DESCUBRE EL “GEN MAI”, LA SOPA DE LOS MONJES ZEN

Nutrición

 

Maritza Rey

Traductora

FRANCIA – PERÚ

 

 

 

El Gen Mai es una sopita de arroz bien espesa que se cocina a fuego lento para que tome la consistencia de una macita que es muy favorable para la mucosa intestinal.

 

En los templos zen, después de la primera meditación matinal (luego de dos horas de ayuno), suena el gong y los monjes se dirigen al comedor, y en una mesa de madera cada uno recibe un bol de Gen Mai. Ellos afirman que esta preparación fomenta la paciencia y la concentración, fortalece el cuerpo y el espíritu, otorga longevidad, resistencia física; limpia la lengua, el estómago y los intestinos; evita el enfriamiento, calma el hambre, la sed, y ayuda a eliminar los desechos del organismo. Como vemos este plato tiene muchos beneficios, y están relatados en el Fushukuhanpo, que es el “dharma de las comidas” escrito por Eihei Dogen (1200 – 1253), maestro budista japonés fundador de la escuela Soto del Zen en ese país.

 

El Gen Mai es una sopita de arroz bien espesa que se cocina a fuego lento para que tome la consistencia de una macita, que por cierto, es muy favorable para la mucosa intestinal. Como es una comida sencilla, no necesita ingredientes costosos ni difíciles de encontrar, es fácil de preparar; pero sobre todo, si se come en silencio, con reverencia y devoción, el cuerpo lo asimila de manera excelente.

 

No es necesario ser un monje zen para experimentar las bondades del Gen Mai, anímense a preparar este plato sencillo que nos reconcilia con la vida, es fácil de elaborar, es exquisito, barato, y se puede ingerir a cualquier hora del día.

 

 

Aquí les dejo la receta…

 

GEN MAI

Tiempo de remojo: por lo menos 1 hora

Cocción del arroz: 1 hora

Cocción de las verduras: por lo menos 1 hora

 

INGREDIENTES

120g de arroz redondo integral

40g de zanahorias

40g de nabos

40g de cebollas

40g de apio en ramas

40g de poro

2 litros de agua

 

 

PREPARACIÓN

Preparar la víspera

 

- Lavar el arroz y ponerlo a remojar por lo menos una hora (reservar esta agua).

- Durante este tiempo, lavar y cortar las verduras en cuadraditos de aproximadamente 3-4 milímetros.

- Hervir el agua donde se remojó el arroz, y cuando esté bien caliente, agregar el arroz y dejar cocer a fuego alto hasta que los granos revienten. En ese momento se agregan las verduras; en cuanto el agua hierva, bajar el fuego y dejar que se siga cocinando a fuego bajo removiendo de vez en cuando (en los monasterios zen lo dejan toda la noche en los fogones para que espese todavía más).

 

Al día siguiente

- Agregar agua caliente para obtener un volumen de 4 bols o un poco más. Se sirve en bols individuales y para dar un punto de sal se pueden usar dos sustitutos: gomasio (saborizante natural elaborado con semillas de sésamo conocido también como ajonjolí y sal) o salsa de soya.

 

Espero que lo disfruten… ¡BON APPÉTIT!

 

NOTA EDITORIAL: Maritza Rey es traductora, artista especializada en Pintura Tradicional China. Practica el Sportravel y viaja alrededor del mundo participando en maratones y carreras en varias ciudades como Paris, Aix-en-Provence, Sevilla, Madrid, Barcelona, Londres, Budapest, Praga, Roma, Nueva York, etc.; además, practica QiGong desde hace 15 años y es aficionada a la comida saludable.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo