Nutrición para gestantes

Nutrición
Carolina Navarro
Lic. en Nutrición C.N.P 6538
ARGENTINA

 

 

Durante el embarazo, se considera normal un aumento de peso de entre 11 y 16 Kg en total, mientras que un aumento menor de 11 Kg se considera insuficiente. Una dieta inadecuada aumenta el riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y defectos congénitos.

 

A lo largo del período gestacional los requerimientos nutricionales de la madre varían en forma progresiva, son bajos en el primer trimestre, se incrementan en el segundo trimestre y se mantiene éste incremento hasta el final de la gestación.

 

Para lograr un óptimo crecimiento y desarrollo del feto y prevenir las complicaciones maternas, se recomienda aumentar el consumo de carbohidratos y proteínas. La cantidad a consumir depende de cada persona en particular. La distribución debe ser adecuada a lo largo del día para reducir al mínimo los períodos de ayuno, minimizando de esta manera la cetosis (trastorno metabólico que se origina por un déficit de aporte de carbohidratos). Con respecto a las proteínas es importante que su mayor ingesta sea de alto valor biológico. Para la ingesta de grasas se debe priorizar las monoinsaturadas  y

poliinsaturadas (conocidas como “grasas buenas”): Omega 3, 6 y ácido oleico, ya que aportan los ácidos grasos esenciales y evitan el retardo de crecimiento intrauterino. Estas grasas se encuentran en los aceites vegetales, la palta, los frutos secos, las semillas de chía y de ajonjolí, entre otros.

 

 

Los minerales que se deben tener en cuenta son:

 

 

ºHierro: Aumenta el requerimiento en el embarazo, por lo que en algunos casos es necesario la suplementación para evitar su carencia y prevenir la anemia. Entre los alimentos vegetales fuentes de hierro tenemos: habas, garbanzos, frijoles, lentejas, arvejas. Es recomendable consumirlos con jugo de limón para aumentar la absorción del hierro.

 

 

ºCalcio: Sus requerimientos también aumentan durante el periodo de gestación a 1300 mg de calcio por día. Se encuentra en el tofu, en las semillas de ajonjolí, en las almendras y en la leche de soya.

 

 

ºÁcido fólico: Es necesario para la síntesis de ADN, y para evitar el defecto de cierre del tubo neural (anencefalia y espina bífida). Se recomienda la suplementación de 400mg durante los 3 meses previos a la concepción, y durante las 4 primeras semanas de embarazo.

 

 

ºZinc y Magnesio: Se cubre con la ingesta de vegetales de hoja verde, legumbres, soya, arroz integral, almendras y nueces. El zinc es importante debido a que está implicado en la regulación de genes de expresión y en vegetarianos también puede ser necesaria la suplementación. El magnesio es necesario para evitar la pre eclampsia y la eclampsia, y para asegurar la buena salud tanto del bebé como de la madre.

 

 

ºVitamina C: Se recomienda consumir 85mg/ día, cantidad que se cubre fácilmente con el consumo de cítricos como: naranja, limón, fresas, toronja y mandarina. La papa y el tomate también son fuente de vitamina C.

 

 

 

PREPARACIONES 

DULCES Y SALADAS

 

*Tostadas de pan integral con tofu y exprimido de naranja con semillas de chía.

 

*Panqueques de avena, mantequilla de almendras y fresas con leche de soya.

 

*Budín de brócoli con ensalada de frijoles, garbanzos y jugo de limón.

 

*Hamburguesa de lenteja con ensalada de espinaca, arúgula y semillas de ajonjolí.

 

*Wok de arroz integral, arvejas, tomate, tofu y almendras tostadas.

 

 

 

BUENOS HÁBITOS NUTRICIÓN

Lic. Carolina Navarro

Nutricionista - CNP 6538

Correo: mcarolanavarro@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/buenoshabitosnutricion

Instagram:@buenoshabitosnutricion

 

 

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo