LA SAL OCULTA EN LOS ALIMENTOS: ¡CUIDADO CON TU SALUD CARDIOVASCULAR!

Nutrición
Lic. Carmen Henderson
Nutricionista y Dietista C.N.P. 5381 PERÚ

 

 

¿Eres de las personas que siempre tiene en la mesa un salero para adicionar un extra de sal en las comidas porque crees que no tienen mucho sabor? o ¿no crees que diversos productos dulces contienen sal oculta entre sus ingredientes? Este es un hábito muy marcado en muchas personas que se encuentran en la búsqueda de establecer una alimentación saludable por presentar, en la mayoría de los casos, problemas cardiovasculares; ellos no son conscientes que los alimentos naturalmente contienen sodio y que en productos industrializados como snacks, dulces, salsas, conservas y enlatados se encuentra un alto porcentaje de sal oculta, que sumado a la sal extra que están adicionando en su día a día pueden generar, a la larga, daños a la salud en general.

 

 

Recomendaciones de ingesta de sodio

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no exceder la ingesta de 2000 mg de sodio en la dieta diaria, equivalente a 5 g de sal al día (1 cucharadita tamaño de té); actualmente, estas cantidades no se respetan, excediendo más de 3 veces su consumo, ocasionando que la tensión arterial se eleve (hipertensión), por tanto, se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

 

 

¡Mucho cuidado con la sal oculta en los alimentos!

Recordemos que la principal fuente de sodio de la dieta es la sal de mesa, compuesta en un 40% de sodio; sin embargo, existe un elevado porcentaje de sal oculta en los alimentos que se consumen a diario sin darnos cuenta. Un claro ejemplo son los embutidos como los jamones, chorizos y salchichas que pueden alcanzar los 2,5 gramos de sodio por cada 100 gramos, superando la recomendación de ingesta total de sodio por día dada por la OMS. Así también; los quesos (sobre todo los maduros), los aderezos para ensaladas, gaseosas, conservas, snacks como papas fritas, habas y maní fritos, galletas, pasteles envasados, panes envasados (de molde), caldos concentrados (cubitos), carne seca, pescado seco y la mantequilla son grandes fuentes de sodio que no se reconocen fácilmente.

 

Si sumamos la ingesta de este tipo de productos más las preparaciones caseras donde se adiciona la sal de mesa, como en los aderezos, y el sodio natural de las frutas y verduras, fácilmente se supera la recomendación de los 2000mg de sodio diarios que causa riesgos para la salud cardiovascular.

 

De acuerdo con lo mencionado anteriormente, es necesario reducir el consumo de productos procesados y de sal de mesa al mínimo para prevenir enfermedades a futuro, puesto que la OMS refiere que disminuyendo el excesivo consumo de sodio se logra reducir enormemente la presión arterial en adultos y, más aún, si se mantiene una dieta balanceada donde el mayor porcentaje de los alimentos que se consumen son de origen vegetal sin procesar.

 

Lic. Carmen Henderson

Nutricionista y Dietista

C.N.P. 5381

Telf. (01)242 3590

Cel.: 999 378 916 Correo: chenderson@libera.pe

Dirección: Calle Piura 411, Miraflores

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo