CÓMO HACER CULTIVOS Y GERMINADOS EN EL HOGAR

Nutrición

 

La difícil época de confinamiento que nos ha tocado vivir por causa del COVID-19, se ha convertido en una buena oportunidad para aprender muchas cosas nuevas, siendo una de ellas, cultivar nuestros propios alimentos, que no solo nos beneficia en cuanto a la posibilidad de tener a nuestro alcance inmediato algunos alimentos sin tener que salir a comprarlos, sino que además nos permite tenerlos completamente libres de fertilizantes y químicos, lo que los hace aún más saludables.

 

Por ello, presentamos un listado de cómo cultivar algunos alimentos a partir de aquellos que ya tenemos en casa:

 

AJO

Llenar un vaso de agua hasta el tope y colocar en la boca del vaso una cabeza completa de ajos pelada, con la raíz hacia abajo, sin que se hunda, sino que se sostenga con la boca del vaso. Tras el paso de los días, habrán salido raíces hacia abajo y tallos hacia arriba, por lo que será buen momento para transferirlo a la tierra en donde se desee sembrar, o bien dejarlo en el mismo lugar, hasta esperar que el brote crezca mucho más para obtener un gran tallo el cual será el ajo tierno listo para consumir.  

 

AJOPORRO / CEBOLLÍN / CELERI

Cortar un tallo y colocarlo en un vaso con agua en la base, la cual debe renovarse diariamente. Poco a poco irán creciendo raíces y tallos nuevos, los cuales se pueden cortar, lavar y utilizar directamente en la comida. También se pueden transferir a la tierra rica en abono en que se deseen sembrar, regar frecuentemente y permitir que les incida el sol.

 

CEBOLLA

Llenar un vaso de agua hasta el tope y colocar en la boca del vaso una cebolla entera pelada, con la raíz hacia abajo, sin que se hunda, sino que se sostenga con la boca del vaso. Renovar diariamente el agua. Tras el paso de los días, habrán salido raíces, y brotado tallos hacia arriba, los cuales se pueden cortar, lavar y utilizar directamente en la comida. También se puede transferir a la tierra rica en abono en que se desee sembrar y permitir que le incida el sol, regando frecuentemente.

 

GERMINADOS DE CUALQUIER SEMILLA (QUINUA, LENTEJAS, MIJO, SORGO, GARBANZO, TRIGO, LINAZA, ETC.)

Preparar en un plato, una cama de varias servilletas una sobre otra, de manera que la cama quede gruesa; luego humedecer la servilleta y esparcir las semillas previamente lavadas, bien distribuidas por toda la cama. Colocarlas en un sitio fresco y con luz, y humedecerlas 2 veces al día. Pasados varios días, las raíces habrán traspasado por debajo de la servilleta, y habrán crecido los brotes hacia arriba, por lo que se podrán cortar o jalar los brotes y consumirlos directamente en ensaladas, jugos o como se desee. 

 

MAÍZ

Desprender cada grano de la mazorca y enterrarlos directamente en la tierra rica en abono en la que se desee sembrar. Otra forma es colocar la mazorca completa acostada en un plato con agua en un área soleada entre 30 a 50 días; poco a poco irán creciendo tallos y luego será un buen momento para transferir a la tierra rica en abono. Regar frecuentemente y permitir que incida el sol.

 

PIMENTÓN, PIMIENTO O AJÍ

Cortarlo por la mitad y soltar las semillas que están pegadas en la raíz, de manera que se depositen sueltas en la cavidad del pimentón, pimiento o ají; luego colocarle tierra en la cavidad y enterrarlo en la maseta o en el jardín dispuesto para sembrarlo, con tierra rica en abono. Regar frecuentemente y permitir que le incida el sol.

 

TOMATE

Cortar rodajas de tomate y sembrarlas directamente en la tierra rica en abono de manera superficial; es decir, no muy profundo. Regar frecuentemente y permitir que le incida el sol al menos 6 a 8 horas diarias. 

 

ZANAHORIA

Cortar la base de la zanahoria y colocarla con la parte cortada hacia abajo y la raíz hacia arriba, sobre un vaso o plato con un poco de agua de manera que cubra la base de la zanahoria. Renovar el agua diariamente. Una vez que crezcan los tallos, transferir a la tierra rica en abono; regar frecuentemente y permitir que le incida el sol.

 

FRESAS

Pelar la piel de la fresa en rebanadas y sembrarlas directamente en la tierra rica en abono de manera superficial; es decir, no tan profundas, ya que los puntos negros en su superficie son las semillas. Regarla frecuentemente y resguardarla en un lugar en el que no incida directamente el sol.

 

LIMÓN / NARANJA / MANDARINA

Extraer las semillas, dejarlas secar unas horas y pelarlas para que germinen más rápido. Sembrar varias semillas en una maseta o directamente en la tierra rica en abono en donde se desee sembrar. Regar frecuentemente y permitir que incida el sol.

 

MANZANA

Extraer las semillas de la manzana y dejarlas secar unos 5 días; luego introducirlas en un vaso con agua por 24 horas para que se hidraten. Retirarlas pasado ese tiempo y esparcirlas sobre una servilleta humedecida; taparlas con otra servilleta y luego envolver la servilleta con papel de aluminio para que mantenga la humedad e introducirla a la nevera hasta que germine, por lo que habrá que revisarlas frecuentemente. Una vez hayan brotado raíces, se podrá transferir cada semilla a semilleros individuales enterradas con la raíz hacia abajo en tierra rica en abono. Una vez haya salido la planta, se podrá transferir a la tierra rica en abono donde se desee sembrar. Regar frecuentemente y permitir que incida el sol.

 

NUECES

Realizar una abertura en una de las esquinas de una nuez sin abrirla. Rociar agua hacia adentro de la nuez con un rociador y envolver en una servilleta por al menos 7 días. Cuando se destape la servilleta, habrán salido algunas raíces por el hueco de la nuez, por lo que será buen momento para transferirlo a la tierra rica en abono donde se desee sembrar, con la raíz hacia arriba. Regar frecuentemente y permitir que incida el sol.

 

PEPINO

Limpiar las semillas del pepino y sembrar de 3 a 4 semillas en semilleros de manera superficial; es decir, no muy profundo, con tierra rica en abono. Regar frecuentemente en un lugar fresco y con luz directa del sol. Una vez hayan crecido las plantas, se podrán transferir a la tierra rica en abono en donde se deseen sembrar. Regar frecuentemente y permitir que incida el sol. 

 

SANDÍA

Colocar las semillas de una sandía sobre una servilleta y taparlas con otra servilleta; luego rociar las servilletas con agua y pasados unos días en que haya germinado alguna raíz, se podrá transferir a la tierra rica en abono en la que se desee sembrar. Regar frecuentemente y permitir que le incida el sol.

 

 

Fuentes de información:

Blossom DIY ideas

cultivopasoapaso.blogspot.com

 

26/01/2021

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo