios a la meditación MYA (Meditativo, Yoga, Ayurveda) fundado en el año 2011 como una organización para difundir estas disciplinas dentro de la comunidad.   Hoy produce un boletín mensual de noticias, talleres, clases de yoga, clases de meditación, consultas ayurvédicas, etc., que se ofrecen principalmente en el área de Los Ángeles.

Debido a que Diego, como ex jugador, tiene una conexión de por vida con el Rugby, a menudo personaliza sus enseñanzas para los atletas.  Pero Diego está principalmente dedicado a instruir meditación y yoga para todos.  Por ejemplo, dirige clases de YogaLoft Yoga Studio en San Fernando Valley, y en Passages Malibu-Ventura (el prestigioso centro de rehabilitación en Oxnard, CA) donde guía a los pacientes a usar la meditación como una forma de contrarrestar sus adicciones autodestructivas.

Todos los años, Diego es invitado a regresar al Centro Chopra como maestro en talleres, como “Viaje a la sanación” y “Seducción del espíritu”.  También participa en los seminarios de capacitación de docentes para las certificaciones del Centro Chopra.  Además, ha impartido charlas educativas en lugares como: Procter and Gamble, el Correccional del Condado Norte, Cancer Community Center en Redondo Beach, Taft High School, Carlo Inc., Univision TV y varias bibliotecas públicas en el área de Los Ángeles.

Diego empleó sus habilidades como orador bilingüe cuando viajó de regreso a Argentina en 2014, 2015 y 2016 para impartir talleres tanto en Buenos Aires como en Rosario.  Mientras estuvo allí, dio conferencias en la Universidad Del Salvador y el Colegio Inglés Horacio Watson, entro otros lugares.  Planea hacer de estas incursiones en América del Sur una constante anual.

En el año 2016 fue el orador principal e instructor de yoga en Lima Medita 2016, realizado en el distrito de Miraflores de Lima, Perú, evento en el que participó con Roger Gabriel (Raghavanand) maestro de meditación de renombre internacional.

Por su gran compromiso con el estudio del yoga continúa con seminarios, conferencias y capacitación con maestros senior en las áreas de Los Ángeles y San Diego.

Diego siempre busca conectarse con nuevos estudiantes y organizaciones.  Pueden contactarse con él a través de:

www.myaorg.com

diego@myaorg.com

 

Teléfono 310.729.4631

(**)Debbie Wacks pasó sus primeros años en Los Ángeles.  Luego se instaló en la ciudad de New York City para lograr su Ph.D. en Historia del Arte y luego se fue a residir a Hong Kong, donde ella transitó por varias universidades.  Mientras estuvo en Nueva York, Debbie, escribió y editó el catálogo de exhibición de multi-media: “SMIRK: women, art, and humor” (2001).  También publicó un trabajo que incluye muchos hechos y recuerdos de los años 70, Carnival Unruliness, and Performance Art. Concomitantly.   Debbie se interiorizó en el life-altering study of Enneagram (un sistema de análisis profundo de tipos de personalidad) y completó su entrenamiento sirviendo como canal de Reiki (dando energía y salud). Actualmente ha terminado su libro: Subversive Humor: The Performance Art of Hannah Wilke, Eleanor Antin, and Adrian Piper,  y está preparando su regreso a California.

 

05/03/2021

 

 

 

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo