NUTRICIÓN PARA EL PULMÓN

Nutrición
Lic. Ximena Chávez Alonso
Nutricionista Clínica Geriátrica
C.N.P. 5738
PERÚ

 

 

 

 

He observado que cuando las personas vienen a mi consulta, generalmente se preocupan por su hígado, riñón, corazón, pero no le dan mucha importancia a los pulmones.

 

Los pulmones pueden sufrir una enfermedad como cualquier otro órgano del cuerpo. Cualquier enfermedad que les ocurra impide que funcionen correctamente.

 

 

Existen tres tipos de enfermedad pulmonar:

1. Enfermedades de las vías respiratorias. Afectan al conducto de las vías aéreas o respiratorias que transportan el oxígeno y otros gases dentro y fuera de los pulmones. Por ejemplo: Asma, enfisema, bronquiectasia, bronquitis.

 

2. Enfermedades del tejido pulmonar. Afectan la estructura del tejido pulmonar; en este caso, la cicatrización o la inflamación del tejido no permite que los pulmones se expandan correctamente, lo que genera dificultad para captar oxígeno. Por ejemplo: EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica)

 

3. Enfermedades de la circulación pulmonar. Afectan a los vasos sanguíneos de los pulmones y son causadas por la coagulación, cicatrización o inflamación de los mismos; por ejemplo: Hipertensión pulmonar.

 

El oxígeno es el principal nutriente del organismo, y la enfermedad respiratoria se caracteriza por presentar dificultades al utilizar el oxígeno.

 

La mala nutrición es la causa más frecuente de inmunodeficiencia, lo cual afecta en la recuperación de cualquier enfermedad pulmonar.

 

Las carencias nutricionales se asocian a una disminución del sistema inmunológico (defensas del cuerpo). La falta de vitaminas A, E, C, vitamina B2; minerales como el zinc, cobre, selenio, hierro; carotenos, y un déficit de glutamina contribuyen a estos cambios y se observa frecuentemente en todas las enfermedades pulmonares, principalmente en la EPOC; por esta razón, estos pacientes requieren de apoyo nutricional específico.

 

Por otro lado, muchos pacientes creen que sobrealimentar a sus familiares es lo mejor. Se tiene la creencia que comer abundantemente es sinónimo de buena salud; sin embargo, esto es un riesgo, porque un exceso en el consumo de calorías puede dificultar la función respiratoria.

 

A las personas que padecen de alguna enfermedad o trastorno del pulmón se les recomienda un bajo consumo de carbohidratos, ya que el metabolismo de los hidratos de carbono produce bióxido de carbono y en las enfermedades pulmonares, especialmente en la bronquitis crónica y en la EPOC, este gas se incrementa de manera anormal.

 

Varios estudios mencionan que es recomendable disminuir los carbohidratos en la dieta. Existe mejoría funcional respiratoria siguiendo una dieta a base de 55.1% de lípidos, 28.2% de hidratos de carbono y 16.7% de proteínas. Se incrementa el consumo de lípidos y proteínas, porque producen menos bióxido de carbono que los carbohidratos.

 

El aporte de proteínas debe ser brindado por el nutricionista en base a la situación de cada paciente. Se suele recomendar la glutamina, ya que es un aminoácido muy importante para la recuperación de los pacientes con estos padecimientos.

 

Los lípidos son la fuente calórica más importante para estos pacientes, ya que muchos de ellos, suelen desnutrirse rápidamente. Sin embargo, el común denominador de las personas suele disminuir el consumo de grasas en la alimentación. Les tienen mucho temor a las grasas, como si todas fueran dañinas. En el caso de los pacientes con enfermedad pulmonar, un consumo de grasas adecuado puede ayudarlos en su estado nutricional y a recuperarse eficazmente.

 

En cuanto a los micronutrientes, está demostrado que el déficit de micronutrientes como el fósforo, magnesio, calcio y potasio contribuyen al deterioro de la función de los músculos respiratorios, conduciendo a la fatiga muscular.

 

Es importante resaltar que el zinc, el selenio y la vitaminas A, C y E tiene un importante papel antioxidante en los pulmones, por lo cual la suplementación es un excelente aliado para una pronta recuperación.

 

Los pacientes con enfermedades pulmonares suelen desnutrirse rápidamente, es por ello que requieren apoyo nutricional constante.

 

 

 

Lic. Ximena Chávez Alonso

Nutricionista Geriátrica - CNP 5738

Creadora y editora de la web: ximenachavez.com

Contacto: nutricionista@ximenachavez.com Facebook: Ximena Chávez – Nutrición para el adulto mayor

Califícalo

/ 3
Compártelo

Compártelo