CÓMO REDUCIR EL CONSUMO DE AZÚCAR

Nutrición

 

 

El azúcar está presente en muchos alimentos que llevamos en la canasta familiar, pero cada vez hay mayor información de que debemos reducir al máximo su consumo.

 

Ante todo, es importante distinguir el azúcar específico de las frutas o verduras -que no supone ningún problema-, del que se añade a los productos procesados como las galletas, cereales, salsas etc., o bien añadimos nosotros mismos a las bebidas y alimentos.

 

“El sabor dulce que proporciona el azúcar es un sabor que generalmente gusta; es agradable y, a medida que se está más en contacto con él, más se quiere percibir; es, por lo tanto, adaptativo”, afirma Narelia Hoyos, presidenta del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de Cantabria, miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas. Lo anterior implica que, al igual que ocurre con la sal, “cuanto más azúcar consumimos, menos se percibe el sabor real de los alimentos”.

 

Educando el paladar

Educar el paladar supone bajar el umbral de percepción del sabor dulce y esto se consigue reduciendo progresivamente la cantidad que añadimos a las bebidas y a los alimentos. “Se puede sustituir por otros condimentos que proporcionan un sabor algo dulce para dar gusto, como canela, coco, fruta natural, frutas secas, cacao puro…”, aconseja Hoyos, quien agrega que, cuando se reduce progresivamente la cantidad de azúcar “se descubren otros sabores en los alimentos, igualmente agradables”.

 

La mejor manera de reducir el consumo de la cantidad de azúcar es reducirlo progresivamente, y los resultados serán que sentirán el verdadero sabor del alimento o la bebida que están ingiriendo.

 

Los edulcorantes no son una solución, aunque Burgos admite que en algunos casos “se puede aconsejar el uso transitorio de la estevia o la sucralosa hasta que se logre suprimir del sabor dulce extremo y se pueda disfrutar de las bebidas y alimentos en su sabor original”.

 

Los peores alimentos con azúcar añadido

Hay que tratar de comprar la menor cantidad de productos que contengan azúcar, entre ellos se encuentran los yogures, zumos, refrescos y batidos, los productos de pastelería, chocolates, galletas, etc., así como las salsas industriales y las pizzas y lasañas. Para ello es necesario leer las etiquetas donde se detallan los ingredientes.

 

El azúcar disfrazado con otros nombres

Debemos aprender a distinguir los diferentes nombres que recibe el azúcar. En el etiquetado lo podemos encontrar, entre otros, en forma de glucosa, jarabe de glucosa, jarabe de maíz, jarabe de arroz, fructosa, dextrina, dextrosa, maltodextrina, almidón modificado, sirope, galactosa, néctar de agave, miel, jarabe de algarroba, concentrado de fruta, melaza, trehalosa, azúcar de caña o de remolacha.

 

Alternativas

Los nutricionistas proponen alternativas más saludables para los productos que suelen contener elevadas cantidades de azúcar:

· Galletas caseras de fruta, avena o canela para sustituir a las galletas industriales.

· Opciones caseras de bizcochos o galletas.

· Avena o cereales sin azúcar en vez de los cereales industriales con azúcar añadido.

· Salsa de tomate casera en lugar de ketchup.

· Opciones bajas en azúcar y sal para sustituir a las salsas de soya, barbacoa, etc.

· Frutas al natural en lugar de las enlatadas en almíbar.

 

 

 

Fuente de información:

Todomail.com

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo