ALIMENTARSE CON MODERACIÓN

Nutrición
Omraam Mikhaël Aïvanhov
Maestro de la Fraternidad Blanca Universal

FRANCIA

 

 

 

Algunos se imaginan que es necesario comer mucho para tener buena salud y fortaleza física. No es así, sino al revés: comiendo mucho se fatiga el organismo, se estorban y se bloquean los procesos digestivos y esto lleva consigo sobrecargas inútiles que es casi imposible eliminar más tarde. Así es como aparecen toda clase de enfermedades debido a esta opinión errónea de que es necesario comer mucho para sentirse bien.

 

En realidad, es el hambre lo que prolonga la vida. Si terminan sus comidas hartos, a tope, se sentirán pesados, somnolientos y ya no tendrán ningún anhelo de perfección. Mientras que si dejan la mesa con un poco de apetito, habiendo rehusado algún bocado que les apetecía, el cuerpo sutil recibirá un impulso que le empujará a buscar en las regiones superiores elementos que colmarán este vacío. Y algunos minutos más tarde no solamente no tendrán hambre, sino que se sentirán más ligeros, más capaces de laborar, porque estos elementos que el cuerpo sutil fue a buscar en el espacio son, justamente, de una calidad superior. Mientras que si comen hasta saciarse, más allá de comer como hace tanta gente, en realidad, nunca estarán saciados, provocarán un desequilibrio en ustedes.

 

Naturalmente, cada uno debe saber la cantidad de alimento que le conviene. No todos tenemos el mismo estómago, lo sé. Cuando hablo de dejar la mesa con hambre, no hablo más que de una leve privación. Si se privan continuamente de una materia necesaria para el organismo, el cuerpo sutil no podrá reparar estas carencias, pero si de un kilo suprimen veinte gramos, se sentirán más ligeros, mejor dispuestos, debido al elemento sutil que se le ha añadido a la alimentación.

 

Deben saber que el exceso de comida es nocivo para la salud. Además, comiendo más de lo necesario, toman lo que está destinado a los demás, y si muchos hacen lo mismo, algunos comerán demasiado y otros insuficientemente, produciéndose un desequilibrio en el mundo.

 

Abandonen pues la idea de que es necesario comer mucho para mantenerse en buena salud. Algunas madres creen manifestar su amor por sus hijos, atiborrándoles. ¡Se trata de madres ignorantes! En lugar de atiborrar a un niño, es necesario enseñarle cómo comer y mostrarle la medida, hacerle comprender que tomando para sí más de lo que es necesario, se priva a los demás de una manera o de otra, en el plano físico o en los planos astral o mental…Y hay que pensar en los demás.

 

De ahora en adelante intenten siempre ser comedidos cuando coman, porque ésta es una cuestión que va mucho más allá del ámbito de la nutrición. Por otra parte, si aprenden a comer con mayor conciencia y amor, aun disminuyendo la cantidad de comida hasta la mitad o la cuarta parte, obtendrán de ella energías extraordinarias. Pues, en realidad, la energía que puede producir un solo bocado sería capaz de asegurar la marcha de un tren alrededor de la tierra. ¡Sí, un solo bocado!

 

 

 

Extraído del libro “El yoga de la nutrición”

Autor: Omraam Mikhaël Aïvanhov

Editado por Bien de Salud

con la autorización de Editorial Prosveta www.prosveta.com

FRANCIA

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo