RELACIÓN ENTRE LAS EMOCIONES Y LOS HÁBITOS ALIMENTICIOS

Nutrición
Carolina Navarro
Lic. en Nutrición C.N.P 6538
ARGENTINA

 

 

 

Comencemos por definir qué son las emociones: “Una emoción es un estado afectivo que experimentamos, una reacción subjetiva al ambiente que viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, influidos por la experiencia.”

 

La alimentación repercute no solo en el cuerpo físico de cada uno, sino también en nuestro estado emocional. Un gran ejemplo de ello es el chocolate que, como es de público conocimiento, genera un mejor estado de ánimo tras la liberación de endorfinas en el organismo.

 

Desde mi punto de vista, la emoción que más incide en el ser humano es la ansiedad. Entonces, empecemos por entender qué es la ansiedad.

 

La ansiedad es una respuesta involuntaria del organismo frente a diferentes estímulos que se perciben como peligrosos para el mismo. Podemos sentirla como “una señal de alerta” que nos advierte sobre un peligro inminente y le permite al ser humano reaccionar para defenderse de una posible amenaza.

 

Los criterios de diagnóstico del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV y DSM-5) indican que debe considerarse a la ansiedad como una patología cuando “la ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad cotidiana”.

 

Teniendo en cuenta que la ansiedad influye en nuestra alimentación, debemos ser más conscientes de lo que comemos y aprender a escuchar a nuestro cuerpo. El mundo de las dietas, con prohibiciones y restricciones, aumenta sustancialmente la ansiedad de las personas. Porque, al prohibir a los pacientes ingerir alimentos que les agradan, se genera en ellos una mayor ansiedad. Este condicionamiento, a largo plazo, provoca un aumento de la necesidad a la hora de ingerir alimentos, generando posibles atracones. Es por ello que considero importante comer variado, en su justa porción, sin excedernos y dándole a nuestro cuerpo los alimentos que nos pide día a día.

 

Los momentos del día en que mayormente se percibe un aumento de ansiedad son la tarde y la noche, debido a la acumulación de emociones causadas durante el día. Es en esos momentos cuando el paciente suele comer mal o “tapar” las emociones con la ingesta de alimentos.

 

A partir de estas tendencias en la alimentación, recomiendo a los lectores que, en caso de padecer ansiedad, consulten a un especialista que puedan ayudarlos a abordar la problemática. Conectarse con uno mismo puede ser, en la mayoría de los casos, la solución a diversas manifestaciones agresivas en nuestros hábitos.

 

Existen diferentes técnicas de respiración y relajación que se pueden implementar. Un gran ejemplo de ello es el yoga, considerada una disciplina que ayuda a relajar los músculos tensionados y encontrar así un equilibrio entre el cuerpo y la mente.

 

Como nutricionista les recomiendo que aumenten el consumo de magnesio en su alimentación diaria. El magnesio es un mineral que regula la tensión, ayudando a reducir la presión sanguínea y es muy beneficioso para las personas que sufren de migrañas. Pueden encontrarlo en los frutos secos, la palta, el plátano, en el chocolate amargo y en las verduras de hojas verdes, entre otros.

 

 

Les dejo algunas recomendaciones para que tengan en cuenta:

 

* No acumulen hambre a lo largo del día, porque eso afecta en el humor y las emociones, esto causará que se sientan más irritados y comerán de más.

 

* Si tienen ansiedad, deténgase unos segundos, respiren, e intenten identificar en qué momento o situación suelen tenerla.

 

* Conéctense con ustedes mismos.

 

* Realicen cualquier actividad física que les guste y los mantenga en movimiento.

 

* Coman lo más saludable que puedan, la mayor parte del tiempo.

 

* No se priven de disfrutar una rica comida con sus amigos.

 

 

 

 

Buenos Hábitos Nutrición Nutricionista - CNP 6538

Correo: mcarolanavarro@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/buenoshabitosnutricion

Instagram:@buenoshabitosnutricion

Califícalo

/ 3
Compártelo

Compártelo