DIETA MACROBIÓTICA

Nutrición

 

La dieta macrobiótica se define como “una manera de comer basada en el principio de equilibrio del Yin y el Yang. Se basa en la búsqueda del equilibrio físico y emocional a través de la nutrición”.

 

Según los macrobióticos, el organismo utiliza la energía de los alimentos ingeridos para construir nutrientes. Para mantener nuestra salud o restablecerla, es necesario comer alimentos vivos como los cereales, que son alimentos con memoria y con luz. La terminología médica define la dieta macrobiótica como: “Una forma de interpretar la nutrición fundamentada en el consumo de granos de cereales integrales, legumbres, verduras cocidas y en el principio chino Yin-Yang. Respalda una dieta consistente en alimentos ecológicos y cultivados en proximidad a su lugar de consumo, verduras de temporada ricas en carbohidratos complejos, a la par que menos grasas, azúcares y alimentos procesados químicamente”.

 

La palabra macrobiótica es de origen griego y está compuesta por «macro» y «bios» que significan, respectivamente, gran vida o larga vida. Según opinan algunos, cuando Hipócrates dijo «que tu alimento sea tu medicina y la medicina tu alimento» se refería a esta forma de vivir.

 

En la dieta macrobiótica los alimentos se seleccionan más por sus cualidades metafísicas que por su valor nutricional. Sin embargo, tiene muchos de los beneficios de la dieta vegetariana y de la vegana, puesto que es rica en cereales integrales, verduras, legumbres y proteínas de soya.

 

 

Beneficios

- Diversos estudios demuestran que una dieta de este tipo puede reducir el riesgo de diversas enfermedades como diabetes, accidente cerebrovascular, enfermedad coronaria y algunos tipos de cáncer.

 

- Es rica en vitaminas y fibra dietética.

 

- Es baja en alimentos ricos en grasa.

 

 

Pero la macrobiótica no solo enfoca la nutrición, es todo un estilo de vida que recomienda lo siguiente:

- Comer dos o tres veces al día.

 

- Consumir solo alimentos orgánicos.

 

- Cocinar solo con utensilios y accesorios de hierro fundido, acero inoxidable o barro cocido.

 

- Masticar por lo menos 50 veces cada porción de alimento para digerir bien y absorber los nutrientes de los alimentos.

 

- No ingerir comida por lo menos 3 horas antes de acostarse.

 

- Tomar baños o duchas breves con agua caliente o fría, según las necesidades personales.

 

 

- Solo emplear productos cosméticos, de limpieza, etc. que sean elaborados con productos naturales y que no contengan sustancias tóxicas.

 

- Tratar de usar solo ropa de algodón y evitar usar joyas de metal.

 

- Realizar actividades al aire libre por lo menos 30 minutos diarios.

 

- Practicar ejercicios de estiramiento como yoga, danza o artes marciales de manera regular.

 

- Purificar el ambiente donde se vive colocando plantas y abriendo las ventanas para permitir que circule aire fresco.

 

- Dedicar el menor tiempo posible a ver la televisión y en general a cualquier artefacto como computadoras o teléfonos celulares.

 

 

ALIMENTOS RECOMENDADOS

Los principales alimentos permitidos en la dieta macrobiótica son los siguientes:

 

- Cereales integrales: arroz, avena, trigo, maíz, centeno. Deben conformar el 50% de la dieta

 

- Pastas: en pequeñas cantidades.

 

- Verduras frescas: las más recomendadas son la col, brócoli, coliflor, zanahoria, cebolla, perejil, berros. Los pepinos, apio, lechuga y la mayoría de vegetales solo se deben consumir de manera ocasional. Deben conformar el 20 o 30% de la dieta. Las verduras que recomiendan evitar son los tomates, pimientos, papas, espinacas, remolacha y calabacín.

 

- Legumbres: lentejas, garbanzos y tofu. Deben formar parte del 10% de la dieta.

 

- Vegetales marinos: algas y agar agar. Deben conformar el 10% de la dieta.

 

- Endulzantes: jarabe de arce, miel de agave.

 

- Sazonadores: aceite de sésamo (ajonjolí), salsa de soya, vinagre de manzana, sal marina.

 

- Semillas: almendras, nueces, semillas de girasol, semillas de ajonjolí. Solo en ocasiones y en pequeñas cantidades.

 

 

ALIMENTOS NO PERMITIDOS

- Todo tipo de carne

 

- Derivados lácteos

 

- Frutas

 

- Cereales refinados

 

- Todo tipo de alimento procesado, que lleve conservantes, aromatizantes, colorantes o productos químicos

 

- Todo alimento enlatado, congelado o pre-cocido

 

- Especias fuertes

 

- Azúcar refinado, miel, melazas, chocolates

 

- Cafeína

 

- Alcohol

 

Se recomienda que el paso a una dieta macrobiótica se haga gradualmente y no de manera brusca.

 

 

PRECAUCIONES

- Como esta dieta no incluye frutas ni mucha verdura, fuentes importantes de nutrientes y antioxidantes, si se sigue de manera rígida puede ocasionar un déficit en proteínas, calcio, vitamina B12 y hierro.

 

- Las personas que están acostumbradas a ingerir una dieta rica en grasas en ocasiones experimentan una pérdida rápida e importante de peso si no cambian su dieta gradualmente.

 

- No es recomendable en personas que padecen de obstrucción intestinal, enteropatía sensible al gluten (celíacos), mujeres embarazadas, niños, y en general en personas con trastornos intestinales, hipertensión, enfermedad renal o malnutrición. En todo caso, estas personas deberían consultar con su médico antes de iniciar una dieta de este tipo y en general cualquier tipo de dieta.

 

Bien de Salud no recomienda ni desecha esta dieta, pero sí les recuerda que cada organismo tiene un desempeño particular y cada quien debe ir probando lo que mejor le sienta a su cuerpo. Lo que es importante antes de empezar un nuevo régimen alimentario, es consultar con su médico para que evalúe su estado de salud y determine si es conveniente iniciar cualquier tipo de alimentación diferente a la que han venido llevando para evitar problemas innecesarios. Recordemos que con la salud no se puede improvisar, así que a tener cuidado.

 

 

Fuentes de consulta:

Enciclopedia de las medicinas alternativas

20minutos.es

crearsalud.org

innatia.com

cienciaybiología.com

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo