¿QUÉ PASA EN TU CUERPO CUANDO CONSUMES GASEOSA?

Nutrición
Lic. Carmen Henderson
Nutricionista y Dietista C.N.P. 5381 PERÚ

 

 

En la actualidad es más frecuente que muchas personas presenten el hábito de consumir gaseosa como reemplazo del agua pura y llevarla consigo para calmar la sed, hasta incluso la toman cuando necesitan energía extra (sobre todo las gaseosas oscuras por el aporte extra de cafeína), sin pensar en todos los cambios a nivel nutricional que podrían generarse. A continuación explicaremos detalladamente estos efectos en tu salud.

 

 

Efectos en el organismo debido al consumo de gaseosa

Para comenzar a conocer los efectos que ocurren cuando se toman gaseosas, es importante que conozcas que al tomar 1 botella personal estás ingiriendo 10 cucharadas de azúcar aproximadamente, lo que significa el límite de la ingesta diaria permitida; no lo sientes tan dulce por el contenido de ácido fosfórico, sodio (aunque no lo creas contiene mucho sodio, por lo cual hace que retengas más líquidos en tu cuerpo y al final del día te sientas más pesado) y otros saborizantes que enmascaran el excesivo dulzor que tiene.

 

 

Altera la función hormonal de la insulina

Asimismo, el azúcar que circula por el torrente sanguíneo genera que la hormona insulina sea sobre estimulada, logrando que el hígado convierta el excedente de azúcar en grasa.

 

 

Eleva la presión arterial

Paralelamente a lo mencionado anteriormente, debido a su alto contenido de cafeína ocasiona elevación de la presión arterial.

 

Posteriormente, el cuerpo produce dopamina y estimula el sistema nervioso central, logrando un estado de alerta.

 

 

Promueve la descalcificación ósea

Un consumo desmedido de este tipo de bebidas supone la descalcificación ósea temprana, puesto que el ácido fosfórico, presente en las gaseosas se une al calcio, magnesio y al zinc a nivel intestinal favoreciendo la excreción de estos minerales. Después de una hora, aproximadamente, disminuyen los niveles de azúcar en sangre, generan sensación de fatiga y ansiedad por desear volver a consumirla y sentir el efecto estimulante, es decir se convierte en un círculo de nunca acabar.

 

 

Estrategias para dejar de consumirlas

Finalmente, ya que conoces todos los efectos negativos que generan a la salud el consumo de este tipo de bebidas, evita consumirlas en exceso. Una buena estrategia para dejar de consumirlas, es reemplazarlas por refrescos naturales como chicha morada, agua de cáscara de piña, maracuyá o por agua frutada (agua pura con rodajas de frutas como fresas, naranja, carambola, sandía), de esta manera será más fácil adoptar nuevos hábitos saludables y, gradualmente, dejar de tomar bebidas gasificadas.

 

 

 

 

Lic. Carmen Henderson

Nutricionista y Dietista

C.N.P. 5381

Telf. (01) 242 3590

Cel.: 999 378 916 Correo: chenderson@libera.pe

Dirección: Calle Piura 411, Miraflores

Califícalo

/ 3
Compártelo

Compártelo